ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Miércoles, 10 de agosto de 2022. Última actualización: Hoy

¿Tienes inteligencia fluida o cristalizada?

El lunes 13 junio, 2022 a las 9:42 am

Analiza: ¿Tienes inteligencia fluida o cristalizada?

Mauricio Salgado Castilla

John Williams tocó, con su batuta de madera, el atril para darle paso a la partitura de La guerra de las galaxias. Los 70 músicos de la Orquesta Sinfónica de Londres reaccionaron a estos sencillos golpes; la atención de ellos se fijó en este genial compositor de películas como E.T., el extraterrestre; La guerra de las galaxias; El señor de los Anillos o Harry Potter. Corría el año 1977 y, por primera vez en la historia, sonó la música que ha acompañado cuatro décadas al último caballero jedi, Luke Skywalker; a la princesa Leia, y al más temible villano de las galaxias, Darth Vader.

Al terminar, los mismos músicos integrantes de la Orquesta Sinfónica de Londres sonrieron y se abrazaron emocionados, sensación que han compartido millones de seguidores en todos los continentes. Con solo escuchar algunos acordes es suficiente para estar en medio de los combates con sables de luz, donde la fuerza, más que el láser, es lo que le da poder a los jedis.

Son muchas las ocasiones en las que no se siente la fuerza: cuando llega la carta de despido laboral o de jubilación, tras el rompimiento con la pareja o una discusión con un hijo. Una sensación de impotencia cubre los pensamientos ante el maltrato de un profesor, un compañero o un jefe; en esos momentos, las esperanzas desaparecen, la fuerza se siente lejos, casi imperceptible.

En estos escritos ya se ha comentado que los seres humanos somos, en primer lugar, emocionales y, en segundo lugar, racionales. Por eso, somos capaces de llorar ante una escena triste, en medio de una canción o ante una imagen desoladora de la guerra; pero, asimismo, somos capaces de quedarnos maravillados al ver una pintura de alguien que hace siglos ya no está o reír hasta más no poder al escuchar la risa de un bebé.

No se tiene que ser experto musical, crítico de arte o participante del Festival de Cine de Venecia para vibrar; es algo que se hace de manera automática. Aun cuando el cerebro enfrenta enfermedades como el Alzheimer, donde las conexiones neuronales se rompen, al escuchar cierta música se conectan las neuronas que se niegan a seguir trabajando juntas. De esta manera, se logran atrapar nuevamente esos fragmentos de recuerdo. Y todo gracias a un par de notas musicales.

No obstante, hay momentos donde las emociones no nos ayudan. Las emociones negativas nos hacen ver un mundo oscuro y un futuro incierto; también, aparecen palabras como desconcierto, melancolía, tristeza, depresión o miedo. Esto ocasiona una parálisis en el proceso cerebral a la hora de crear nuevas ideas, buscar soluciones o enfrentar eficientemente los cambios. Así, se puede terminar en el fondo de un pozo oscuro.

La vida es sinónimo de cambio. El mismo día y la noche diaria es un recuerdo permanente de ello, pero rara vez nos preparamos para esto. La pandemia obligó, en cuestión de horas, a cambiar los hábitos como ir al trabajo o al colegio. Ahora se sabe que lo único seguro es el cambio.

La actitud hacia lo nuevo determina, en gran medida, el estado de bienestar. Si la fecha para entregar un trabajo o un proyecto se acorta, si las circunstancias de la vida cambian y, aun así, se tiene la capacidad de adaptarse, de ser flexible, lo que implica lograr maximizar las oportunidades mientras se minimizan los riesgos, entonces se puede decir que una persona posee inteligencia fluida.

Hay personas reconocidas por su inteligencia, sus conocimientos o títulos que, ante cambios como el retiro laboral o la llegada de la edad de jubilación, se quedan estáticos, añorando el pasado y diciendo, con frecuencia, que todo tiempo pasado fue mejor. De esta manera, se quedan en un círculo vicioso en el que usan su inteligencia para justificar su estancamiento. Estas personas tienen inteligencia cristalizada, más no fluida. 

