Jueves, 2 de febrero de 2023. Última actualización: Hoy

SU SANTIDAD EN COLOMBIA

El lunes 13 mayo, 2013 a las 11:34 am
Cabezote Bulevar de los Días

Por Leopoldo de Quevedo y Monroy
Loco-mbiano

procurador

http://viendotv.blogspot.com/2012/12/hechos-y-personajes-que-marcaron-el.html

Habemus duos papas in patria nostra. Uno, el papa pontifex maximus, quien habla ex cathedra, el infalible y terrible procurador. El defensor de los fuertes, de las causas ganadas, el que tiene el poder de las dos espadas que una vez ostentó don Julio II en plena Edad Media. El organizador de matrimonios bien habidos con cena opípara, invitados de terno negro, saco levita, carne de obispo roja y caviar a la orden. Ah, y el otro, el sencillo y simple Francisco que come en la escudilla del hotel del frente ensalada verde y pasta italiana.

Antes se llamaba el representante de quienes no tenían voz ni voto, de la sociedad sin casta, de los pobres y minorías. O sea, de don nadie. Porque esto nunca ha existido en Colombia. Por eso se ha decidido dar todo el esplendor de la figura de Procurador, con bombos y platillos, tocados por el Congreso y las Cortes. Para que todo quede en casa y no molesten los fastidiosos al festín de la burocracia. Ni habrá que hablar de migas que sobren.

Vestido a la moda, – incluso con traje mejor que el presidente -, habla en tono elevado, con majestad y largo alambique. Ante el micrófono su voz tiene la solemnidad de una campana de iglesia cuando toca a muerto y semana santa. Parece que su palabra saliera de un libro de san Atanasio y hubiera que agachar la cabeza porque huele a azucena y flor de iglesia. Ni en la época del atrabiliario monseñor Builes en las peores épocas de laureanismo se había visto tanta virulencia contra quienes no creemos en su jerga medievalesca.

Sus conceptos ya no están sobre el escritorio. Los saben primero los periodistas, su actuación es mediática y con todos los canales abiertos. Está imponiendo la moda de que las providencias no llegan de mano de un ujier o de un primer oficial a la puerta, sino que alguien se entera del contenido de una sanción por boca de un noticiero.

Ha logrado crear un ambiente de misterio y olor a incienso cada que aparece en público. Solo le falta el papamovile y el cortejo de sotanas moradas.

Mas sabemos que la mayoría de sus conceptos no son de obligatorio cumplimiento, como sí lo son las sentencias que él descalifica. Solo valdrá su palabra cuando se ajuste a lo prescrito en la Constitución, ley o el Código Disciplinario en este país que quiso adoptar un modelo de Estado laico, separado de injerencias religiosas. Respetuoso, sí, de las diferencias creencias, mas no por eso, para imponer las propias convicciones aprovechando su cargo.

A otro burro con esa carga, deberemos decir al señor Ordóñez. No nos dejaremos enjalmar sus opiniones, tan válidas y obligantes como las de cualquier ciudadano libre. Opine, diga cuanto se le ocurra según su conciencia, pero no intimide al pueblo crédulo con el báculo de su intransigencia.

Más bien, voltee a mirar bien a los concesionarios, a las multinacionales, a los contratistas, a quienes se llevan nuestras riquezas, arrasan con el erario, contaminan nuestros recursos y desplazan a los habitantes que han vivido ancestralmente junto a minas y ríos. Esfuércese por tratar por igual al pobre y al rico, al congresista y al hombre de la calle, al “normal” y al gay, a la mayoría y a la minoría. Eso será democracia y ser buen servidor público en un Estado Social, de Derecho y Laico.

10-05-13                              11:55 a.m.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?