Martes, 13 de abril de 2021. Última actualización: Hoy

Todo está fríamente calculado

El sábado 6 marzo, 2021 a las 2:39 pm
Todo está fríamente calculado

Todo está fríamente calculado

Gabriel Jaimes Durán, el “espectáculo más vergonzoso en la historia de la Fiscalía General de la Nación”: senador Cepeda.

Todo está fríamente calculado

Los ciudadanos interesados en conocer cómo es que funciona el Estado colombiano saben que la Fiscalía es una entidad que, de hecho, ha sido despojada de sus competencias constitucionales y re-diseñada por los amigos del gobierno que pusieron allí, para que actúe casi que exclusivamente como entidad defensora del expresidente, exsenador y expresidiario Álvaro Uribe, ya que no pudieron hacer lo mismo en las altas cortes, en especial con la Suprema de Justicia.

Lo mismo puede estar ocurriendo con la Procuraduría y la Contraloría porque son entes de control adecuados al servicio personal de quien hace nombrar a sus directivos en los respectivos cargos. Esas entidades, según algunos voceros de la opinión pública, parecen extensiones o sedes de eso que, paradójicamente, llaman “Centro Democrático”. Para eso es el poder, han dicho con desfachatez y cinismo.

Por lo anterior, aunque es un desafío a la lógica y al sentido común, nada extrañó la petición del fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia, Gabriel Jaimes Durán, de precluir el proceso contra aquel expresidente, investigado por soborno y fraude procesal. Pero solo en este caso, que es aislado de la serie de investigaciones que se le adelantan por otros crímenes.

Sin embargo, la decisión de Jaimes Durán, como estaba previsto, responde a la estrategia prediseñada de quitarle la competencia a la Corte Suprema para trasladarla a la Fiscalía cuando Uribe, seguro del compromiso de sus amigos que lo investigarían desde la Fiscalía, prefirió renunciar a su curul en el Senado en agosto de 2020.

La diferencia perentoria entre la investigación de la Corte y la de la Fiscalía, apunta a la responsabilidad del expresidente, contra quien aquella incluso dictó orden de detención domiciliaria. Uribe estuvo arrestado durante 67 días. Por esta razón prefirió renunciar a su silla en el Congreso y el caso pasó a manos de la Fiscalía. El sabe que aún como simple ciudadano, mantiene el poder de sometimiento sobre sus subalternos.

Entonces, le entregaron el proceso a su amigo Jaimes, quien hizo la tarea: concluyó que «varias de las conductas por las cuales se vinculó jurídicamente (a Uribe) no tienen la característica de delito, y otras que sí lo son no se le pueden atribuir como autor o partícipe». Por eso pidió la preclusión.

Esto significa que sí hubo delito, pero que no es Uribe el responsable. Es decir, como siempre, que seguirá siendo “inocente” para sus amigos, y en consecuencia, quienes deberán ir a la cárcel por él, en este caso, serían el abogado Diego Cadena y el representante Álvaro Hernán Prada.

En iguales circunstancias han ido a la cárcel y han sido condenados por los delitos que ha promovido Uribe, y a pesar de ello le siguen guardando la espalda: Andrés Felipe Arias, el general (r.) Flavio Buitrago, el general (r.) Mauricio Santoyo, María del Pilar Hurtado, Bernardo Moreno, Jorge Noguera, Diego Palacio, y otros, además de los que seguirán cayendo. Ya se sabe que Gabriel Jaimes Durán, el escogido por el fiscal Francisco Barbosa para “investigar” a Uribe, será denunciado por prevaricato.

Senador Iván Cepeda y el proceso

En estas condiciones, el senador Iván Cepeda, contraparte en la investigación, dijo que la petición de preclusión en favor de Uribe “equivale a un cínico desconocimiento de la realidad procesal en la que figuran, entre muchos otros elementos, la circunstancia de que el representante Álvaro Hernán Prada y el abogado de reconocidos narcotraficantes Diego Cadena están, el uno ad-portas de un juicio y el otro siendo ya enjuiciado”.

Como se recordará, este proceso inició en el año 2012 cuando Uribe denunció al senador Iván Cepeda precisamente por supuesta manipulación de testigos. De manera puntual, lo acusó de ir a las cárceles del país buscando declaraciones en su contra.

Pero casi dos años después, en septiembre de 2014, Cepeda hizo un debate en el Congreso de la República y presentó el testimonio del exparamilitar del Bloque Metro Juan Guillermo Monsalve, quien le narró a Cepeda, y después a la justicia, que en la Hacienda Guacharacas, de propiedad de la familia del expresidente, se habrían promovido grupos de autodefensa a mediados de los años 90.

