Domingo, 8 de diciembre de 2019. Última actualización: Hoy

VIOLONCHELISTA COLOMBIANO EN UNA FINAL

El domingo 21 mayo, 2017 a las 1:25 pm
Bulevar de los días

Por: Leopoldo de Quevedo y Monroy.

Santiago Cañón Valencia

https://www.canvas.be/video/koningin-elisabethwedstrijd-2017/santiago-canon-valencia-concerto-halve-finale

El joven violonchelista colombiano Santiago Cañón Valencia -1999- otra vez está subiendo al podio mundial de la música culta. Está participando en uno de los certámenes más importantes del orbe. La noticia permanece oculta a los ojos del gran público. No hay una faceta del periodismo cultural, -no de la farándula y del divertimento- que se ocupe de divulgar estos hechos importantes en el concierto mundial y nacional. Que un compatriota se destaque entre una buena cantidad -68- de participantes del género en el prestigioso Concurso Reina Elisabeth 2017, en Bruselas, Bélgica y pase a la ronda final con once más, da la dimensión de su estatura.

Santiago se presentará con la obra Concierto para violonchelo y orquesta en Do Mayor del austríaco Franz Joseph Haydn. Representa a América y a Colombia. Cañón Valencia con esos apellidos que indican su nacionalidad con orgullo, llega precedido de muchos triunfos en estas competencias. No ha habido prensa que lo mencione y se congratule de su participación a nuestro nombre. Es un hombre dedicado y con muchos triunfos desde su niñez.

Ser músico y triunfar merced a un empeño constante y a una disciplina casi férrea que lucha con unas cuerdas y unos sonidos creados por uno de los músicos más grandes de la humanidad es un logro que pocos colombianos lo registran en el panorama mundial.

La música que cultiva Santi en un jardín casi desierto no es la que hace ruido, que se mueve con estridencias a sus espaldas y mucho público entre risas, bailes y algarabía. Es una clase de melodía -melos, en griego quiere decir miel- que toca solo a seres que buscan la paz interior y se transportan al silencio y el solaz. Llega al corazón y calma, no al hígado mezclado de bebida y francachela como lo buscaba el gato bandido.

Santiago Cañón ha escogido esta carrera y por esta senda camina erguido y armonioso. Con pulcritud, firmeza y precisión va pulsando y dominando el arco sobre las cuerdas para sacar de ellas los sonidos que crearon las neuronas del austríaco Haydn. Lo acompañarán los violines de la orquesta y dejarán que el violonchelo eleve su tono y llene la sala y los oídos.

Su chello con su sonido grave y la perfección de la caña que lo urge como la brida de caballo en un derby harán la delicia de los entendidos en este arte de la música clásica y culta.

Irá por entre el viento, por paisajes donde el aura, la brisa fresca rozará cara y corazón y atraerá la tranquilidad al espíritu. Porque esta música fue hecha para recrear a seres sensibles, sin afanes de protagonismo que buscan aislarse de las preocupaciones y la confusión de la ciudad y de las máquinas con humo y escoria.

Gracias, Santi, como te conocen tus amigos y familia, por representar a esta nación que tanto necesita la paz sin armas ni corrupción, el silencio de la noche y la tranquilidad para transitar de día por la calle sin miedos.

Deja Una Respuesta