ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 12 de diciembre de 2019. Última actualización: Hoy

“Tengo un familiar que vota a Uribe (y su títere). ¿Qué puedo hacer?”

El jueves 12 junio, 2014 a las 3:18 pm

Por Juan Camilo Cano

Estimado Juan Camilo:

Tengo un familiar que siempre que puede vota por Uribe. La primera vez me pareció más o menos lógico, porque el tipo prometía acabar con la guerrilla que se adueñó de medio país por culpa del pendejo de Pastrana. Pero después de todos los escándalos de corrupción, los espionajes, los falsos positivos y todas las mentiras y prepotencia, mi pariente sigue ahí empeñado en votar por Uribe (con su títere). Yo le tengo mucho cariño y sé que es una persona inteligente, pero aunque uno le habla y le explica las cosas, no acepta razones y está ahí embobado con Uribe como si fuera el mesías.

¿Qué puedo hacer?

Atte: Votante Desesperada

Querida Votante Desesperada:

Antes que nada, quiero decirte que no estás sola. Tu situación la comparten cientos de miles de colombianos. Todos tenemos algún pariente, amigo, conocido o compañero de trabajo que sigue votando por Uribe (y que ahora pretende hacerlo por su títere).

La razón es muy simple: durante ocho años, el uribismo estuvo regalando contraticos, poniendo amigos en puestos de poder, recompensando a sus aliados y hundiendo a los enemigos. Fueron ocho años de propaganda pagada por el gobierno para ocultar las mentiras, los crímenes, las manipulaciones y los chanchullos, y así venderse como el salvador de la patria. No digo que tu familiar esté untado por esa corrupción que era tan normal en el pasado gobierno, pero seguro que se tragó todas las historias que vendían Uribe y sus secuaces para justificar lo que hacía mal, lo que dejaba de hacer, y lo que hacía peor.

La propaganda de Uribe es muy efectiva, como suele pasar con los regímenes totalitarios y absolutistas, basados en la figura de un líder salvador. Mucha gente normal y corriente se comió el cuento, y si a esa masa inconsciente y desinformada le sumas los fanáticos convencidos y los que se beneficiaron con el gobierno de Uribe, entiendes que él (con su títere) siga teniendo millones de votos.

El títere de UribeMe preguntas qué se puede hacer: lo más importante es que no discutas con esa persona ni le lleves la contraria. Cuando alguien tiene una creencia irracional muy arraigada, es muy difícil sacarla de ahí. Como la gente que cree en los OVNIs, en la brujería o en los poderes de las pirámides de cuarzo, los que creen en que Uribe va a salvar el país son capaces de rechazar todos los argumentos en contra para justificar su fe. Es como los que todavía adoran a Chávez después de muerto, aunque no tengan ni pan para comer.

Así que si quieres intentar el difícil camino de convencer a esa persona, no le digas que está equivocada, sino que intenta que encuentre por sí misma sus errores. Pregúntale, por ejemplo, cómo cree que va a conseguir Uribe (con su títere) acabar por completo con la guerrilla sin proceso de paz. Explícale que Uribe lo hizo muy bien debilitando las Farc hasta que estuvieron listas para negociar, pero que es imposible acabar con la guerrilla usando la violencia. Coméntale que Estados Unidos, con todo su poder armamentístico y militar, se ha enfrentado a las guerrillas de medio mundo -desde Vietnam hasta Centroamérica-, y no ha sido capaz de exterminar ni una sola. Ponle el ejemplo de Afganistán: los terroristas más temidos del mundo siguen activos pese a toda la ayuda de las Naciones Unidas. Mataron a Osama, como a Tirofijo, y ahí siguen.

Recuérdale a esa persona que hay muchas cosas que Uribe hizo mal y que nadie quiere que se repitan ahora que ha decidido volver a la política y montar un títere para que ponga la cara por él: los escándalos de Agro Ingreso Seguro, el montón de pobres muchachos que se murieron con los falsos positivos, las chuzadas del DAS a jueces, periodistas y enemigos de Uribe, los chanchullos que hizo para volverse a elegir y reelegir, los vínculos con los paramilitares, el TLC… la política del “todo vale”, el desprecio a quienes piensan distinto, las amistades cercanas con delincuentes y mafiosos, las amenazas a sindicatos y partidos de izquierda, la mentira descarada como forma de gobierno.

Y si nada de esto surte efecto, espera unos años. Porque si Uribe (con su títere) vuelve a ganar, volveremos a la guerra, el desprecio a la justicia, la desigualdad entre ricos y pobres, la corrupción, la pobreza en el campo y la politiquería en estado puro. Para ese momento, ya será tarde para el país y para todos los que no somos cercanos a Uribe, pero podrás ver cómo acepta que tenías razón. O puede que ni siquiera así lo haga, porque es lo que les pasa a los fanáticos: son capaces de suicidarse si los convence su líder.

*************************

Publicación original en:

http://blogs.eltiempo.com/de-canas-por-madrid/

También te puede interesar
Deja Una Respuesta