Miércoles, 14 de abril de 2021. Última actualización: Hoy

El sábado 31 octubre, 2009 a las 3:25 pm
“VILLA RICA CONSERVA SU DORADO”

Cuando revisamos el tema del futbol en la época del dorado, son muchos los recuerdos que afloran en nostras mentes por lo que significó para los colombianos en particular, la experiencia de contar durante este período con glorias en el deporte del futbol que nos representaron dignamente, más por la ganas de colocar el nombre de un país llamado Colombia en alto, que por factores económicos.

Durante las décadas de los 50 y 60, surgieron muchos talentos en un deporte que aún continua fortaleciéndose ahora con más dinamismo a nivel internacional, escenario en el cual han desfilado figuras de gran renombre y que en los últimos años han amasado una gran fortuna producto de su rendimiento futbolístico.

Para los Villarricenses representa un orgullo haber contribuido con algunas figuras en la formación de esas páginas de gloria en nuestra historia nacional y que para este pueblo ubicado en la cuna de los deportistas del norte del Cauca, se constituye en punto de partida para el surgimiento de grandes figuras de los cuales podríamos nombrar a: Henry Viáfara (El Niche), Víctor Lucumí (Gambeta), Cristian Nazarí, Leiner Ramos, Haviton Escobar, Adrián Ramos, Leiner Loboa, la atleta Darlenis Obregón y muchos otros deportistas que hacen parte de ese cuadro de honor de los mejores, eso refiriéndonos a lo local.

Pero en esta oportunidad es preciso resaltar un nombre por haberse constituido en el punto de partida de ese semillero de profesionales en nuestro medio.

VITELMO LUCUMI (VITALICIO).

Nació el 30 de Junio de 1.935.en la población de “La Bolsa – Villa Rica”, desde muy temprana edad demostró sus habilidades en el dominio del balón en aquellos partidos celebrados en la escuela donde estudiaba, o en las polvorientas calles de su tierra natal.

Después de haber aportado tanto al engrandecimiento de su patria, hoy a los 74 años de edad, deambula por las calles de la población y generalmente lo podemos encontrar en un extremo del parque ‘Félix Ángel Colorado’ el mismo lugar donde funcionó la cancha de la X, escenario que vio a este brillante deportista llenarse de glorias y hacer vibrar de emoción a sus coterráneos con sus gambetas y goles.

En aras de un merecido reconocimiento a esta labor cumplida, quisimos registrar sus expresiones y experiencias, pero infortunadamente ya su memoria no le ayuda, por lo que fue preciso acudir a la colaboración de uno de sus amigos de infancia, don Rafael Díaz, quien nos manifestó lo siguiente:

Conocí a Vitelmo en el año 1.947 cuando estudiábamos en la misma escuela; desde muy joven demostró gran habilidad en el manejo del balón. En el año 1.954 jugó en deportivo samario, aquí en Villa Rica, de allí pasó a un equipo de nombre Santafé, en Puerto Tejada, pero también jugaba en deportivo Villa Rica. Por su rendimiento, fue transferido al equipo del ingenio Bengala y allí había un entrenador uruguayo de nombre Manuel Sanguinetti, quien influyó para que Vitelmo se integrara al Deportes Tolima en el año 1.961. Fue una temporada muy productiva, siendo el primer jugador profesional que dio Villa Rica y tal vez, esta región del Cauca.

Una de las cosas que don Rafael más recuerda es que en el primer partido que jugó Vitelmo con el Tolima, le colocaron el remoquete de Vitalicio porque al locutor le quedaba difícil pronunciar su nombre y así se quedó.

Posteriormente, jugo en varios equipos de empresas privadas en el Tolima, hasta su regreso a Villa Rica, donde nuevamente se vinculó con las empresas azucareras.

En estos momentos nuestra gloria es un adulto mayor que a pesar de tantos años de trabajo en el sector privado y construyendo patria, no goza ni de una pensión por vejez, encontrándose totalmente olvidado por ese Estado al cual dio sus mejores años convirtiéndose en el punto de partida para las generaciones presentes.

La única riqueza que Vitalicio aun conserva es una familia conformada por sus hijos Yamil, Gessy, Victor, Duver y James, producto de la unión marital con Eulalia Castillo.

Vitelmo Lucumí sigue esperando en el parque principal de Villa Rica una mano amiga que le proporcione los medios para terminar de vivir los últimos años de su existencia dignamente.

En esta forma el SEMANARIO PROCLAMA ha querido rendir un merecido homenaje a una de las tantas glorias que ha dado Colombia y de quienes sólo nos recordamos cuando están en la cúspides.

Alviba02@hotmail.com

Leer más…
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?