ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Titulares de hoy:    

El sorprendente papa Francisco     ~    

“El Cauca es fuente inagotable de talento deportivo”: Lucena     ~    

Que No Senos Olvide Vivir     ~    

«El chorro» ya cuenta con la aprobación del Ministerio de Cultura     ~    

Hospitales de alta, mediana y baja complejidad reciben más de 790 mil elementos de protección personal     ~    

Juventud consciente y con intereses políticos     ~    

CRC sembrará 290 mil árboles durante el 2020     ~    

Anuncian inversión de $2.000 millones para construir estadio en Guachené     ~    

Fallo de la corte constitucional tumba beneficio del papayazo tributario     ~    

Simulacro virtual de Pruebas Saber 11 para los estudiantes del Valle     ~    

Falleció de Covid-19 el influencer Dmitriy Stuzhuk     ~    

Más de 3.6 millones de mujeres rurales están afiliadas en régimen subsidiado     ~    

Avanzamos juntos en el Cauca para la prevención del Cáncer de Mama     ~    

Cada 8 minutos y medio muere un colombiano por enfermedades cardiovasculares     ~    

Detecte el cáncer de mama a tiempo     ~    

Cerrado el sector comercial de La Esmeralda como medida sanitaria     ~    

Más de 100 familias quilichagüeñas fueron beneficiadas con el programa Mi Negocio     ~    

VILLA RICA TE RECONOCE     ~    

Trump y la decadencia de los Estados Unidos     ~    

Establecimientos cerrados por no cumplir con protocolos de bioseguridad     ~    

Miércoles, 21 de octubre de 2020. Última actualización: Hoy

Vientos de cambio, brisas de esperanza

El domingo 4 enero, 2009 a las 9:29 pm
Porque se que esta historia de vida del hombre más importante del mundo, les hará sentir una inmensa admiración, he querido que conozcan aspectos íntimos familiares. Espero que la disfruten, analicen y saquen sus propias conclusiones.
Cordialmente, Oscar Garcìa Lòpez

El amanecer de una nueva era, conforme afirman muchos.
Al respecto de Barack Obama se han escrito muchas cosas, relativas a su raza, a su origen. Pero no se ha mencionado lo más significativo de su íntima inspiración: su joven madre.

Obama tuvo en su madre un vivo ejemplo de generosidad y de servicio al prójimo. De ella Obama heredó una cierta forma de mirar las cosas. “Ten el coraje de recorrer el mundo, y de buscar tu vida”. Ann Dunham nació en el estado de Kansas, en Noviembre de 1942. La herencia más preciosa que legó a Obama fue, ciertamente, su modo peculiar de interrelacionarse con otras personas y con el mundo a su alrededor.

Hija única de la pareja Dunham, Ann creció en una familia de clase media norteamericana, en el estado de Hawai. Su padre Stanley, trabaja en una firma de muebles, y su madre Madelyn, es ama de casa. Desde temprana edad, Ann se destaca en los estudios, y aun adolescente, antes de concluir la segunda enseñanza, gana una beca de estudios para la Universidad de Chicago. Pero su padre le pide que rechace la invitación y se quede junto a la familia. “Pájaro nuevo tiene que volar cerca del nido”, opina su padre, sin poder imaginar las consecuencias que tal decisión acarreará…

Existen hogares, y existen familias… y Ann, hija obediente que es, permanece al lado de sus padres y, después de concluir la segunda enseñanza, ingresa a la Universidad de Hawai. La joven universitaria, reservada y pensativa, valora las amistades, y alimenta un gusto especial por la cultura. Cursa Antropología, y muestra un interés especial por los nacientes movimientos de derechos ciudadanos.

Que le reserva el futuro? Futuro, destino, sino, lo inevitable, son diferentes maneras de decir la misma cosa… La gran verdad es que la vida está hecha de decisiones. Las decisiones de la mente, y las decisiones del corazón…

Y todavía al inicio de la universidad Ann se enamora de un estudiante africano que vino a hacer intercambio estudiantil en los Estados Unidos. Ella, una joven de diecinueve años, inteligente, recatada y tímida. Él, un joven inteligente y carismático, constante centro de las atenciones, con mil historias para contar de su tierra natal, en la lejana Kenia.

El 04 de agosto de 1961, la maternidad llega para Ann y le obsequia al pequeño Barack Obama.

Una típica familia, en el inicio. Pero un día, el Sr. Obama anuncia que va a dictar su curso en la Universidad de Harvard. A Ann le extraña la decisión, pues tal transferencia implica el corte de la beca de estudios. Como irá el a mantener a la familia? Pero el Sr. Obama se muestra firme en su decisión, alega la superioridad del nivel de enseñanza.

