Miércoles, 28 de octubre de 2020. Última actualización: Hoy

VINDICACIÓN DE LA HISTORIA COLOMBIANA

El jueves 24 septiembre, 2020 a las 5:36 pm
VINDICACIÓN DE LA HISTORIA COLOMBIANA

VINDICACIÓN DE LA HISTORIA COLOMBIANA

VINDICACIÓN DE LA HISTORIA COLOMBIANA

CREPITACIONES 2020

Antes de comentar en debida forma mis impresiones personales sobre lo sucedido el pasado miércoles 16 de septiembre /20 en Popayán, Cauca, con el episodio HISTÓRICO en mi concepto, sobre la manera en que un grupo de indígenas compatriotas y Guambianos Misak, Pijaos y Nasa derribaron la estatua de Sebastián de Belalcázar. Quiero recordar y traer a colación la manera burda y desinteresada de cómo el estado colombiano en general, es apático y le importa un bledo la historia colombiana, siendo tan importante y necesaria en la vida nacional de nuestro gran país y por eso pasa lo que pasa, haciendo en primer lugar una VINDICACIÓN de ella, es decir, una defensa de su importancia radical en todos los aspectos, pues siempre ha sido menospreciada y hasta vilipendiada, en especial con los sectores más excluidos, obligándolos a ejecutar acciones extremas, para que los tengan en cuenta, siendo una constante en Colombia recurrir a ellas para que sean escuchados. Como muy bien lo expresó la doctora Samira Diaz, presidenta de la Academia de Historia: “Lo sucedido es producto de la exclusión centenaria con los indígenas”.

Dentro de ese orden de ideas, por si no lo sabían, amables lectores, a un expresidente colombiano, el doctor César Gaviria Trujillo, se le ocurrió la “brillante idea” (mejor dicho, terrible idea), de quitar del pensum oficial la historia de Colombia, en el año de 1984, cuando hasta ese año se estudiaba de forma independiente y autónoma, siendo para nosotros los maestros un placer y un gusto enseñarla, y nuestros estudiantes muy afortunados en aprenderla. En el año de 1994, la historia de Colombia desapareció totalmente de la programación oficial, siendo empaquetada en un área denominada ciencias sociales, junto a la geografía, democracia y constitución política, pasando la historia a mejor vida, pues disminuyó su intensidad horaria y muchos temas se obviaron para darle tiempo académico a las demás materias. Hasta que después de estar en el limbo académico por espacio de 23 años, en el año 2007, apareció otra vez la idea brillante de rescatar otra vez la historia de Colombia, durante el primer gobierno del expresidente Juan Manuel Santos, en diciembre de ese año, recobrando otra vez su importancia perdida.

Volviendo a lo expresado en el primer párrafo, pienso que esa acción fue producto de ese olvido centenario e histórico de nuestros indígenas y con mucha razón, de parte del estado colombiano, como lo expresó muy bien la doctora Samira Díaz, siendo un suceso fundamental, un reclamo justo y reivindicatorio, que hizo cimbrar dramáticamente los cimientos sociales, culturales e históricos de la ciudad, a la manera de un temblor cultural, pues ellos y su cultura ancestral han permanecido en Colombia por espacio de más tres siglos (desde el año 1500 hasta 1819), resistiendo de verdad en primer lugar, el poder español representado en esa estatua, junto a los demás gobiernos que sean hecho lo sordos, ciegos y mudos a sus justos reclamos, a través del tiempo.

En conclusión, el 16 de septiembre /20, pasará a la historia de Colombia, como el día en que un grupo de indígenas valientes mostraron su inconformidad ante el poder español y los gobiernos de turno, en una especie de vindicación de la historia colombiana, de la cual ellos han sido siempre los protagonistas principales.

**************

Otros artículos de este autor aquí

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *