ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Titulares de hoy:    

Cauca es campeón de los Juegos Comunales Regional Pacífico     ~    

Concejo de Cali dio reconocimiento a Hernando Betancourt por su labor     ~    

Elías Larrahondo: «Este gobierno protege los derechos de las mujeres»     ~    

JAC se elegirán este 28 de noviembre     ~    

Medalla Santiago de Cali – Cruz de Oro para Hernando Betancourt     ~    

A la cárcel presunta cabecilla de columna móvil Dagoberto Ramos     ~    

CRC y ANDI premiaron los mejores proyectos ambientales     ~    

Festival intercultural por la paz y la reconciliación se realiza en Caldono     ~    

El lunes 29: Sorteo Exprés de Lotería del Cauca en Buenaventura     ~    

VOTAR BIEN, VOTAR MAL Y LA ABSTENCIÓN     ~    

‘Proyecto 170’ conmemora los 170 años de abolición de la esclavitud     ~    

Un país donde algunos congresistas se gradúan con plagio     ~    

La Feria de Cali contará con más de 30 eventos gratuitos     ~    

C.C Carrera reduce sus emisiones contaminantes con apoyo de GdO     ~    

Recreación deporte y cultura con Comfacauca     ~    

En circulación Edición #441 de Proclama Cauca y Valle     ~    

CEO reitera su disposición al diálogo para lograr acuerdos en Quilichao     ~    

Por fin la construcción de la doble calzada de la calle 5ta     ~    

Definen nuevas estrategias para garantizarle seguridad a los portejadeños     ~    

Fortalecen sistemas de abastecimiento de agua en Quilichao     ~    

Viernes, 26 de noviembre de 2021. Última actualización: Hoy

El viernes 17 octubre, 2008 a las 12:32 pm

SOUL DE COMPASIÓN POR QUIENES COSECHAN AZÚCAR

colombia.indymedia.org/archives/archive_by_id…

Por Leopoldo de Quevedo y Monroy

Colombiano

leoquevedom@hotmail.com

Esas caras negras relucientes como panteras, de brazos largos y espaldas fuertes, nacieron de la brasa de sol del África sufrida y olvidada. Vinieron a América como una manada de bisontes en los barcos de “negreros” desalmados a dar su sangre y su fuerza al lado del buey y del carbón sobre los surcos de tierra y en los socavones de las minas.

Aunque han pasado más de 700 años y la civilización humana ha avanzado y los derechos humanos transformaron las constituciones de los países, la situación de estos seres de piel sedosa y sonrisa blanca no ha cambiado. Usted los puede ver por entre los kilómetros de cañaduzales de Palmira, de Candelaria, de Florida, La Paila, Corinto y Puerto Tejada o subiendo al bus en chanclas y los pies ajados, con sombrero de paja, pantalón raído hasta las pantorrillas, machete al cinto y con su tristeza al hombro.

Su paso es cansino y en su rostro se adivina el sufrimiento. No llevan cadenas ni sus brazos están marcados con el hierro de otros días. Pero tampoco en su bolso llevan un contrato generoso que certifique el cansancio de su oficio y el reconocimiento del indolente amo que le usa pero ignora su calidad de ser humano e integrante de una familia colombiana.

En los enormes latifundios de caña bien peinada e irrigada, atravesada por largos trenes con el fruto dulce, no se ven palenques con casas dignas para ellos. Sólo son para ingenieros y oficinistas con escritorio. Ellos serán siempre el rezago del esclavo castigado por el látigo y el liberto del señor feudal con vestido Armani. Sus compañeros son la lluvia en el invierno, el sol a medio día y la soledad en los latifundios inclementes. Su lengua está reseca de tanto rogar por un aumento y una paga que mitigue su Destino aún no redento.

¿Qué son víctimas de oscuros infiltrados? A fuer que sí, porque la pobreza y la injusticia en medio de tanta riqueza es un caldo de cultivo del resentimiento. Los “corteros” no tienen a un gobierno que los proteja, no tienen un hospital que los cure en sus cortadas, pero sí una boca que los culpe de acoger al insurgente.

¿Quién hablará bien de estos colombianos a quienes se les llama con el infame nombre que le dan a quien trabaja recogiendo grano a grano el azúcar para la mesa de Epulón? “Cortero”, cara cortada, dedo cortado, machetero que rebana el cuerpo blando para que haga dulce el tinto y el café y la aguadepanela y el manjar del Valle. “Cortero” el hombre y la mujer que madruga hace 700 años a ver quién más lo deja a la intemperie viendo el humo que se alza sobre las fanegadas cosechadas.

Un mes completan estos vallunos que han engrandecido los ingenios, que llenan los containers para el interior y el extranjero en sus justas pretensiones de un bocado más grande para sus flácidos estómagos. Hasta ellos no llega sino la voz amenazadora del quien debe proteger al desprotegido.

Qué falta que hace que hubiera aquí en Colombia un Martin Luther King o un Bob Marley o un Ghandi Negro que cantara un soul herido por esta tristeza de ver sufrir como en Ghana o Bangladesh a nuestros “Corteros”.

17-10-08 11:45 a.m.

Leer más…
Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?