Miércoles, 29 de junio de 2022. Última actualización: Hoy

UN SOCIALISMO DE ARRIBA HACIA ABAJO

El sábado 21 marzo, 2015 a las 9:39 am
Armando Orozco Tovar

Armando Orozco Tovar

En su conferencia pronunciada en el Teatro Municipal de Bogotá en octubre de 1904, el general Rafael Uribe (que no tiene que ver con el actual político y hacendado), sólo que el general de la ‘Guerra de los Mil Días’ (1899-1902), dice al comienzo de su intervención para sustentar su tesis sobre el Socialismo de Estado, lo siguiente: “Escasea allá (Europa) la tierra cultivable… Mientras en América (Colombia) tenemos vastas extensiones ubérrimas, no apropiadas todavía y que cualquiera puede ocupar. “Palabreja subrayada, que utilizada por el ex mandatario y hoy senador para bautizar uno de sus predios, la cual el diccionario dice que es: “Tierra muy abundante y fértil”. Que según el representante Iván Cepeda, “…Adquirió 17 predios adicionales entre 2008 y 2012. Antes de eso se había beneficiado con cuatro terrenos baldíos y adquirido un predio de reforma agraria sin esperar el plazo que prohíbe su enajenación…”.

El general derrotado y luego asesinado a los diez años de pronunciar esta conferencia en el Teatro Municipal hoy Jorge Eliécer Gaitán, se quejó del mote que lo “fastidiaba”, impuesto por un diario bogotano, que lo sindicaba de “Socialista de Estado”. “Solo porque propuse, dijo el general, que el Estado debía contribuir a remediar los males que él mismo ha producido, y que no se habrían presentado sin su arbitraria intervención en las relaciones comerciales de los ciudadanos…”.

Y el general derrotado, aclara que “él no es partidario del socialismo de abajo para arriba, que niega la propiedad, ataca el capital y denigra la religión”. Pero que sí profesa: “El socialismo de arriba para abajo”. El eufemístico general no habla con claridad porque debió decir: El socialismo de abajo para arriba es el propuesto por Carlos Marx, pero como seguro ignoraba sus tesis, no lo llamó Comunismo a, impuesto por la Revolución Rusa del 17. Tampoco el general denominó con su nombre al que llama “Socialismo de arriba para abajo”, no siendo otro que la Socialdemocracia de ahí que pueda decirse se adelantó doscientos años.

Socialismo

¿Estaba el general Uribe contra el libre cambio o apertura del mercado a los productos europeos? Como lo manifiesta diciendo: “Mientras Europa y Estados Unidos, cuidándose de esto se mantienen ricos al asimilar las teorías de “Smith, Say, Pastiat, Suar Mill, Spencer, Leroy y Bealieu y demás predicadores del libre cambio absoluto y de las célebres máximas del Laissez faire, laissez passer, un mínimo de gobierno y un máximum de libertad… Acá nos mantenemos pobres…”. Añadiendo: “El cáncer que mina a los países americanos que hablan español es el Socialismo de Estado, que mata la iniciativa individual, fomenta la empleomanía, falsea su misión y corrompe a la sociedad…”.

Se refería el líder liberal al Estado conservador de Rafael Núñez a partir de su triunfo conservador sobre los liberales en la guerra del 85. Más adelante la centenaria conferencia se refiere a la división de castas las cuales para Marx (que el general no leyó) no es más que la “Lucha de clases”. Y añade: “En América, la república y la naturaleza nos han hecho a todos iguales ante la ley. Para la ambición no hay aquí más barreras que las que cada cual lleve dentro de sí mismo”. “En Europa, al frente de los patronos se presentan los ejércitos de los obreros, las legiones densas y organizadas del pauperismo y del proletariado, animadas por un sentimiento, listo a convertirse en un pensamiento, pero consientes ya de su derecho y resueltos a reivindicarlo. De ahí la lucha recia entre el capital y el trabajo, cuyos ecos nos llegan por el estallido de la dinamita”.

Pareciera que Santos fuera el que habló ¿O Uribe Vélez? El primero en afanosa búsqueda de la paz, para que la inversión capitalista de sus multinacionales tranquilas penetren en el país haciendo lo suyo. Y el segundo (El “ubérrimo”) equivocando la táctica en busca de la guerra como método, con la cual pretendía en poco tiempo, acabar con las guerrillas si ganaba las elecciones. Una estrategia nada efectiva para el gran capital. Es bueno volver a leer al: “Apóstol, Paladín y Mártir”, como reza la leyenda en su monumento del Parque Nacional de Bogotá, a raíz de su asesinato a achuelazos en las gradas del Capitolio Nacional el 15 de octubre de 1914, donde hizo intervenciones de senador en defensa de la independencia de Cuba, la “Oración por la paz,” (mucho antes que Gaitán 1948) y otras en arduo combate en donde solía enfrentarse a más de sesenta adversarios en aquellos comienzos colombianos del siglo XX.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?