ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Lunes, 24 de junio de 2024. Última actualización: Hoy

VOCES CON VESTIDO BLANCO EN CALI

El sábado 4 junio, 2016 a las 10:02 am

Bulevar de los días

Por Leopoldo de Quevedo y Monroy.
Loco-mbiano.

Coros infantil y prejuvenil del Conservatorio Antonio María Valencia de Cali

Coros infantil y prejuvenil del Conservatorio Antonio María Valencia de Cali en Concierto en la Sala Beethoven.

Esta noche de Beethoven 7:30 p.m. la Sala estaba repleta. La razón era obvia. La cita musical era la presentación de los Coros infantil y prejuvenil del Conservatorio Antonio María Valencia con la dirección de la maestra María Teresa Potes. Como 50 niños sobre el escenario nos recrearían como ángeles con las alas batientes.

Sonó el tercer timbre y los niños entraron a escena felices coordinados por su monitora Vanessa Caña Arias por la ausencia de la Directora. Se les veía en su cara la felicidad de que sus padres y el público los oyeran. Vestían todos de blanco y se movían ansiosos.

Y llegó el Aguacero e’ Mayo a mojar la Sala. Salieron sonidos de entre todos los pechos  y los muslos de los niños que se oían como un ejército que andaba de paseo. Fue un Soplaviento que se convirtió en gotas de lluvia al compás de las manos de Vanessa. Así empezó el concierto que se acortó este miércoles porque María teresa no pudo llegar.

Vinieron luego cuatro tonadas tradicionales, una Ghana y otras del Pacífico colombiano, de Israel y del Congo. Qué concierto de brazos en movimiento, de cuerpos niños y de agitar de manos. Los cantos fueron suaves, tiernos y hasta algo improvisados. Como si los hubieran sabido desde que nacieron. Parecía una turba de chicuelos que rezaban o que ensayaban una sesión de yoga.

Son las cosas sencillas que pasan en medio del ruido de las emisoras y las pataletas de quienes piden democracia en calles y montañas. Cuánto arte guardado en las voces y los gestos de unos cuantos niños que van al Conservatorio a ensayar por horas unas cancioncillas con trinos para que sus padres los aplaudan. ¿Cuántos de ellos llegarán a estar en la Scala de Milán o en el Metropolitan de New York?

Anoche vimos unas realidades de paz, de olvido de rencores, de voces alegres. Vimos unas promesas de tiempos mejores y de esperanza de triunfos y premios por unas canciones.

¿Tenores, sopranos, bajos o barítonos? Pronto lo sabremos. Aquí hemos visto las semillas que suben y bajan y que alargan los brazos hacia el futuro.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?