ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Titulares de hoy:    

Nuevo Centro de Acondicionamiento Físico para personas con discapacidad en Caloto     ~    

Firmado convenio de transformación del Hospital San José en universitario     ~    

“Nadie debe morir cuando estamos a punto de ganar la batalla”: Ospina     ~    

Anuncian recursos para la reactivación económica del Cauca     ~    

Más de 400 pasaportes fueron expedidos en jornada especial en el norte del Cauca     ~    

La Vuelta a Colombia la ganó un hijo de Tuta     ~    

En tan solo 11 meses, cumplimos la meta de 4 años para apoyar el emprendiendo en Popayán     ~    

Muertos por coronavirus subieron a 35.677     ~    

ELECCIONES PRESIDENCIALES DEL 2022     ~    

¿Qué sabes sobre la Diabetes Mellitus Tipo 2?     ~    

Elías Larrahondo Carabalí, nominado como Afrocolombiano del Año Sector Público     ~    

Granja solar en Santander de Quilichao será referente nacional     ~    

Componente Especial para el Pacífico Caucano se consolida     ~    

CRC continúa entrega de estufas ecoeficientes a familias vulnerables     ~    

Notable asistencia a jornada de vacunación y barniz de flúor en Popayán     ~    

Francisco Paz Zapata, una historia de lucha y trasformación     ~    

Conozca sobre trading, una alternativa para aumentar sus ingresos económicos     ~    

Homenaje a las 209 víctimas de feminicidios en Colombia     ~    

Restricciones en Quilichao por visita del presidente Duque     ~    

Plataforma Juvenil: ¿Un sueño? no, ¡una realidad!     ~    

Miércoles, 25 de noviembre de 2020. Última actualización: Hoy

Y la minga no acabó con Bogotá

El jueves 22 octubre, 2020 a las 4:07 pm
Y la minga no acabó con Bogotá

Y la minga no acabó con Bogotá.

Por: Felipe Solarte Nates.

Cuando la Minga decidió marchar desde Cali a Bogotá, después que el presidente Duque se negara a dialogar con ellos, en la noche del domingo me despertó la llamada de mi amigo Bernardo Ordóñez, con 43 años de residencia en Bogotá, para plantearme la preocupación generalizada entre conocidos, de que los indígenas llegarían a hacer daños peores que los que entre los vándalos y policías hicieron semanas atrás, cuando saquearon y quemaron varios CAI’s y comercios, en medio de la rifa de balas oficiales, que dejó a varios transeúntes muertos y heridos.

Y no era para menos, pues el gobierno nacional invocando razones de salubridad, ante el posible incremento de contagiados del coronavirus y tras las filtraciones de los “servicios de la inteligencia”, pregonando por los medios que la marcha estaba infiltrada por el ELN y las disidencias; el terror y prevención contra los mingueros asociándolos a los apestados y ‘apaches’ de las películas del oeste, muchos ‘rolos esperaban grandes revueltas y daños; pero no fue así, y gracias a la sólida organización alcanzada por las comunidades indígenas desde 1971 cuando fundaron el CRIC, la movilización a lo largo de varias ciudades y su acampamiento en Bogotá, transcurrieron en orden, sin que la Policía y el Esmad, intervinieran con métodos de choque, pues la Guardia Indígena se encargó de mantener el orden interno y evitar la intromisión de vándalos y ladrones.

Para caucanos y payaneses fue un alivio que la tradicional movilización anual de los indígenas no se confinara en la carretera entre Santander de Quilichao y Popayán, con prolongado bloqueo del tránsito de vehículos, personas y mercancías y más vale, en unión con organizaciones indígenas de otros departamentos y de campesinos y comunidades negras y estudiantes del Cauca, se movilizara primero hacía Cali y después a Bogotá, dando a conocer los motivos políticos de la Minga, que a diferencia de las anteriores, no se centró en la exigencia del cumplimiento de acuerdos firmados hace años y estaba centrada en exigir al presidente garantías del gobierno para evitar que en medio del incumplimiento a los acuerdos de paz con las Farc, sobre todo en lo relacionado con la Reforma Agraria Integral, creciera el asesinato de líderes indígenas y de comunidades campesinas, defensores de derechos humanos y los recursos naturales, en medio de la tardía militarización de territorios en los que conviven disidencias de las Farc, guerrillas del ELN, paramilitares gaitanistas, bandas asociadas a mineros ilegales y carteles colombo-mexicanos y la Policía, Ejército y la Armada, en medio.

Y la minga no acabó con Bogotá - Claudia López
Foto: Facebook Claudia López.

El comisionado de Paz del gobierno, Miguel Ceballos, conminó a los mingueros a convertirse en partido político, queriendo demeritar sus propuestas exigiendo: protección y respeto a la vida, cumplimiento de los acuerdos de paz con las Farc y continuar con negociaciones para desmovilizar al ELN, pues mientras permanezcan poderosos grupos armados, sobre todo en el campo, peligran sus vidas y proyectos comunitarios.

La unión de los mingueros, el 21 de octubre, con la jornada de movilización de sindicatos de trabajadores, maestros y empleados del estado y diferentes empresas, continuó en orden, demostrando que sin abusos de autoridad y violencia desbordada de la fuerza pública, movilizaciones como la programada para el 21 de noviembre, pueden transcurrir en orden.

A pesar de que el gobierno quiso continuar criminalizando la protesta social, la oposición democrática y diversos grupos políticos quisieron capitalizar la Minga con miras a las próximas elecciones, los organizadores pudieron mantener los objetivos centrales de su movimiento, especialmente en lo relacionado con la defensa y el respeto por la vida de sus dirigentes, por la aplicación de la Reforma Agraria Integral y otros puntos del Acuerdo de Paz, que permitan recuperar para el campo y el breve período de tranquilidad que siguió a la desmovilización y entrega de armas de los desmovilizados de las Farc.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta