ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Sábado, 2 de julio de 2022. Última actualización: Hoy

Tenemos que construir “paz política”

El sábado 5 marzo, 2022 a las 9:27 am
Tenemos que construir “paz política”

Tenemos que construir “paz política”: Alejandro Gaviria

Cámaras y fotografías: David Luna, gerente Proclama del Cauca y Valle

Alejandro Gaviria Uribe, economista, ingeniero civil, escritor, académico, exministro de Salud, exrector de la Universidad de los Andes, estuvo de visita en Santander de Quilichao el pasado miércoles, donde declaró su agradecimiento a esta población pues su proyecto político tuvo origen en esta región.

En esta ciudad recordó junto con su esposa, Carolina Soto Losada, que fue el pueblo quilichagueño, especialmente la juventud de esta ciudad nortecaucana, quienes lo presionaron para que dimitiera de la Rectoría de la U. y asumiera como candidato a la Presidencia.

El 27 de agosto de 2021, Gaviria anunció oficialmente sus intenciones de aspirar a la Presidencia de Colombia como candidato independiente y solo hasta finales de noviembre se concretó su llegada a la Coalición Centro Esperanza. Luego, oficializó su candidatura a través de firmas, bajo el lema «Hagamos la diferencia«.

Tenemos que construir la “paz política”

Gaviria, quien es precandidato a la Presidencia de la República, participará en la consulta que se hará el próximo 13 de marzo a nombre de la Coalición Centro Esperanza.

Tenemos que construir la “paz política”

Alejandro Gaviria aseguró que está concentrado en ganar la consulta del 13 de marzo, y en el diálogo sostenido con Proclama del Cauca y Valle, como respuesta a las numerosas críticas por haber sostenido diálogos con otros dirigentes políticos de diferentes partidos, dijo que Colombia necesita honestidad y confianza.
Dejar de dividir entre buenos y malos.
Necesita un centro progresista, insistiendo en la urgencia de construir lo que él denominó la paz política, para que la democracia colombiana sea incluyente y pluralista.

Durante el acto público Gaviria planteó una defensa de la democracia liberal en tiempos de perplejidad y desconfianza, y presentó un resumen de su ideario sobre la libertad, el cambio social, la política y el papel del Estado.

Alejandro Gaviria ratificó algunas de sus ideas:

  • El cambio social no es cuestión de todo o nada. No consiste en sustituir un modelo corrupto que ya no puede mejorarse por otro perfecto que ya no habría que mejorar.
  • Para resolver los problemas de la sociedad, uno debe primero tratar de entenderlos a fondo. La improvisación carismática no puede sustituir al conocimiento práctico.
  • La demagogia menoscaba un bien público primordial: la confianza en las instituciones.
  • La libertad de pensamiento y expresión, así como el derecho a disentir, incluso a través de la protesta reiterada, son la esencia de la democracia liberal. La estigmatización y la xenofobia no tienen cabida en una sociedad decente. Las medidas que cobijan a grupos o poblaciones que han sido objeto de discriminación, opresión y exclusión son una conquista social irrenunciable y conducen a una sociedad más justa.
  • Los derechos a morir dignamente y a la interrupción voluntaria del embarazo deben protegerse, tal como lo ha señalado, en una jurisprudencia reiterativa, la Corte Constitucional. Los valores religiosos son respetables, pero no deben ser impuestos a quienes no los comparten. El pluralismo religioso y la libertad de culto son condiciones necesarias para la plena libertad de pensamiento y expresión.
  • El uso de drogas debe descriminalizarse. El paradigma prohibicionista fracasó. Debe reemplazarse por un enfoque regulatorio que respete los derechos humanos y enfatice la reducción del daño y la prevención (exenta de represiones).
  • La seguridad ciudadana constituye uno de los mayores retos de los próximos años. El castigo es necesario, pero ni el encarcelamiento masivo ni el aumento de las penas ayudarán a enfrentar ese reto. El espíritu de la Constitución de 91, que respondió a una amenaza a la democracia con más democracia, establece un paradigma para las políticas de seguridad.
  • La crisis ambiental es nuestro principal desafío a mediano plazo.
  • El papel redistributivo del Estado es fundamental para la generación de equidad.
  • Cualquier reforma al sistema de salud tiene que fortalecer el derecho a la salud, conservar los avances en cobertura y protección financiera (el mayor logro social de los últimos treinta años), preservar un sistema mixto (público-privado) y reducir las brechas entre las zonas urbanas y rurales y los grupos sociales.
  • La lucha contra la corrupción debe ir más allá de la indignación.
  • La educación es un fin en sí mismo: no solo construye equidad y contribuye a la movilidad social. También nos conecta con el mundo y nos acerca a ese ideal necesario de la vida examinada.
  • El desarrollo rural es clave para la superación definitiva del conflicto:

Aspirar a la presidencia encierra una contradicción. Implica un compromiso con el bienestar colectivo y revela al mismo tiempo una ambición personal por fuera de lo común. Ser consciente de esta contradicción es importante. Ayuda a evitar los mesianismos y nos recuerda la importancia de la autocrítica y el escepticismo.

La pedagogía pública es mi aspiración más grande en esta nueva etapa. Gobernar es educar. Mi objetivo es tratar de construir un país más justo, más decente, más digno y más sostenible. Colombia tiene futuro. Colombia tiene que tener futuro.

(Información más detallada en: https://agaviria.co/blog/)

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?