El psicólogo británico Raymond Cattell, que trabajó en la Universidad de Harvard, fue el primero en hablar de los conceptos de la inteligencia cristalizada y fluida. Estas dos inteligencias se refieren a distintas habilidades, pero a la vez se encuentran relacionadas entre ellas. Por eso, es sensacional si se tienen las dos.

La inteligencia cristalizada se relaciona con los conocimientos, capacidades y estrategias que conforman el grado de desarrollo cognitivo alcanzado por la historia de aprendizaje de una persona. Esta inteligencia depende en alto grado de lo que se ha aprendido y experimentado en el contexto cultural en el que uno vive y se relaciona.

La inteligencia fluida o líquida comprende los procesos mentales que se usan para resolver problemas nuevos sin conocimiento previo. Es la capacidad de analizar nuevos retos, aplicar el razonamiento lógico, identificar, relacionar, resolver y extrapolar conceptos.

La vida se puede detener para aquellas personas que dedicaron su vida al trabajo, no solo horas estando sentados en una oficina, sino poniendo toda su capacidad intelectual, dedicación, conocimientos y experiencia al servicio de una organización que, de la noche a la mañana, deja de existir, a través de una carta. Es lo mismo que le pasa a un marinero en un naufragio. Seguramente, en su buque enfrentó varias tormentas y llegó airoso a varios puertos; ahora simplemente está con un pequeño salvavidas que lo mantiene a flote, pero ya ni siquiera tiene la capacidad de surcar el mar, no encuentra un rumbo o un faro que lo guíe. Toda su inteligencia es cristalizada, no tiene inteligencia fluida.

En las películas, como en la saga de La guerra de las galaxias, todo cambia, pero no hay tiempo para sentirse un náufrago. Hay que enfrentar los nuevos retos, por inmensos que parecen; todos los protagonistas usan la inteligencia fluida, pero, ¿dónde la consiguieron?

De acuerdo con la actitud ante los cambios que afectan la vida personal o la laboral, se determina si se tiene inteligencia fluida o no. ¿Se queda lamentándose o empieza a explorar qué puede hacer? Los conocimientos y experiencia son una base sólida, pero no debe ser un ancla que lo amarre a un sitio, a una persona o una situación.

No es usual desarrollar la inteligencia fluida. En los procesos educativos no se propicia. El sistema educativo está diseñado para resolver problemas donde todas las variables se conocen y solo hay una respuesta. Tal es el caso de la interpretación de una novela o una obra de arte, puesto que se espera que sea como la del maestro.

Específicamente muchas de las personas que pierden un ser querido o su trabajo no usan su inteligencia fluida o ágil. Es ahí donde la Corporación de la Microempresa sirve de complemento a la inteligencia cristalizada de las personas.

Sin importar lo compleja que sea la tarea o el proyecto, siempre se inicia con un primer paso. En el caso de las personas que han perdido a alguien, se puede empezar por encontrar un complemento que lo acompañe a conseguir y estructurar una nueva forma de vivir, una nueva forma de ver el mundo, de relacionarse con otras personas. Si es un emprendedor o empresario, la inteligencia fluida está relacionada con el pensamiento estratégico y este no es fácil de tener.

Por todo esto, la Corporación de la Microempresa ha creado una serie de acompañamientos para que estos procesos de transición sean una oportunidad, sin importar la edad o, específicamente, cuando se cree que ya nadie le va a dar trabajo.

Trabajar es una forma de vida. Que una persona de alguna manera tenga asegurado su vivir no quiere decir que no quiera o no necesite trabajar. En muchas ocasiones se tiene miedo a dar unos pasos y eso hace que sea preferible quedarse es la inmovilidad, quedarse de náufrago, no se quiere vivir la película, pues no se siente que la fuerza lo acompaña.

¿Listo para que la fuerza te acompañe?

******************************************************

Lee otros artículos de opinión de este columnista aquí:

Mauricio Salgado Castilla
Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?