ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Domingo, 5 de febrero de 2023. Última actualización: Hoy

VINIERON POR NUESTRA ENERGÍA

El jueves 11 mayo, 2017 a las 7:53 am

«Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.
Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío.
Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.
Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante.
Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada
”.
Friedrich Gustav Emil Martin Niemöller (1892-1984)

Disculpará el lector el poema de cajón, cliché o lugar común escogido para ambientar estas líneas, la verdad, no se me ocurrió ningún otro que ilustrara la escalofriante apatía de nuestra comunidad, la quilichagüeña.

Más que un recopilatorio de la crónica de un despojo anunciado, lo que se pretende aquí es hacer un ya desesperado llamado a hacer algo, lo que sea, que impida que una vez más los ciudadanos de a pie seamos los “paganinis” de los entuertos, “chuecos”, “torcidos”, ambiciones o lambonerías de nuestras pasadas y presentes dirigencias locales, regionales y nacionales.

El pueblo quilichagüeño ha sido testigo mudo, paralizado y hasta cómplice de las pretensiones de la ola privatizadora que recorre y arrasa nuestro país (ver: https://www.proclamadelcauca.com/2016/05/la-ola-privatizadora.html). Por más de 10 años las buenas gentes del segundo municipio del Cauca han hecho oídos sordos a las múltiples advertencias sobre el mustio futuro, ya hoy realidad, del servicio público de energía eléctrica, en manos de la tristemente célebre Compañía Energética de Occidente, depositaria de los favores privatizadores del también triste y aterrador gobierno del expresidente y hoy senador Uribe V., destacado por su empeño en acabar todo lo que tenga olor, sabor y apariencia de público.

Tal como lo menciona el poema de Niemöller, a los quilichagüeños no les importó que la antigua CVC prestadora del servicio de energía  fuera tomada por EPSA (Fenosa), en Suárez, Cauca, menos bolas le pararon a lo de Electricaribe (Fenosa) en la costa Atlántica, les resbaló como a los demás colombianos, que se le regalara Telecom a Movistar (Telefónica de España), ni que las aguas (AAA) de Barranquilla, se las entregaran a Canal de Isabel II de Madrid y exigua atención le dieron a la venta de ISAGEN, joya de nuestra corona energética.

Aunque infinitas veces advertida sobre los males que traerían a nuestras tierras, pero sobre todo a nuestras escasas economías familiares, las ventoleras privatizadoras, la “Quilichagüeñada” una vez más se queda estática, como si lo que se avecina con la decisión judicial, según la cual el Municipio de Santander de Quilichao, le debe pagar a la Compañía Energética de Occidente, la friolera de más de dieciocho mil millones de pesos ($18.000.000.000), pasara en otros lares, en la Costa, en Venezuela, en Vietnam del Norte, pero no aquí.

Una y mil veces más se ha avisado sobre las fatales consecuencias económicas y sociales que acarrearía una decisión como la que tomó el Tribunal Superior del Cauca en contra del pueblo quilichagüeño. ¿De dónde se imagina usted, querido lector o lectora, que saldrán los recursos para pagar las pretensiones de la C.E.O. una vez quede en firme la decisión de este pleito judicial? ¿Acaso cree la comunidad quilichagüeña que el doctor don Luis Carlos Sarmiento Angulo, dizque socio de Gases de Occidente, dueña de la C.E.O. destinará algunos pesos para pagar nuestro alumbrado público, o la energía de nuestras Instituciones Educativas?. Las respuestas son: de su bolsillo, bolso, cartera o billetera y NO, la C.E.O. no regala nada. Ante esta situación sólo nos asaltan dudas sobre nuestro futuro como Municipio.

Ya vinieron por los demás (Epsa, Electricaribe, AAA), ahora vienen por nuestra energía, generada aquí (PCH de Mondomo) transmitida con nuestras redes construidas con nuestros recursos, argumentado que todo eso se lo debemos por obra y gracia de una maroma del Tío Culebrero Antioqueño, con el contubernio de la clase dirigente caucana y nacional de esa época, las preguntas que quedan: ¿y ahora qué vamos a hacer cuando ya vinieron por nosotros? ¿Y la actual clase dirigente?

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?