Jueves, 5 de diciembre de 2019. Última actualización: Hoy

¡Si no tiene plata para qué invita!

El domingo 16 diciembre, 2018 a las 2:25 pm
¡Si no tiene plata para qué invita!

Imagen de referencia: https://bit.ly/2QV4hr2

¡Si no tiene plata para qué invita!

Ella se llamaba Amanda, tenía un año más que yo y los dos estábamos en quinto de bachillerato, aunque en distintos colegios. Llevaba meses esperando a que me aceptara ir a cine, hasta que un día me dijo: – está bien, vamos el sábado a ver “Serpico”.

La recogí en su casa, tembloroso por la febril inquietud propia de una cita a los 15 años.

Mientras atravesábamos el parque de Caldas, caminando despacio hacia el teatro Anarkos, volví a repasar mentalmente las cuentas, sabía exactamente cómo me debían rendir los pesos que llevaba en el bolsillo. El presupuesto era muy ajustado, daba para las dos entradas, crispetas, gaseosas y un bom bom bun.

Ya casi terminando la película, mi corazón se aceleró cuando se dejó coger la mano. No recuerdo haber visto más la cinta, pues toda mi atención estuvo centrada en lograr que esa mano no sudara.

Lo que siguió fue dramático.

Inesperadamente me susurro al oído: – ¿qué tal si ahora nos vamos a tomar una cerveza por ahí? Me quedé frío. De manera ingenua me acordé de la frase de mi tío Jorge Illera: “con la verdad nos defendemos”; y le dije: – lo que pasa es que ahora no tengo plata ¿qué tal el otro sábado?

Jamás he podido olvidar las palabras que salieron lentamente de su boca: – ¡si no tiene plata, para qué invita!

Nos devolvimos rápidamente hasta su casa y jamás me atreví a invitarla de nuevo.

Esa fue mi primera clase práctica de administración, de la cual aprendí un postulado básico: todo proyecto debe tener clara su financiación desde el inicio, de lo contrario corre un alto riesgo de ser descartado antes de nacer, como mi brevísima relación con Amanda.

Me he acordado siempre de ese simpático episodio de mi adolescencia, pero especialmente me asalta cuando oigo las entusiastas propuestas de algunos políticos demagogos que prometen la pavimentación de vías, puentes, parques, escuelas, subsidios, empleos, etc., sin saber si existe o no presupuesto, sin conocer las realidades fiscales de sus municipios.

Ahí es cuando – a lo Turbay – me digo a mí mismo: ¡si no hay plata, para que invitan!

Para el año entrante debemos escribir el “manual del elector” e incluir en él un punto fundamental: pedirle a los candidatos que expliquen de dónde saldrá la plática para cada una de las propuestas que hagan. Es una especie de póliza de seriedad financiera de su programa de gobierno, suponiendo que existe un programa.

En esa línea y a sabiendas que todos los temas públicos pasan por presupuesto o gestión, no puedo dejar de hacerme otra reflexión, sobre el “acuerdo histórico” que se firmó el pasado viernes, entre el movimiento que defiende la universidad pública y el gobierno.

Deja Una Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *