ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Martes, 17 de mayo de 2022. Última actualización: Hoy

Sociedad condenada

El viernes 7 diciembre, 2018 a las 7:38 am
El rescate de la calle

Sociedad condenadaOtras publicaciones de este autor aquí

Por ese detector de realidades que tenemos los columnistas de opinión, quienes cada ocho días y cuando se necesario hacerlo, nos corresponde comentar los temas de interés nacional que están en ebullición por todas partes y que hieren nuestras sensibilidades en grado sumo, a veces en medio de esa detección se nos aparecen los temas como por arte de magia o golpes de suerte y entonces sabemos que hay que aprovechar las fuentes, para compartirlas de inmediato con nuestros amables lectores, quienes se merecen que las comentemos para que tengan otras miradas y otros enfoques para una mejor comprensión de esas realidades.

Sabemos muy bien, por ejemplo, que la actual realidad social y política colombiana en todos los sentidos y puntos de vista es muy preocupante, cuando en cada día y en cada momento se suscitan conflictos de opinión y situaciones calamitosas, causadas por quienes son los encargados de conducir y dirigir el estado, quienes en forma paradójica, en vez de llevarlo por la vía correcta y por el buen camino, lo que hacen es llevarlo al despeñadero poco a poco, lo mismo que a la sociedad, quien es la víctima directa de esas “actuaciones” desastrosas.

Pensemos nomás a guisa de ejemplos, el desbarajuste vergonzoso causado por el actual Fiscal General de la Nación, atornillado per sécula seculorum en ese puesto, sin importarle ni cinco sus maldades, o la cortina de humo desplegada por la tal Paloma Valencia, al mostrar en tiempo indebido un vídeo en contra del senador Gustavo Petro, precisamente en el día del debate contra ese Fiscal indigno. Tanto el uno como la otra, con delirios de poder (y muchísimos otros en el alto gobierno, por desgracia), son los autores intelectuales de una sociedad condenada al ostracismo.

Precisamente recordando lo comentado al principio de esta columna, vino a mis manos un recorte de prensa (cedido por una compañera curiosa) del año 1950 (hace ya 68 años) en donde la escritora y filósofa estadounidense (y nacida rusa) Alissa Zinoviedna, más conocida en el mundo de las letras bajo el seudónimo de Ayn Rand y fallecida en marzo de 1982 en New York, escribió un comentario profético como si lo hubiese hecho para estos días colombianos, el cual lo comparto ahora por ser de interés: “Cuando adviertas que para poder producir necesitas obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebes que el dinero fluye hacia quienes no trafican con bienes sino con favores; cuando percibas que muchos se hacen ricos por el SOBORNO (las mayúsculas son mías) y por influencias más que por su trabajo y que las LEYES NO TE PROTEGEN CONTRA ELLOS SINO, POR EL CONTRARIO, SON ELLOS LOS QUE ESTÁN PROTEGIDOS CONTRA TI; cuando descubras QUE LA CORRUPCIÓN ES RECOMPENSADA Y LA HONRADEZ SE CONVIERTE EN UN AUTO-SACRIFICIO, entonces podrás afirmar, sin temor a equivocarte, QUE TU SOCIEDAD ESTÁ CONDENADA”. (Ayn Rand, 1950).

El diagnóstico anterior escrito hace 68 años, vale para Colombia hoy: ¿QUÉ VAMOS A HACER?

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?