ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Miércoles, 26 de junio de 2019. Última actualización: Hoy

Un tinterillo y una estanquera… de Villa Rica

El miércoles 27 junio, 2018 a las 1:58 pm

Un tinterillo y una estanquera… de Villa Rica

Un tinterillo y una estanquera que hacen parte del componente histórico de Villa Rica, norte del Cauca

Un tinterillo y una estanquera… de Villa Rica

Recorriendo la historia de consolidación de Villa Rica, encontramos dos personajes quienes a pesar de que en la parte sentimental conformaban una pareja, desde orillas diferentes colocaron su grano de arena en la construcción de nuestro pueblo para entonces en más de un 99 % perteneciente a la etnia afrocolombiana.

MIGUEL VERNAZA

Fue un hombre da raza mestiza que llegó a Villa Rica en los años cincuenta, de extracción campesina, amante de las labores en el campo, pero tenía un coeficiente intelectual que le permitió desempeñar la función de abogado empírico, más conocido como tinterillo, talento que empleaba para elaborar memoriales o escritos con base en normas jurídicas y hacer la defensa a muchas personas que tenían líos judiciales o de carácter policial.

Por muchos años fue secretario y asesor de los inspectores de policía de la localidad, labor que desempeñaba con lujo de detalles pues como ya lo puntualizamos, conocía las normas a la perfección.

Bohemio y amante del licor, solía salir especialmente los fines de semana a los sitios donde se expedían bebidas alcohólicas donde pasaba horas hasta embriagarse, pero el día lunes, muy puntal, estaba en su lugar de trabajo.

Manejaba dos palabras de cajón cuando estaba ebrio que le causaron muchas dificultades e incluso maltrato físico y las decía tal vez en su inconsciente alicorado: “negro ni mi caballo, negro con saco, se pierde el negro y se pierde el saco”. Desde luego que estas manifestaciones en una población netamente de afrodescendiente, tenían que traerle problemas; pero en sus cabales, Miguel Vernaza, era persona muy útil a la comunidad.

Falleció a finales de los setentas en forma trágica. Fue encontrado ahogado dentro de un pozo profundo en una cantina; el dictamen oficial fue muerte por inmersión. Se supone que salió a hacer una necesidad fisiológica y no miró este aljibe que estaba sin protección.

GILMA MONDRAGON

Compañera permanente de nuestro personaje, Miguel Vernaza, fue la encargada por muchos años de manejar el estanco oficial, el único punto de distribución de licores al por mayor que tenía la Industria Licorera del Cauca por esos tiempos en la población de Villa Rica o La Bolsa.

Persona muy carismática. Su negocio funcionaba en el mismo sitio donde hoy está la Alcaldía Municipal y desde allí contribuía en muchas obras comunitarias y participaba en casi todas las actividades religiosas de la Iglesia Católica, en especial, el trabajo misionero que desarrollaban las Hermanas Lauritas.

Hacemos referencia a estos dos personajes por sus valiosos aportes a la comunidad.

***********************

Otras publicaciones de esta autor, aquí: https://www.proclamadelcauca.com/tema/noticias-proclama-del-cauca/opinion/alfredo-viveros-balanta/

Deja Una Respuesta