ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Martes, 6 de diciembre de 2022. Última actualización: Hoy

Viajero interplanetario evolucionado

El domingo 5 julio, 2015 a las 9:55 am
Felipe Solarte Nates

Por: Leandro Felipe Solarte Nates

– Nuestra civilización floreció en la tierra hace más de 100.000 años. Desarrollamos una comunidad constructora de naves que viajan a 150.000 kilómetros/hora y dominamos los secretos de la mente, la telepatía y gracias a algunas drogas y estímulos energéticos sobre ciertas neuronas, logramos el transporte del pensamiento telepático después de conocer los laberintos del cerebro, que la civilización de ustedes sólo utiliza en un 5% de su potencial, tal como han descubierto nuestros investigadores, en estudios realizados sobre los cuerpos de algunos de sus contemporáneos, que hemos llevado a nuestras naves cuando visitan la tierra nativa, en donde coexisten numerosas civilizaciones de distintos eones, que desaparecieron de la superficie del planeta después de estallidos simultáneos de cadenas volcánicas, glaciaciones, impactos de asteroides y diluvios universales que, de era en era y de eón en eón, azotan al planeta.

El porqué de mi aspecto, lo explico en los miles de años que llevamos habitando el infinito espacio ingrávido y visitando otros planetas con gravedades diferentes. Ya nuestros huesos no son tan firmes y de orientación vertical como cuando nuestros antepasados permanecían en la tierra. Por viajar durante la mayor parte del tiempo en el espacio, nuestro cuerpo no tiende a resistir la gravedad terrestre, como sucede con las criaturas que permanentemente habitan el planeta azul. Evolucionamos tal como tardíamente para ustedes lo descubrió el estudioso Darwin y por esta razón nos extendemos horizontales como tortugas o rayas-mantas marinas y después de milenios nuestros cuatro ojos y nariz se desplazaron de la frente a la parte superior de la cabeza, adelante y atrás para tener visión periférica y olores y radiaciones del espacio que nos rodea. Estas antenas, donde ustedes tenían los cuernos, nos permiten detectar las radiaciones ultravioleta y ultrasónicas que debemos atenuar con estos trajes especiales. Soportamos cualquier gravedad y presión atmosférica y cuando retornamos a la tierra nuestras naves alimentadas por luz del sol y otras estrellas se sumergen en mares y lagos profundos

Conocimos hace milenios la composición genética del hombre y todos los microorganismos, mamíferos, aves, peces, insectos y plantas y árboles que pueblan los mares y continentes de la tierra.

– ¿Por qué lo elegí para contarle esto? –

– Pues le informo que usted será el próximo Noé y viajará con su mujer Lisa y la pareja de niños Bart y Luisa.

Acompañado de hombres y mujeres que escogimos en anteriores visitas de nuestras naves a los continentes de la Tierra, los reuniremos en un submarino autopropulsado. Llevarán un depósito genético de todas las especies micro y macro que habitan el planeta para que siguiendo instrucciones, que a su debido tiempo les daremos, las revivan en laboratorios genéticos, después que pase el próximo diluvio universal que se inicia dentro de dos meses.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?