ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Viernes, 25 de junio de 2021. Última actualización: Hoy

UNA NIÑA MÁRTIR Y UN MINISTRO INSENSIBLE

El miércoles 17 marzo, 2021 a las 9:13 am
UNA NIÑA MÁRTIR Y UN MINISTRO INSENSIBLE

UNA NIÑA MÁRTIR Y UN MINISTRO INSENSIBLE

UNA NIÑA MÁRTIR Y UN MINISTRO INSENSIBLE

CREPITACIONES 2021

Cada día en Colombia, el país del NO, por un sino trágico, suceden noticias que nos lastiman el alma a cada instante como si estuviésemos “condenados a mil años de tristeza”, de por vida, a sentirnos incómodos siempre, a sufrir como masoquistas perennes por ellas, dentro de un círculo vicioso, en un corsi e recorsi, como decían antes.

Por ejemplo, acabamos de transitar por 54 años de conflicto con las antiguas FARC, a conocer el caso aterrador y la verdad de los secuestrados y sus historias de sufrimiento (que aún hoy en día se comentan), delante de los propios victimarios ante la JEP (Jurisdicción Especial para la Paz), el único sistema judicial que en buena hora se creó como resultado de los acuerdos de La Habana y que es el único creíble y que hay que apoyar siempre, a conocer hoy en día por acción de la misma Jurisdicción la ominosa tragedia colombiana que sucedió entre el 2002 y el 2008, con los 6402 ejecuciones extrajudiciales, mal llamadas “falsos positivos”, que son en mi concepto personal lo peor que nos ha sucedido ante los ojos sorprendidos del mundo, solo comparables a lo sucedido en Rusia con los famosos y tristes Gulags en la región Ártica, o los campos de concentración en la Alemania de Hitler, o lo que hicieron los dictadores militares contra el pueblo en Argentina o en Chile con Pinochet, en fin. Cada país tiene su propia tragedia social, como un lunar que los marca de por vida.

Ahora nos toca otra vez colocarnos en el círculo vicioso acostumbrado y lamentarnos otra vez ante propios y extraños por obra y gracia de la actuación desastrosa e insensible del actual ministro de Defensa Diego Molano, tanto de palabra y de obra ante lo acaecido el pasado martes 2 de marzo /21, cuando sin ninguna precaución ni la inteligencia militar respectiva, se pasó por la faja lo reglamentado en el DIH, Derecho Internacional Humanitario y su Protocolo II, cuando dio el visto bueno para que el Ejército bajo su mando bombardeara en Calamar (Guaviare), en plena selva, a un reducto de las disidencias de las antiguas Farc, comandadas por Alias “Gentil Duarte”, donde estaban junto a los guerrilleros de ese frente, algunos jóvenes guerrilleros reclutados por ellos, pero lo que el ministro no sabía era que allí también estaba DANNA LIZETH MONTILLA MARMOLEJO de escasos 16 años, quien desde ese día nefasto se convirtió en una niña mártir de tan acto despiadado y cruel, a juzgar por lo que después se supo de su vida anterior, sin olvidarnos de los jóvenes sacrificados.

Lo que el ministro insensible no sabía, era que la niña DANNA LISETH, antes de ser reclutada a la fuerza estaba haciendo planes para matricularse y terminar sus estudios, aunque fuesen a distancia, según su profesor. Y pensar que Diego Molano fue director del ICBF, un cargo supuestamente pleno de sensibilidad, antes de su actual cargo, pero prefirió la “perfección” militar al afirmar con cinismo aterrador: “Están afirmando que había 12 niños. Lo que teníamos eran MÁQUINAS DE GUERRA, que estaban planeando acciones terroristas y que entre los bombardeados (¿¿??) no había “nadie aprendiendo para el Icfes”. Imagínense ustedes. Semejante cinismo, petulancia y arrogancia.

No hay peor gobierno que uno que sea indolente e insensible como el actual que nos “tocó” en suerte por culpa de los de arriba, con sus ministros como el de defensa y otros. La violencia también se ejerce con el lenguaje. Antes de hablar hay que pensar, y no lo contrario.      

********************

Otras publicaciones de este autor: Aquí

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?