Lunes, 25 de marzo de 2019. Última actualización: Hoy

SERVIASEO VUELVE Y JUEGA

El lunes 18 febrero, 2019 a las 1:30 pm

SERVIASEO VUELVE Y JUEGA

SERVIASEO VUELVE Y JUEGA

Popayán es impactada con consecuencias imprevisibles por dos eventos viciosos y reiterativos: la toma de la Panamericana por parte de los indígenas y campesinos para reivindicar derechos incumplidos y el cierre periódico de las comunidades de La Yunga, Río Hondo y El Tablón, que desde hace cinco años taponan el ingreso al relleno sanitario Los Picachos, por negligencias de los gobiernos municipal y departamental y de SERVIASEO como operador del servicio de recolección y disposición de basuras.

Las contralorías territoriales, la Personería de Popayán, el Ministerio de Vivienda y la Superintendencia de Servicios Públicos, son convidados de piedra y se limitan hacer llamados inanes para que se levante el bloqueo, sin darle alcance a la verdadera problemática ambiental, pues ahí se disponen los residuos de Popayán y 16 municipios, con graves afectaciones sociales, económicas y medio ambientales.

La empresa Serviaseo, dirigida por el ingeniero Mario Romero, cobra por prestar un servicio como se hacía en Bogotá hace 80 años y no cuenta con un plan de contingencia para el manejo de más de 1.250 toneladas de residuos sólidos acumulados por el cierre abrupto bloqueo y con descarado cinismo descarta que las basuras puedan ser llevadas al relleno sanitario de Yotoco, en Valle del Cauca, por ser inviable técnica, operativa y financieramente, abandonando a los usuarios del servicio y dejando a cargo de la ciudad las consecuencias del impacto ambiental por la no recolección de basuras, lo que es injusto, arbitrario y raya con la infamia.

La Corporación Autónoma Regional del Cauca (CRC), ha sido permisiva y negligente pues no ha asumido una vigilancia preventiva y en vez de hacerse parte de la solución, agudiza el problema, pues aprovecha el impase para hacer protagonismo y cerrar el relleno, sin considerar que desde hace dos años se ha denunciado la contaminación que sufren dos fuentes hídricas, por rompimiento de una geomembrana, lo que hace que los lixiviados contaminen al río Hondo y a la quebrada Los Picachos, sin que exista una actuación contundente de esa entidad.

La comunidad, desde hace cinco años, acordó soluciones para convivir con el relleno sanitario, pero tanto la empresa Serviaseo, como la Alcaldía de Popayán, la Gobernación del Cauca y la Corporación Autónoma Regional del Cauca CRC., no honran los compromisos adquiridos para resarcir los efectos de la construcción del relleno, como el aumento del 20% en el suministro del servicio de acueducto, la pavimentación de la vía y tres polideportivos, que ni siquiera tienen estudios previos ni asignados recursos para su construcción.

Ante la proliferación de plagas y vectores dañinos, por la no recolección de basuras, es necesario decretar la emergencia ambiental y sanitaria, por parte del alcalde encargado, Héctor Gil Walteros, quien, para lavarse las manos, se limitó a remitir una solicitud de intervención ante la Superintendencia de Servicios Públicos, desconociendo que en dicha entidad cursa un proceso sancionatorio contra el prestador del servicio por más de 50 millones de pesos por fallas en la recolección de residuos, frente al cual la empresa presentó recurso de reposición y además, existen dos actuaciones administrativas por la presunta omisión de contar con los planes de contingencia y emergencia para los años 2017 y 2018, las cuales se encuentran en etapa de descargos en cumplimiento del debido proceso.

Hoy existen alternativas tecnológicas, como la incineración, la pirolisis, digestión anaeróbica, entre otros, que tienen un valor agregado porque permiten generar energía eléctrica.

Los expertos resaltan que la principal alternativa a corto plazo es fortalecer las campañas de reciclaje y crear conciencia sobre el impacto que genera el mal manejo de los desechos; según el Ministerio de Medio Ambiente, Popayán sólo recicla un 8 % de las 250 toneladas de residuos que genera al día, cuando hay países en que la cifra llega al 90 %.

Popayán y los 16 municipios usuarios del relleno Los Picachos, generan sobre todo desechos orgánicos que pueden utilizarse para producir compost y reciclar el resto de residuos en materiales de construcción o de la industria metalmecánica. Popayán necesita una empresa paralela que con emprendimiento e innovación, explote el negocio de las basuras y en lugar de cobrar por su recolección, la compren para darle valor agregado y generar desarrollo y empleo.

***************************************

Otras publicaciones del autor:

https://www.proclamadelcauca.com/tema/noticias-proclama-del-cauca/opinion/alvaro-jesus-urbano-rojas/

Deja Una Respuesta