En concreto, señaló a Álvaro Uribe, a su hermano Santiago Uribe -enjuiciado por el caso de Los Doce Apóstoles-, al ganadero Juan Guillermo Villegas y a Santiago Gallón Henao de patrocinar a estos grupos ilegales.

Tras seis años de investigación, en febrero de 2018, la Corte Suprema de Justicia determinó que Iván Cepeda no manipuló a testigo alguno y, en cambio, sí halló evidencias de que la defensa del expresidente Uribe había recurrido a esas prácticas para enlodar a su contradictor político. Por estos hechos, Cadena fue imputado por la Fiscalía por el delito de soborno y se encuentra en detención domiciliaria.

¿Qué sigue?

En adelante, la juez 28 de conocimiento, Carmen Helena Ortiz, quien fue asignada luego de que la Fiscalía radicara la solicitud para cerrar el proceso en el Centro de Servicios Judiciales de Paloquemao, se verá enfrentada a dos caminos: aceptar la preclusión del caso o continuar con la investigación contra Uribe y, eventualmente llamar a juzgamiento.

Cualquiera que sea su determinación (que no es un fallo), es casi un hecho que habrá un nuevo tiempo en el Tribunal de Bogotá e, inclusive, podría el proceso regresar a la Sala Penal de la Corte Suprema.

Reacciones

Durante una rueda de prensa virtual, Iván Cepeda manifestó que la historia política del exsenador Uribe terminaría “entre falsedades”, haciendo referencia a los casos de falsos testigos, falsos positivos y lo que él llamó “falsa preclusión”.

En seguida, Cepeda se dirigió directamente a Álvaro Uribe: “Triste historia la suya. Al final de su vida pública ha intentado torcer y mancillar, por todos los medios, la justicia; pero eso ha sido inútil, el país sabe de su culpabilidad, la juventud del país conoce su verdadero rostro. Para usted no habrá luz al final del túnel”, dijo el senador del Polo Democrático.

Iván Cepeda anunció que denunciará al fiscal Jaimes por “prevaricato por acción y omisión”, pues según el senador, el fiscal fue “defensor y prácticamente abogado” de Uribe. Agregó que la decisión de Jaimes fue el “espectáculo más vergonzoso en la historia de la Fiscalía General de la Nación”, y señaló que continuará peleando.

La denuncia anunciada, según Cepeda, se basa en que Jaimes Durán «ha pretendido invalidar, de facto, lo actuado por la Sala Especial de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia, al repetir la práctica de pruebas; retrotrayendo el proceso, a fases superadas por ese Alto Tribunal; beneficiando con estas irregularidades a la parte imputada del proceso, el exsenador Álvaro Uribe».

Mientras tanto, para los abogados de Uribe, Jaime Granados y Jaime Lombana, en este proceso, como en todos los casos que le investigan, volvieron a argumentar que «ha sido una clásica persecución política».

El exfiscal Eduardo Montealegre, otra de las víctimas de caso, aseguró el viernes pasado que Jaimes solo aprobó las pruebas que beneficiaban a Uribe: «Jaimes se convirtió en abogado de facto de Uribe, desconoció más de 30 elementos probatorio e incurrió en prevaricato».

Es más, Montealegre dijo a la W Radio que “el fiscal Barbosa está dirigiendo a la Fiscalía, pero el que da las órdenes es el exsenador. Barbosa sigue las instrucciones desde el Ubérrimo, y ni qué decir de Jaimes”, concluyó en el espacio radial.

Por su parte, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, aseguró enfática en Twitter: “Para eso usan y abusan del poder, para tener impunidad garantizada”. Completó su criterio con la frase: “Colombia no se rendirá” ante el uribismo y “lo derrotará en las urnas”, agregando que “El cambio es imparable”.

En el diario El Espectador, la periodista Cecilia Orozco Tascón, publicó la columna Inocente: comuníquese y cúmplase, en la cual opina que: “En Colombia no veremos la condena a un exmandatario. Por lo menos, no en esta generación ni en la próxima a la que ya le tienen listos sus presidentes que serán “elegidos” entre los hijos de los que hoy están siendo procesados…” y concluye: “…no nos hagamos ilusiones de justicia justa: con Monsalve o sin Monsalve, Uribe Vélez será absuelto por Jaimes-Barbosa-Duque”. Y concluyo yo: nunca por el Poder Judicial que manipulan.

**************************

Otras publicaciones de este autor:

Alfonso J Luna Geller
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?