El pequeño Barack Obama aun sin cumplir dos años cuando su padre deja a la familia y se va de Hawai. Poco tiempo después llega la noticia de que él, después que concluyó el curso, resolvió regresar al África. El Sr. Obama retorna a su tierra natal, abandonando esposa e hijo. Barack Obama pasa su primera infancia, entonces, sin ningún recuerdo de la presencia de su padre.

Que es lo que pueden hacer la madre y los abuelos de Barry (cariñoso sobrenombre utilizado por la familia), si no amarlo el doble?…

A medida que va creciendo, surgen las inevitables preguntas: “¿Dónde está mi padre? ¿Por qué se fue? ¿Cuándo regresará?” Y su familia, compuesta ahora por su madre y sus abuelos, sin tener las respuestas, procura, en la medida de lo posible, suplir esa ausencia con amor y cariño.

Ann con sus veintitantos años, mantiene el frescor del entusiasmo que le hace ver la vida como un océano de oportunidades positivas. Sabe que el fracaso de un amor no es el fracaso del Amor, y el fracaso de un matrimonio, no es el fracaso del matrimonio. Y ella se enamora nuevamente. En 1967, en el verdor de sus veinticinco años de edad, Ann decide casarse nuevamente. En breve, el destino le sonreirá nuevamente. Y la maternidad pasará suavemente las manos por sobre su cabeza por segunda vez… El 15 de agosto de 1970 nace su hija, que recibe el nombre de Maya.

En su nueva familia, además de su hermana, Obama tiene un padrastro, Lolo Soetoro, de nacionalidad indonesa. En los primeros años, la familia vive en Hawai, donde Lolo Soetoro completa sus estudios en Geología.

Barack Obama tiene seis años de edad, cuando la familia resuelve mudarse a Jakarta, capital de Indonesia. Se instalan en un barrio humilde en la periferia de la ciudad. Son los primeros extranjeros en la vecindad. Al inicio, Obama es blanco de bromas, no solo a causa de su color, sino también por ser más “gordito” que los niños de la localidad. Desde el inicio se ve en la necesidad de construir puentes, y en poco tiempo hace amistades en la vecindad, pasando las tardes jugando en las calles o subiendo a los árboles en la parte de atrás.
Por primera vez Ann tiene contacto con la dura realidad de las familias que viven al margen de la sociedad, y la miseria deja de ser para ella un concepto abstracto para volverse en algo palpable. Inicialmente, Ann provee ayuda a todo el que toca a su puerta pidiendo, y no tarda en formarse una “caravana de miseria” al frente de su casa, obligándola a volverse más selectiva en su caridad.
Ella divide su tiempo entre la enseñanza del inglés en la Embajada de los EUA y el apoyo a proyectos sociales y acciones comunitarias destinadas a la mejora de las condiciones socioeconómicas de las familias olvidadas por el destino… Lolo Soetoro consigue empleo en la filial de una empresa petroquímica norteamericana y después es promovido a una jefatura. La familia se muda a un barrio mejor. Pasan a frecuentar el círculo de la alta-sociedad.
En cuanto Ann se integra a la realidad del país, intrigada por la miseria, su marido se vuelve cada vez más occidentalizado, frecuenta campos de golf y sueña con mansiones, y el consumismo lo seduce. Aunque la pareja rara vez discute, cada vez tiene menos cosas en común. El silencio comienza a tomar fuerza. En una relación hay dos tipos de silencio: El primero es el silencio de la comunión, que representa la esencia de la unión, donde los dos se convierten en uno. Un silencio de renuncia y que trasciende a las palabras. Y existe un segundo silencio, que es el silencio de las palabras no dichas. El silencio donde cada parte habita en una isla propia, solitaria. Un silencio donde ni las aspiraciones íntimas, ni los suaves movimientos del alma son compartidos.
Obama relataría años más tarde que su madre no estaba preparada para la soledad, y que la soledad constante para ella era como la falta de aire. Y después de seis años de matrimonio, Ann decide separarse.
Conforme recordaría Maya años más tarde, su madre, a pesar de sus dos matrimonios deshechos, en ningún momento se quejó de la trayectoria de su vida. Ella siempre procuró mantenerlos a salvo de sus desilusiones amorosas o posibles resentimientos afectivos. Lejos de lamentar las relaciones deshechas, agradecía constantemente por los bellos hijos que la vida le concedió.
Tal vez lo mejor sea retornar al primer nido. Y Ann compra tres pasajes de regreso a los Estados Unidos.

La pareja Dunham recibe de regreso con los brazos abiertos a la hija y a los dos nietos. Padres amorosos son y siempre serán el puerto más seguro.

