Viernes, 6 de diciembre de 2019. Última actualización: Hoy

TODOS A UNA POR EL CONTROL DE LAS REGALÍAS

El miércoles 21 enero, 2015 a las 10:37 am

El Gobernador del Cauca obtiene el apoyo de los parlamentarios liberales…

Tito

Por Fernando Dorado G.

Los congresistas liberales caucanos que conformaban la “convergencia parlamentaria” finalmente mostraron su verdadera catadura. Abandonaron la iniciativa que en gran medida ayudamos a conformar en las elecciones presidenciales pasadas que tenía la intención de impulsar nuevas formas de hacer política en la región. Se echaron atrás. Se volvieron a unir con los gamonales históricos del Cauca. Decidieron entrar en la coalición que ha organizado el Gobernador Ortega para repartirse las regalías y controlar el poder regional y local.

Luis Fernando Velasco Chávez, Crisanto Piso Mazabuel y Carlos Julio Bonilla Soto no fueron capaces de seguir la senda que les trazó el pueblo caucano en las pasadas elecciones parlamentarias de marzo de 2014. Los ciudadanos caucanos – en su gran mayoría – les dieron la orden perentoria de acabar de derrotar a los politiqueros históricos de la región (Jesús Ignacio García Valencia, José Darío Salazar y Aurelio Iragorri) y de construir nuevas formas de acción política y de administrar los recursos públicos con transparencia. Pero no fueron capaces.

El acuerdo con el Gobernador es apoyar su candidato. Mientras “Tito” y sus aliados se quedan con la administración departamental para hacerse elegir senador en 2018, los demás políticos se reparten las principales alcaldías del departamento, entre ellas las de Popayán y Santander de Quilichao. Negocian y trastean los votos de la gente igual que en el pasado cargaban a los campesinos en camiones para votar por el candidato señalado por el gran hacendado terrateniente. No se guardan ni las apariencias. Te doy esto, tú me das aquello. ¡Todos a una por el control y disfrute de las regalías!

En ese proceso han quedado damnificados dos parlamentarios – John Jairo Cárdenas Morán y Oscar Ospina –, que por diferentes motivos no se sumaron a la poderosa coalición conformada desde el gobierno departamental por el habilidoso Gobernador “Tito”. Éste nos hace recordar a Víctor Mosquera Chaux por la minuciosidad y destreza que demuestra a la hora de asegurar fidelidades con base en la repartición de puestos burocráticos y el tráfico de influencias. Al fin y al cabo es de la misma escuela y no traiciona sus herencias.

De alguna manera también es golpeada la dirigencia burocrática del movimiento indígena (CRIC y MAIS) quienes quedan en medio y en absoluta minoría dentro ese bloque político tradicional que recoge al grueso de quienes representan los intereses de sus enemigos históricos. La tragedia de esa burocracia indígena es que depende totalmente de los recursos de las transferencias para la salud y educación, y le va a quedar difícil – casi imposible – renunciar a la comodidad del “poder”. Es claro que durante el actual gobierno de Ortega Narváez lo único que han hecho es pelechar, aprovechar el aval y respaldo dado al actual Gobernador y, obtener con su apoyo, la aprobación de los “decretos autonómicos”.

Lo interesante del momento político es que todos los politiqueros, clientelistas y burócratas se han puesto en la mira del pueblo y de la ciudadanía caucana. Casi como en una gran vitrina han puesto en exposición sus apetencias e intereses banales y prosaicos. Están a la vista de todos y se observa con toda claridad quien va por qué, por cuanto y de qué manera.

Frente a tamaña afrenta que se le hace al pueblo caucano deberá surgir desde lo profundo de las fuerzas democráticas y populares que se expresaron en las elecciones presidenciales pasadas, la reacción de quienes ya se han manifestado en anteriores ocasiones. Ya aparecerán los líderes y dirigentes que desde posiciones éticas y cristalinas le salgan al paso a este acuerdo burocrático y clientelista de marca mayor.

Lo que no se debe es entrar en pánico y desesperación. Que la soledad de los parlamentarios que han quedado por fuera de esa coalición no los lleve a aliarse con candidatos que desde pasados oscuros, escenarios mafiosos y con recursos de dudosa procedencia, van por el mismo botín (las regalías) pero, por el camino de asaltar el presupuesto público cargados de maletas de dinero bañado con sangre. ¡Ese no es el camino! Es como tratar la enfermedad matando al paciente.

La situación que se ha creado es óptima para que nuevas fuerzas sociales y liderazgos construidos en el área de la gestión privada, la empresa comunitaria y cooperativa, la academia y la actividad científica, el ámbito cultural y ecológico, que se vienen incubando en nuestra sociedad caucana, aparezcan sin ningún temor para derrotar una vez más los apetitos desbordados de políticos indecentes y corruptos que creen que son los dueños de los votos de la gente y de los presupuestos de los municipios y del departamento.

Así como en el reciente pasado apoyamos los tímidos pasos que estaban dando los congresistas al conformar la “convergencia parlamentaria”, de la misma forma y con mucha más intensidad haremos todo lo posible para derrotarlos en sus intenciones de convertir los recursos de las regalías en soporte de aspiraciones de tipo personal y grupista. Son derrotables y los derrotaremos… ¡Que no quepa duda!

Deja Una Respuesta