ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 26 de noviembre de 2020. Última actualización: Hoy

VEREDA SAN PEDRO: “EL BALCÓN DE QUILICHAO”

El jueves 19 noviembre, 2020 a las 12:06 pm
VEREDA SAN PEDRO: “EL BALCÓN DE QUILICHAO”

VEREDA SAN PEDRO: “EL BALCÓN DE QUILICHAO”

VEREDA SAN PEDRO: “EL BALCÓN DE QUILICHAO”

CREPITACIONES 2020

Por esos preciosos azares del destino, recordando a propósito una frase célebre de William Shakespeare: “El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos quienes jugamos”. Hace cinco meses tuve la valiosa oportunidad de cambiar de sitio de residencia temporalmente, desde la parte urbana de mi encantador Quilichao, donde ya vivo por muchos años a Dios gracias, al sector rural del mismo municipio, concretamente a la bellísima vereda llamada “San Pedro”, distante veinte minutos del casco urbano de la ciudad, hacia el nororiente, por la vía pavimentada al sector de la vereda “La Palomera”, concretamente al sector llamado “Villa Colombia”, un hermoso mirador que tiene dicha vereda, desde donde se observa en toda su magnífica presencia el mágico valle geográfico del Río Cauca, donde se divisa bien recostada plácidamente la “Ciudad de los Samanes”, la mágica “Tierra de Oro”, colocada en todo el centro de una magnífica postal que ahora paso a describir, para demostrar las bondades turísticas del terruño que nos correspondió habitar y que desde la distancia se contempla en todo su esplendor para propios y extraños.

En primer lugar, ante la belleza del paraje rural descrito, quise bautizarlo como un homenaje: “El Balcón de Quilichao”, porque desde allí todos los días, estando situado en el sector alto de la vereda “San Pedro”, observamos embelesados las magníficas montañas al fondo, acompañando a nuestra ciudad, como si fuesen sus guardianes milenarios, siendo un paisaje incomparable y maravilloso: al fondo, observamos la maravillosa Cordillera Occidental, con sus picachos que pertenecen al conjunto llamado “Los Farallones de Cali”, que recorren todo ese trayecto desde Cali y Jamundí.

Honestamente les comento, que por esa bendita prisa que tenemos los humanos a la hora de viajar a la “Sucursal del Cielo”, no los había detallado plenamente, pero ahora que estoy en “El Balcón de Quilichao”, tengo la oportunidad de observarlos tranquilamente, compartiendo con ustedes, amables lectores, mis impresiones. Bajando nuestra mirada, nos encontramos con una pequeña elevación natural denominada la “Loma La Esperanza”, o “Loma del Medio”, la cual da la impresión de ser una buena amiga y guardiana fiel de nuestra ciudad. Sigue a continuación, la ciudad de “Santander de Quilichao”, extendida hacia el norte, como si estuviese despegando y saliendo de su nicho original, buscando siempre la extensión del valle geográfico, como si este fuese un imán poderoso. Al lado izquierdo, aparece bien majestuoso el “Cerro Garrapatero”, el guardián mayor, que no deja que la ciudad, se desparrame hacia el sector montañoso, hacia el occidente. De esta manera, ya descrita la postal, nuestra ciudad aparece bien hermosa y custodiada por tan sobrias montañas, sabiendo que allí está nada más ni nada menos que la “Tierra de Oro”.

Imposible no compartir con ustedes, los demás tesoros invaluables que encontré en ese “Balcón de Quilichao”, fuera de la vista increíble ya descrita: la tranquilidad del campo, la paz, el sosiego, la naturaleza exuberante, el aire puro, una cantidad infinita de aves de todas las clases y colores, sus sinfonías todas las mañanas, la sencillez de sus pobladores, su calidad humana, en fin, es una experiencia única, irrepetible. Ha sido el mejor regalo que he tenido en esta pandemia y que les recomiendo muy especialmente, amables lectores.

**************************************

Otros artículos de este autor: aquí.

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta

Un comentario en "VEREDA SAN PEDRO: “EL BALCÓN DE QUILICHAO”"

  1. Wilson Potes Fernández dice:

    Magnifico periodístico y poético. Es una invitación a contemplar, deleitarnos y a reconocer lo que tenemos de grandioso y que no vemos con una simple mirada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *