Titulares de hoy:    

Desconocidos reaparecieron disparando a manifestantes     ~    

Creencias y ceremonias alrededor de la muerte en el Patía     ~    

492 muertes y 16.910 contagios más por covid-19     ~    

Piden renuncia del comisionado para la paz por ser “un bandido y enemigo de la paz”     ~    

GENERACIÓN DE ACERO, NO DE CRISTAL     ~    

Gobernador se reúne con el presidente para posibilitar diálogo     ~    

Alcalde de Popayán pide al presidente no decretar Conmoción Interior     ~    

“Lady Madrid”: la piedra en el zapato de Sánchez y Casado     ~    

En circulación Edición #435 de Proclama Cauca y Valle     ~    

Unicauca apoya la Feria del Libro de Santander de Quilichao     ~    

Gremio de la salud rechaza proyecto 010 y exigen garantías laborales     ~    

Disparos, policías de civiles y manifestantes en el noveno día de paro     ~    

“Umbral”. Juan Carlos Pino Correa, premio Nacional de Novela     ~    

ONU condena actos de violencia en protestas y pide que cesen bloqueos para alimentos y medicinas     ~    

Comunidades afro exigen cumplimiento a Celsia en La Salvajina     ~    

Decretan Toque de Queda y Ley Seca en Santander de Quilichao     ~    

Confirman desaparición de 379 personas durante Paro Nacional     ~    

En Cauca habilitan puente aéreo y caravana humanitaria por la vida     ~    

Policías de civil habrían disparado contra manifestantes en Cali     ~    

Gobernador del Cauca lidera encuentro con alcaldes municipales y organizaciones del Paro Nacional     ~    

Domingo, 9 de mayo de 2021. Última actualización: Hoy

Un virus para la soledad

El sábado 11 abril, 2020 a las 5:32 pm

Un virus para la soledad

Un virus para la soledad

Y el poder redentor de la soledad transparenta una obscura, pero viva, noción de culpa.
Octavio Paz.

Estamos confinados a vivir en el lugar habitado más maravilloso: nuestro hogar. A estar lejos de los otros, sin más contacto que nuestra familia. Obligados hablar de las cosas del tiempo, del abrazo que se acerca y del saludo que nos mira de frente. Invitados a conocer del sueño que llega y se sienta a la entrada de las miradas. Dejados estáticos para ver el mundo tal como lo vemos en las edades primeras.

             El aislamiento es una soledad que preserva y aísla, que oculta y resguarda; pero, permite actuar libremente. Solo a través de ella se puede acceder a los secretos más profundos y solo en ella se podrá llevar a cabo los prodigios del resurgimiento. Nuestra época permite alejarnos de los otros para hablar e intercambiar miradas con los seres amados. Hemos vuelto al intercambio de cuentos, recuerdos, promesas con interlocutores que pertenecen al reino de nuestro corazón.

            El retiro de los otros es un rasgo invariable de la cura; por ello su representación pasa a formar parte de una galería de imágenes asociadas a la soledad. Todas ellas, en algún momento de nuestra vida, o durante largos periodos, coadyuvaron a experimentar un estado de soledad cuyo sentido se enmarca en un determinado horizonte. Hoy, la significación de la soledad hace referencia no solo a una condición de aislamiento externo, sino, principalmente, a su sentido interno, que es el sentirse solo a pesar de estar cerca del otro.

            En este sentido, a partir de la asimilación de creencias y religiones, sobre todo de la tradición judeocristiana, se pueden distinguir varias modalidades de la soledad. En primer lugar, la que se manifiesta como renuncia al mundo y que, por medio del recogimiento, se propone alcanzar el conocimiento de sí mismo, o bien, una comunicación directa con Dios. Tales son las experiencias de los profetas en momentos de meditación o de revelación, casi siempre con la montaña y el desierto como escenario. En el monte Horeb, Moisés encuentra una zarza que arde sin consumirse y descubre en ella a Dios; luego, en el Sinaí, donde permaneció 40 días con sus noches, recibió el decálogo. Huyendo de la ira de Jezabel, el profeta Elías se refugia en una cueva en el monte Horeb, en donde Yahvé se le manifiesta no en huracán ni en terremoto, sino en el susurro de una brisa suave. Juan el Bautista predica en el desierto de Judea y anuncia la llegada del Mesías. En el desierto de Quarantania, Jesús es tentado por el demonio. Incluso Mahoma se retira a la montaña de Hira, en donde escuchará las revelaciones del arcángel Gabriel. En varios de estos casos se trata de una situación de soledad como aislamiento que equivale a una etapa de preparación para una proeza espiritual.

            En dos referencias asociadas a la pasión de Cristo, la soledad adquiere el tono de un sufrimiento del alma. En la primera de ellas, Jesús, el Dios hecho hombre, tiene en la cruz la experiencia de la soledad como abandono y desamparo. La segunda referencia es la de los dolores de María, que corresponde al estado de triste desamparo de la madre de Dios tras la muerte de Jesús.

            La soledad es la última experiencia humana en el plano de estar en el mundo. Hay soledades buscadas, deseadas y soledades que se padecen, porque equivalen al abandono, al desamparo. La construcción del sí mismo se torna condición para sentirse solo, diferente a los demás, y en este sentido requiere del otro. Hoy, la conciencia de la soledad es el paso previo al deseo de convivir con los otros. Por eso hay que advertir que la soledad, más que aislamiento, es una búsqueda de formas superiores o distintas de comunicación.

******************************

Otras publicaciones de este autor:

Un virus para la soledad
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?