Lunes, 15 de agosto de 2022. Última actualización: Hoy

VIVIR COMO HERMANOS

El lunes 3 septiembre, 2012 a las 11:10 am
Por Pbro. Edwar Andrade
Párroco Iglesia Stma. Trinidad Santander de Quilichao, Cauca
“El Dios de la paciencia y el consuelo os conceda tener los unos para con los otros los mismos sentimientos, según Cristo Jesús”.
 
No podemos conocer al verdadero Dios si no somos profundamente humanos, participando de las alegrías, de las tristezas de nuestros hermanos, como Cristo lo hizo.
La amistad que debe unirnos a nuestros hermanos formará para nosotros un nuevo mundo en el cual es Dios quien nos integra. En este mundo de nuevos hermanos nuestro objetivo es servirnos unos a otros mediante la ayuda, la oración, el consejo y la corrección fraterna. No esperamos de la vida de comunidad como si fuese la panacea universal. Lo único que de ella recibimos de cierto es la ocasión de practicar la caridad amando la miseria de nuestros hermanos.
En Romanos 15,5 San Pablo nos dice: “Y el Dios de la paciencia y el consuelo os conceda tener los unos para con los otros los mismos sentimientos, según Cristo Jesús”. Estando en comunidad nos sentimos seguros, así como las ovejas cuando están unidas y tienen cerca de su pastor; en el momento en que una de ellas se aleja, se expone a los ataques del lobo (Mt 18, 12-14).
Es importante tener presente que NO existe gente perfecta, que todos progresamos y crecemos juntos en el Señor. Todos tenemos errores y faltas que Dios perdona y ante los cuales se muestra compasivo y misericordioso. Por lo tanto, también debemos estar dispuestos a perdonar y a ser compasivos y misericordiosos con nuestros hermanos. Dios no necesita abogados ni jueces, porque él es el único quien tiene ese derecho. Él necesita personas dispuestas a servir y amar. San Pablo nos dice “Por tanto, acogeos mutuamente como os acogió Cristo para gloria de Dios”. (Romanos 15,7). “Por eso anímense y fortalézcanse unos a otros, tal como ya lo están haciendo. Hermanos, les rogamos que tengan respeto a los que trabajan entre ustedes y los dirigen y aconsejan en el Señor. Deben estimarlos y amarlos mucho, por el trabajo que hacen. Vivan en paz unos con otros. También les encargamos, hermanos, que reprendan a los que no quieren trabajar, que animen a los que están desanimados, que ayuden a los débiles y que tengan paciencia con todos. Tengan cuidado de que ninguno pague a otro mal por mal. Al contrario, procuren hacer siempre el bien, lo mismo entre ustedes mismos que a todo el mundo” (1 Tesalonicenses  5, 11-15). El amor entre hermanos es la mejor señal de que nuestra comunidad va por buen camino: “ténganse paciencia unos con otros, y perdónense si alguno tiene una queja contra otro. Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes. Sobre todo revístanse de amor, que es el perfecto lazo de unión” (Colosenses 3, 13-14).
 
¿Cuál es nuestro lugar en la comunidad? Un hombre se acercó a la ventanilla donde se expendían los boletos para tomar el tren en que debía viajar. Para sorpresa suya, notó que los boletos de primera clase costaban lo mismo que los de segunda y tercera. Más sorprendido quedó aún cuando, ya dentro, se dio cuenta de que unos y otros viajaban en el mismo coche. Se preguntaba a sí mismo la razón para que hubiese distintas categorías de boletos. No tardó mucho para que todo se le aclarara. Ascendían una pequeña colina cuando, al faltarle fuerza a la máquina, el tren se detuvo. Se presentó el conductor y dio las siguientes órdenes: – Los de primera se quedan sentados donde están. Los de segunda se apean y se echan a un lado. Los de tercera se apean y empujan el coche. En la Iglesia sucede exactamente lo contrario. Hay unos que no se quedan sentados sino que empujan la Iglesia para que camine. Estos son los de primera. Hay otros que se echan a un lado y no hacen nada, éstos son los de segunda. Y otros que, sencillamente, se quedan sentados en sus casas. Estos son los de tercera.  
Todo cuerpo está conformado por diferentes partes, cada una de las cuales tiene una localización y función específica que le permite al cuerpo funcionar como un todo. Es así como no todo nuestro cuerpo puede ser ni ojo, oído, mano, cabeza, corazón. Cada parte es vital, independientemente de que sea grande o pequeña, interior o exterior, fuerte o débil. De igual manera sucede con el Cuerpo de Cristo. El Señor muestra lo que quiere de cada uno de nosotros a través de nuestros hermanos.
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?