Sr. Stanley Dunham, Ann, Maya y el joven Obama. Padre e hija, madre e hijos, abuelo y nietos, hermanos… Todas las familias son iguales, lo que cambia son las historias…

Barack Obama, ahora con diez años de edad, es matriculado en una escuela en Hawaii. A tan corta edad, tantos cambios, tantas mudanzas y tantas andanzas… El único estudiante negro en el grupo de treinta alumnos.

En cuanto a su madre, con Maya en brazos, continua empeñada en proyectos sociales por el mundo, el pequeño Obama pasa a vivir con los abuelos y estudiar en los EUA.

Al menos dos veces al año, en las vacaciones de verano, en las festividades de fin de año, la familia se reúne. El tiempo pasa y los niños se transforman en adolescentes y jóvenes adultos. Una família multirracial, multiétnica, multinacional.

Obama, siendo nueve años mayor, procura ayudar en la educación de su hermana. Le sugiere libros, discos, películas, como todo buen hermano suele hacer.

Ann, aunque pasa buena parte del tiempo dedicada a proyectos sociales, sigue de cerca la rutina de los hijos, cubriéndolos con todo su amor y cariño. En un mundo donde lo diferente es visto con frialdad y desconfianza, ella busca dotar a sus hijos de una forma de ver acogedora capaz de ver la belleza entre la variedad.

Con su madre y hermana constantemente viajando, el puerto de Obama son los abuelos, Sr. Stanley e Sra. Madelyn. Para entender un poco el espíritu de la pareja Dunham, es necesario recordar la serenidad con que recibieron el hecho de que su única hija, Ann, resolviera casarse con un estudiante africano. Es preciso recordar que al inicio de los años 1960 el matrimonio inter-racial era considerado un delito en la mitad de los estados norteamericanos; en los demás estados, era tolerado por ley, como en el estado de Hawai. El matrimonio entre personas blancas y negras no era visto con buenos ojos por la sociedad vigente. Y con mucho amor criaron y acogieron o su amado nieto en el modesto departamento de dos habitaciones donde vivían.

El tiempo pasa, y todos un día habremos de partir… En febrero de 1992, el Sr. Stanley Dunham muere a los 74 anos de edad.

Es en el estudio de abogados en Chicago donde trabaja es que Barack Obama conoce a la joven abogada Michelle Robinson. Y no tarda mucho para que ellos decidan casarse.

Marian Robinson con su hija, Michelle, Ann Dunham con su hijo, Barack Obama.

En 1995, Ann interrumpe sus actividades en proyectos socio-económicos en el Asia para cuidar de su salud en los Estados Unidos. Hace cerca de un año que ella comenzó a sentir dolores en el estomago, cuya causa los médicos locales no consiguen descubrir. Los nuevos exámenes diagnostican cáncer. Y ella inicia el penoso tratamiento en Hawai. En tanto, el diagnóstico tardío reduce los chances de vencer la enfermedad, y ella pierde la lucha, a los 52 años de edad.
Su prematura partida deja atónita a la familia, teniendo en cuenta el amor que ella manifestaba por la vida. Quería adoptar a una criatura refugiada. Sueño que no tuvo tiempo de realizar.
Barack Obama afirma que su mayor error en la vida fue no haber estado presente al lado de su madre en la hora de su partida. Tanto la familia como los médicos tenían esperanzas de que ella consiguiese vencer la batalla.
Su hija recuerda que ella tenía un corazón muy delicado y que lloraba con facilidad, bastaba ver algún animal maltratado, o a una criatura víctima de injusticias o crueldades, una noticia o una película triste. Por otro lado, no tenía temor, era muy determinada en sus decisiones. Vivió en más de trece países, y en todos ellos se sentía en casa. Se consideraba una ciudadana del mundo. Durante toda su vida despertó al alba y trabajó incansablemente en acciones sociales, en especial aquellas que beneficiasen a los excluidos y marginados de la sociedad. Atendiendo a su deseo, la familia y unos pocos amigos íntimos lanzan sus cenizas al Océano Pacífico, en una de las playas de Hawai. Vivió lo suficiente para asistir al matrimonio de su hijo. Pero, quiso el destino llevársela antes que su hija se casase, o de que nacieran sus nietos; ella que tanto amaba a los niños…

Las responsabilidades y las expectativas que Barack Obama enfrenta no tienen paralelo en la historia reciente. Lo acompañarán en esta misión que le ha sido encomendada, las oraciones y los pensamientos de todos aquellos que sueñan con un mundo mejor. Lo acompañará también la eterna presencia de su madre la fuente más significativa de su íntima inspiración.

Barack Obama y su hermana Maya, con sus respectivas familias.

La pareja Obama con sus hijas, Malia Ann (de 10 años) y Natasha (7 años).

Maya Soetoro es profesora de História, casada con Konrad Ng, canadiense de ascendencia china, y madre de la pequeña Suhaila, de cuatro años de edad.

Leer más…
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta