Viernes, 23 de julio de 2021. Última actualización: Hoy

Uno de los profesionales pioneros en el norte del Cauca

El miércoles 31 marzo, 2021 a las 10:10 pm
Uno de los profesionales pioneros en el norte del Cauca
En la foto Omar Jiménez, próximo a cumplir su centuria, con mi sobrino y su sobrino Steven Zambrano Charrupí, cirujano maxilofacial en su Clínica de Memphis.

Uno de los profesionales pioneros en el norte del Cauca

Harold Charrupí Jiménez
Por: Harold Charrupi Jiménez

El día 18 de marzo murió en Estados Unidos, el Dr. Omar Jiménez, uno de mis tíos por parte de madre.

Omar Jiménez, hijo de Leopoldo Jiménez y de doña Rosalina Popo, nacido en Timba Cauca, fue uno de los primeros médicos negros del norte del Cauca, producto de ese afán de superación de una pléyade de patriarcas y matriarcas negros, que quisieron darles a sus hijos un futuro diferente al trazado por el infortunio de la exclusión y discriminación.

Se hizo médico en una prestigiosa universidad privada de Brasil, se radicó en Buenaventura donde ejerció con lujo de detalles su profesión de galeno, conoció a Inés con quien formó un hermoso hogar.

En la década de los años 60, aupado por mi hermana Ligia, decidieron trasladar su residencia a los Estados Unidos, país donde ejerció su especialización en psiquiatría y dejó en alto el nombre de su país de origen.

Del matrimonio con su esposa Inés Jiménez nacieron cuatro hijos varones: Andrés, Omar, Miguel y Edward Jiménez, todos ciudadanos ejemplares y tres de ellos también médicos, con especialización en diferentes ramas de la salud como Neurocirugía y Ortopedia, y ejerciendo con pulcritud la profesión en Estados Unidos, país donde nacieron, sintiéndose orgullosos de su origen colombiano.

En segundas nupcias, el Dr. Omar, con ciudadana americana, tuvo dos hijas: Carolyn, próxima a graduarse en Ingeniería de Sistemas y Katherine, abogada.

Omar Jiménez fue el primer profesional de mi familia y ejemplo a seguir. Su vida fue fructífera y fuente de inspiración académica de las siguientes generaciones que vimos en él un espejo a seguir.

Gracias Omar, correspondiste al esfuerzo del abuelo, que quería sembrar en la familia un referente y a fe que lo lograste. Hoy, en esa estirpe de los Jiménez hay hombres y mujeres profesionales en múltiples disciplinas, y los que no, son personas útiles a la sociedad desde el sitio que dicha sociedad y el destino los ha llevado a hacer su tránsito terrenal.

Desde la distancia no te despido con lágrimas, solo puedo darte un aplauso ya que fuiste uno de los pioneros que abriste brecha para que las siguientes generaciones de afrocolombianos tuvieran un futuro mejor, y demostrar que Si Se Podía.

**************************

Otras publicaciones de este autor:

Harold Charrupí Jiménez
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?