Jueves, 29 de octubre de 2020. Última actualización: Hoy

Virgen de la Merced, patrona de los reclusos

El jueves 24 septiembre, 2020 a las 4:34 pm
Virgen de la Merced, patrona de los reclusos. Oración que se volvió canción

Virgen de la Merced, patrona de los reclusos. Oración que se volvió canción

Si quiere un buen corazón, respire bien, sea positivo y agradecido

En 1976, el percusionista y compositor cartagenero Enrique “Kike” Bonfante le entregó a Julio Estrada “Fruko” una oración titulada “Patrona de los reclusos”, con el fin de hacerla canción.

Los dos, además de trabajar en Discos Fuentes, habían sido compañeros de tarima en Los Corraleros de Majagual. Kike era, también colaborador en la empresa del sello amarillo, en grabaciones para maestros como Guillermo Buitrago, Esteban Montaño, Abel Antonio Villa, Luis Enrique Martínez y Francisco “Pacho” Rada, entre otros.

Julio Estrada, que conocía el talento del maestro Kike, porque ya le había grabado en 1975 el tema “Buscándote” con la orquesta paralela que tenía a Fruko y sus tesos, leyó la oración: “Virgen de las Mercedes, patrona de los reclusos, dame si puedes, la libertad y recursos, para salir de esta celda, ya me encuentro tan amargado, pagando una larga pena, la máxima del juzgado. De rodillas te prometo que al vicio no vuelvo más, yo seré honrado y honesto, me voy a regenerar”.

Y seguía el clamor: “Virgen de Las Mercedes, patrona de los reclusos, mi madre está que se muere, que por mí ya sufre mucho. Sí. ¿Quién le dará de beber?, ¿quién le dará de comer? Hazlo por mi madrecita que llora y no puede dormir, está sola y viejita, rogándole a Dios por mí, espérame madre bella, muy pronto estaré a tu lado, con esta Virgen tan buena, que de su altar ha bajado, a darme la libertad, que con dolor le pedí, para que no sufras más y estar siempre junto a ti”.

Virgen de la Merced, patrona de los reclusos

El maestro Julio quedó atónito y de inmediato dijo: “se graba” y lo hizo con The Latin Brothers, con la voz de Joe Arroyo. Ese año Discos Fuentes, en el día de la Virgen de la Merced, el 24 de septiembre, lanzó la canción y de inmediato se convirtió en uno de los temas salseros del mundo.

Enrique “Kike” Bonfante es uno de los maestros más prolíficos que tiene la Sociedad de Autores y compositores, Sayco.

LA HISTORIA DE LA ADVOCACIÓN

La Virgen de la Merced o Nuestra Señora de las Mercedes es una advocación mariana, ese modo de referirse a los misterios, a las apariciones, dones o atributos, circunstancias históricas o geográficas que rodean a la devoción de una imagen determinada de la virgen María.

El hecho es que el 1 de agosto de 1218, la Virgen María, madre de Jesús, se les apareció en España a tres personajes en distintas circunstancias: a san Pedro Nolasco, al rey Jaime I de Aragón y a San Raimundo de Peñafort y un día se encontraron en la Catedral de Barcelona y comentaron lo que les había pasado y a los tres ella les pedía lo mismo: fundar una orden religiosa que se dedicara a la redención de los cautivos.

Así nació la Orden de la Merced, que estuvo acompañando a los presos en las Cruzadas y luego, con la conquista americana, fundó el primer convento en Santiago de Cali en 1536 y luego fueron ejerciendo su labor en todo el continente. En Pasto se le conoce como La Mechita linda.

Cada 24 de septiembre se celebra su fiesta y en especial en los centros penitenciarios de Colombia. La Iglesia católica entrega miles de kits de aseo a los detenidos y hace celebraciones litúrgicas. Desde hace unos años, el Grupo Emaús organiza retiros espirituales en algunas cárceles del país.

Se estima que en el país hay unos 180 mil reclusos, aunque el cupo en los 138 penales es de 79 mil 211.

Además del hacinamiento, se suman situaciones como la falta de celeridad en la justicia, falta de controles sanitarios y pocos trabajos para redención de penas. Sin duda, escucharán la canción del maestro Kike Bonfante para suavizar sus penas.

****************************

Otras publicaciones de este autor: aquí

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta