Jueves, 5 de diciembre de 2019. Última actualización: Hoy

VIOLENCIA DE GÉNERO EN EL PERIODISMO

El jueves 20 junio, 2019 a las 3:43 pm
VIOLENCIA DE GÉNERO EN EL PERIODISMO

VIOLENCIA DE GÉNERO EN EL PERIODISMO:
LOS RIESGOS DE SER MUJER AL MOMENTO DE INFORMAR.

Cuando se habla de violencia de género y de los peligros o consecuencias de la falta de seguridad para el ejercicio del periodismo en Colombia y el mundo , es imposible no traer a la mente a Jineth Bedoya Lima, actual subdirectora del periódico El Tiempo y reconocida periodista, escritora y activista colombiana que, a raíz de sus crudas experiencias en el año 2000, época en la que fue secuestrada, torturada y violada por los paramilitares, se volvió vocera de la violencia de género en nuestro país y en el resto del mundo, siendo tan fuerte su influencia que desde agosto de 2014 se declaró el 25 de mayo como Día Nacional por la Dignidad de las Mujeres Víctimas de Violencia Sexual en el Contexto del Conflicto Armado Interno.

El caso vivido por Jineth ha resaltado entre tantos que existen para marcar la pauta para muchas jóvenes periodistas, que desde el ejercicio de su profesión, han decidido denunciar temas graves para la construcción de la sociedad y el bienestar de los derechos de cada ciudadano, situaciones donde en varias ocasiones terminan en amenazadas y ultrajadas por aquellas personas que solo buscan callar voces que quedan impunes en el tiempo; tal como sucede con periodistas como Macarena Gallo en Chile y Clara Martínez en Paraguay, quienes han tenido que vivir experiencias en las que la violencia de género obliga a muchas colegas a desertar de sus labores y abandonar su profesión.

Situaciones cargadas de estigmatización o descalificación de su trabajo, que ponen en tela de juicio los argumentos y los análisis realizados en cada nota, quitando repercusión en la sociedad; son apenas una pequeña parte de todos los riesgos que corre una mujer dentro de un medio de comunicación, tal y como se muestra en informes mundiales lanzados por organizaciones como la OEA. Para muchas comunicadoras y periodistas es doloroso enfrentarse al acoso sexual, los hostigamientos e incluso la muerte, aspectos que se han visto fortalecidos desde hace varios años por las redes sociales.

Violencia de género en Colombia

En Colombia, al igual que sucede con los líderes sociales, los periodistas cometen el error informar lo que no va bien en nuestra sociedad y esto es motivo suficiente para ser intimidado o lastimado por aquellos que se ven aquejados por aquellas denuncias, convirtiendo el tratamiento de los distintos casos de este tipo de violencia, en un primer y enorme reto periodístico al que no solo los hombres, también las mujeres, se enfrentan; porque no es nada fácil documentarse sobre los hechos sino también de las leyes que recaen en el delito, para así evitar recaer en amarillismo o revictimización de la noticia y de aquel o aquella que la protagoniza.

Nuestro país ha convertido en foco principal de denuncias por amenazas de muerte y hostigamientos a viva voz, a periodistas como María Jimena Duzán y Yolanda Ruíz, destacadas colegas que al denunciar lo que viene sucediendo con los líderes sociales han logrado sacar frases por parte de sus detractores, como estas: “Esa señora María Jimena Duzán deber ser violada, escupida, picada con motosierra y colgada en la plaza Bolívar, hagan honor al nombre de paramilitares” o “para decirles a la periodista Yolanda Ruíz y a sus periodistas que tienen 72 horas para no volver a hablar de <las organizaciones>”, siendo así que según la FLIP, este tipo de violencia hacia las periodistas se ha disparado mucho, especialmente en las zonas donde el conflicto armado ha estado latente durante décadas, consecuencia de discursos cargados de intolerancia por parte de algunos líderes políticos.

Este campanazo ha alcanzado incluso a periodistas que apenas van saliendo de la academia, todo el entusiasmo por ejercer el oficio que les apasiona, como sucedió con Maryori Andrea Carvajal, cuyo caso fue conocido en las últimas semanas. Ella denunció la agresión física y psicológica recibida por Gustavo Castro, el director de la Revista Congreso, quién ejercía como su jefe; cuando este respondió de manera violenta a la solicitud de pago que tenía pendiente después de haber laborado 1 de los 4 meses pactados en su contrato laboral; un caso que queda en veremos y que se espera siga un buen curso frente a la justicia.

Medios de comunicación en el Cauca

El departamento del Cauca ha sido territorio altamente golpeado por la violencia armada a lo largo de la historia, por lo que no es de extrañar que el 38% de su población viva en zonas llamadas “en silencio”, es decir sitios donde no existe rastro alguno de medios de comunicación. Ahora bien, de 71 medios de comunicación certificados en la región, 40 de ellos hacen parte de las frecuencias radiales, 17 son televisivos, 7 son medios digitales y 7 medios impresos. La vinculación laboral es precaria y de la poca que existe tiene en su haber a 203 hombres por encima de 54 mujeres que ejercen la comunicación social y el periodismo como profesión en algún medio de comunicación.

Teniendo en cuenta que, durante lo corrido del 2019, han sido 138 casos aproximadamente los denunciados por homicidio, los abusos sexuales no han pasado de los 22.304 que fueron reportados hasta el 2018, dejando como epicentros centrales de estos sucesos a los municipios del norte del Cauca (Santander de Quilichao, Suárez, Miranda, El tambo y el Patía), todas estas cifras que han presentadas entre finales del mes de mayo y principios de junio, por la corporación de Mujeres Ecofeministas Comunitar y ONU Mujeres, eventos que han contado con la presencia de nuestro medio Proclama del Cauca, buscado más que recordar a la ciudadanía en general, a los diferentes medios de comunicación y sobre todo a las entidades gubernamentales; lo que se encuentra en juego: el bienestar y la vida de las mujeres en el departamento.

También te puede interesar
Deja Una Respuesta