Martes, 17 de septiembre de 2019. Última actualización: Hoy

Tiempo de reflexión y de decisiones

El sábado 10 agosto, 2019 a las 11:37 am

Tiempo de reflexión y de decisiones

Tiempo de reflexión y de decisiones

“Si no se tiene capacidad para comprender y respetar la diversidad étnica, Gustavo Wilches, como autor de la letra del el Himno del Cauca, debe modificar sus estrofas, porque será imposible hacer Territorio”.

Las circunstancias que mueven la opinión en el Cauca de hoy, son de por si demasiado interesantes por los efectos que tendrán en el inmediato futuro. Conforman el clamor que se expresó en las tres últimas elecciones en el departamento: 320 mil votos lo fueron por Colombia Humana y 150 mil por el Centro Democrático. No aparecieron los partidos tradicionales.

No son decisiones espontáneas, es la conciencia individual que ha venido concretando una conciencia colectiva, que responde a la necesidad de crear nuevas condiciones para afianzar el desarrollo de la región a partir de otras estructuras en los sectores productivos, modificando las realidades absurdas que han afectado el crecimiento económico del Cauca.

Se debe actualizar el diagnóstico económico-social para evitar que se señale como culpables a sectores con cuyo sacrificio se conserva la real riqueza del Cauca, como lo es el agua, y en general, el medio ambiente y mostrar cómo otros han afectado con sus acciones no muy claras, entidades que debían ser parte del patrimonio e instrumentos de desarrollo del Cauca.

¿Acaso no son los minifundistas cafeteros los que sostienen la economía de 32 municipios del departamento? ¿Y no son esas diminutas economías campesinas de pancoger las que surten los mercados locales? ¿Y no han sido ancestralmente movimientos campesinos como el CIMA, los que sembraron la semilla de la protección del Macizo Colombiano?

La industria azucarera se mueve por los once mil trabajadores vinculados al cultivo y transformación de la caña. ¿Y acaso los triunfos deportivos que tanto venden la imagen del país, y alimentan el patriotismo como instrumento ideológico del Estado, no han sido en su mayoría afro caucanos? ¿Y el arte y la música y la marimba y la poesía y la pintura no han nacido de esas canteras culturales?

Advertencia para quienes se atreven hoy a negar la capacidad de algunos candidatos por el solo hecho de representar a etnias diversas.

¿No sería mejor la pregunta: ¿y algunos blanquitos cuánto daño han hecho? ¿Y cómo han sido de sonoros los silencios y borrosas las responsabilidades?

Ya habrá tiempo de evaluar las razones que han afectado a la población caucana de manera tan grave para que la entidad de estadísticas del Gobierno nacional, el DANE, indique los peligrosos niveles de pobreza que afectan a más del 50 % de la población, entre ellos la corrupción de todos los tiempos.

Por estas y muchas razones que se esconden en el laberinto de las mezquindades, con las cuales se ha hecho tanto daño, es por lo que no hacemos parte del nivel de crecimiento nacional. Por lo tanto, solo repetir la canalización consciente de la opinión del Cauca puede sacarnos de los vergonzosos puestos de atraso socio-económico que hoy ultrajan.

Es el tiempo de la reflexión, de las asociaciones ciudadanas, de la vida, del aire, del agua, de la participación de los ciudadanos que nunca tuvieron tan siquiera el sueño de ser parte de las decisiones.

Los partidos políticos no han podido innovarse, pocos jóvenes quieren vincularse a sus organizaciones, tienen la duda de terminar siendo sujetos útiles para reproducir las formas amarradas del poder, bien valdría una catedra de Lug Boltanski y de Eve Chapello, para percibir la fuerza inexorable que empuja los cambios de hoy.

Esta semana en Popayán, el analista español Yago Bermejo Abati exponía sobre las razones del porqué la gente entiende que los partidos ya no los representa. Es el tema de la película La democracia perdida, para que se entienda que no son solo fenómenos locales, de pronto si más agudos que en otros lugares, pero que corresponden al efecto de la historia sobre la formación del futuro, por la lucha del hombre por su proyecto de vida.

Como los esquemas utilizados han llevado al fracaso, es necesario modificar las maneras de conformación de los poderes; no es otra la razón de por qué en el Cauca hay una opinión definida que dará paso a que sean las organizaciones de los ciudadanos las que construyan un territorio.

Para que quienes tienen posibilidades en realidad las disfruten y los otros las alcancen, Vamos Cauca.

*******************************************

Otras publicaciones de este autor: CLIC AQUÍ

Deja Una Respuesta