Martes, 23 de julio de 2019. Última actualización: Hoy

Un ojo de la cara

El miércoles 19 diciembre, 2018 a las 11:50 am

Un ojo de la cara

Un ojo de la cara

Un ojo de la cara costó el nuevo presupuesto para la universidad pública, por lo menos los más de cinco billones que comprometió el gobierno, que ojalá los cumpla, porque la metodología serpiana es firmar acuerdos e incumplirlos. Costó el ojo de la cara del estudiante Esteban Mosquera de la universidad del Cauca, por disparo de agentes del ESMAD, una fuerza de seguridad letal al mejor estilo de la Guardia Civil venezolana o de la Policía Nacional de Nicaragua, para estos tiempos; de los carabineros chilenos en tiempo de la dictadura, o de la Gestapo alemana o la NKDV soviética.

Fueron dos meses de resistencia en un movimiento estudiantil consolidado que contó con el respaldo de padres de familia, maestros, sindicatos obreros, indígenas, campesinos y gentes que esporádicamente manifestaron su solidaridad y simpatía con los muchachos que con claridad irrebatible plantearon y se propusieron salvar la universidad pública, y con ello todo el sistema público de la educación en Colombia, aunque no faltó el destemplado que hizo manifestaciones en contra por las redes sociales.

La demora en la solución al problema, que no es la solución ideal, vino de un gobierno timorato, sin liderazgo, con un presidente que no manda ni decide, le encanta la farándula, quiere tapar los conflictos con cantos destemplados de vallenatos, pésima interpretación de la guitarra, busca cantar a dúo con el “filósofo” Maluma o pertenecer a los coros de Carlos Vives sin que lograra su aceptación igual a como le negó que pretendiera ser Alcalde de Santa Marta.

El ojo de Estaban Mosquera queda en la historia, como los ojos de la santa de la visión, la santa de los ciegos: Santa Lucía de Siracusa fue llevada al martirio durante la persecución de Diocleciano a los cristianos; es mostrada con una palma en el hombro signo de fidelidad a Jesucristo y sus ojos en las manos, porque antes del martirio sus verdugos le extrajeron los ojos traspasando su garganta. Ella vaticinó la caída de Diocleciano y del emperador Maximiano. ¿Puede el ojo de Esteban Mosquera predecir la caída de un gobierno ciego, sordo, incapaz, sin norte, donde cada ministro se cree un presidentico, cada congresista del partido de gobierno con capacidad de ordenar y descalificar a todo aquel que difiera del régimen? El tiempo, como juez, lo dirá. La favorabilidad del presidente está por debajo del 29 % (Encuesta Gallup, El Espectador 14 de diciembre de 2018), y no hay señales de que detengan su caída en la aceptación de los colombianos.

No es bronca, mención para quienes con fanatismo guardan esperanzas en el “doctor de quince días de Harvard”. Es la medida a los resultados de su ingobernabilidad, su desazón frente a los problemas nacionales, su miope mirada al contexto internacional con el fanatismo de la señora Cabal que cree todavía en la existencia de la Unión Soviética y que los comunistas se comen a los niños. Es la capacidad de gobernar con un equipo torpe, respaldado por la “cotorra” Valencia, mientras Uribe, el único del CD que sabe que vamos para la mierda, se rasca la cabeza.

********************************

Otras publicaciones de este autor: https://www.proclamadelcauca.com/tema/noticias-proclama-del-cauca/opinion/diogenes-diaz-carabali/

Deja Una Respuesta