ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Miércoles, 27 de octubre de 2021. Última actualización: Hoy

UNA LUNA PARA CUATRO ESTRELLAS

El viernes 27 marzo, 2015 a las 1:54 pm
Bulevar de los Días

Por Leopoldo de Quevedo y Monroy
Loco-mbiano

Gloria María Medina, Gloria Cepeda y Adalgiza Charria - Cali

Gloria María Medina, Gloria Cepeda y Adalgiza Charria inician el evento

El martes 24 no hubo eclipse en el cielo, pero la Luna iluminó a cinco estrellas en la Biblioteca Departamental de Cali. El fenómeno ocurrió entre las 6:30 a las 8:00 p.m. La poeta y expositora Gloria Cepeda Vargas extendió su capa de luz y dejó ver el brillo de sus cuatro amigas y con ella las cinco divas de la poesía en Colombia.

En el cuarto evento que lidera la periodista Adalgiza Charria, el grupo Mujeres en Red en marzo, mes de la mujer, invitó a la poeta caleña a disertar sobre la vida y obra de Matilde Espinosa, Meira Delmar, Maruja Vieira y Dora Castellanos. Estas dos últimas vivas y las dos primeras ya fallecidas forman parte de la constelación de las poetas mujeres más rutilantes en las dos últimas décadas. Nada más propio que Gloria Cepeda tan cercana a todas ellas, fuera invitada a pergeñar los rasgos que las adornan y distinguen en el Olimpo colombiano.

Exponer a un público ávido de conocer y profundizar en la personalidad y la obra de cuatro luminarias que iniciaron su vida en el siglo XX no era un reto para la sapiencia de la maestra Cepeda Vargas. Ella domina los secretos femeninos porque la vida la puso al lado de ellas en Caracas, Bogotá, Popayán y Roldanillo.

Matilde Espinosa, nacida en Huila, un punto del Cauca que no aparece en el Mapa, fue una pionera de las luchas contra las tradiciones de dominación a la mujer por parte del macho. Divorciada de un eminente pintor y casada luego con un académico y líder político fue una maestra de la palabra y guía en su camino. No contemporizó con la medianía y anduvo como una gacela libre, consentida por la vida y la hermosura. Su poesía es un testimonio de su tierra y muestra un trabajo árduo de la palabra.

A Meira Delmar la mostró con su dulzura y la exaltación del amor en todas sus facetas. De exquisita familia libanesa jamás sintió el afán de la lisonja ni abandonó por un instante la sencillez y la sonrisa. Su poesía es sonora, igual, sin recovecos ni cripticismos. No perteneció a grupo alguno y no por eso no fue aclamada a donde quiera iba. Montó siempre en el carruaje de la amistad y no se malgastó en una vida marital. Su poesía, la diosa que la acompañó por trigales, ríos y ciudades le sirvió de bastón, ojos y simpatías.

Maruja Vieira amiga de la casa. Cree Gloria Cepeda que es la más alta poeta mujer viva, en Colombia. Su obra es pulcra, seria, franca y bruñida. Su tema es el amor en el recuerdo después de la muerte prematura de su esposo. Académica de la Lengua como Meira, aún escribe y vuela en los versos sin fatiga.

La poeta Dora Castellanos es una maestra en muchas materias. Nada en las aguas de la historia, del amor al hombre, de la picaresca, de los temas para niños. También académica de número, posee mirada crítica y el humor resbala por sus labios. La poesía al lado de ella se siente como en su propia casa.

Nunca supimos el tiempo que duró la exposición, la charla amena, los reflejos de la anécdota oportuna y la respuesta a interrogantes repentinos. Gloria Cepeda dejó un halo de misterio, de hondura y completud envidiables en quienes tuvimos la fortuna de escucharla.

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?