Domingo, 24 de octubre de 2021. Última actualización: Hoy

UN CUADRO PARA AZULI

El sábado 19 enero, 2019 a las 9:35 am
UN CUADRO PARA AZULI

(RVQ, pintura, 1992)

UN CUADRO PARA AZULI

UN CUADRO PARA AZULI

Azuli miraba por la ventana de su casita de campo el torrencial aguacero que caía sobre campos y colinas; todo parecía un borrón a través de los vidrios, un episodio desgarrado de tristezas grises. Pero poco a poco vio cómo una sombra se acercaba con paso lento, sin importarle la tremenda lluvia. Tenía sombrero y chaqueta larga, y entonces distinguió al Maestro.

Azuli se apuró a abrir la puerta faltando unos 50 metros para que el Maestro llegara. Pero, extraño, ¡ya no estaba afuera!

«¡Azuli!», llamó una conocida voz atrás; el Maestro estaba sentado en la mecedora de mimbre; tenía el sombrero en las manos, ¡pero él estaba perfectamente seco!

«¡Maestro, usted me va a enloquecer con sus trucos!»

«¡No son trucos, cubo de carne!» El Maestro rió.

«¿Qué dijo?» (Azuli se sorprendió por la expresión.)

«¡Todavía no te has dado cuenta!», respondió el Maestro… «Eres como una piedra cúbica; por seis lados tu luz irradia hacia afuera…»

«¡De qué habla, Maestro!»

«Por seis lados la Consciencia ilumina el mundo externo: un lado mira, otro oye, otro huele, otro gusta, otro toca y siente las cosas… y el sexto es el pensamiento, la mente, la quinta esencia de los otros cinco».

«La piedra cúbica… Eso me recuerda una expresión de los cabalistas», dijo Azuli en voz baja.

«Piensa lo que quieras», respondió el Maestro. «Lo importante es darte cuenta de cómo tu cuerpo no es más que Consciencia entre las alteridades de un mundo que no es distinto de ti mismo. Todo es la Gran Unidad, luz sensible-inteligible en forma de todas las maravillas de este Universo Mundo, y sin ti no existe ese mundo».

«¿Sin mí no existe el…? Pero no terminó de contestar, ¡y el Maestro se esfumó lentamente ante la vista de Azuli!

La fuerte lluvia persistía, y la conocida voz dijo:

«Allí te dejo un cuadro; está firmado por un tal RVQ, firma insignificante de un pintor desconocido. Y no trates de entenderlo, sólo contémplalo, míralo por ratos… Quizás así logres darte cuenta de que tu ser es únicamente Consciencia, Conocimiento…»

Una pintura estaba colgada en un ángulo de la sala.

La mecedora y el piso debajo de ella estaban emparamados.

**RVQ**

***********************************

Otras publicaciones de este autor: https://www.proclamadelcauca.com/tema/noticias-proclama-del-cauca/opinion/rodrigo-valencia-quijano/

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?