ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Miércoles, 21 de abril de 2021. Última actualización: Hoy

Semana de incertidumbre

El jueves 29 agosto, 2013 a las 6:37 pm
FELIPE SOLARTE

Por: Felipe Solarte Nates

Después de criticadas declaraciones del presidente Santos, menospreciando la importancia y cobertura del Paro Nacional Agrario, el gobierno central comprendió su error iniciando negociaciones con directivos del movimiento, antes que la inconformidad se convirtiera en una avalancha. No tenía otra alternativa porque la ‘pordebajaeada’ presidencial, no sólo indignó y revivió la movilización de campesinos que parecía debilitarse en diferentes regiones del país, sino que incentivó a otros sectores a denunciar sus problemas convocando movilizaciones, como la programada por el MANE, el jueves 29, para plantear el pliego de peticiones de estudiantes de universidades públicas del país, en momentos en que trabajadores de la UniNacional iniciaron una huelga. A esta marcha se sumaron estudiantes y trabajadores del SENA y los afiliados al Sindicato Nacional de Educadores, FECODE y anunciaron un paro indefinido, desde el 20 de septiembre, sin olvidar que un sector de los camioneros está en paro y la jornada indígena, programada por el Cric, para concentrarse el lunes, en La María, Piendamó y el martes marchar a Popayán, desde la vereda Rioblanco.

En Popayán, después de la primera semana del paro, con tendencia a debilitarse, este revivió en la segunda semana, con dos jornadas de cacerolazos nocturnos, el cierre de las galerías el martes y el cese del transporte público urbano, el miércoles y la marcha de estudiantes y docentes el jueves.

Tampoco hay que olvidar que el nivel de respuesta de los participantes en el paro y especialmente de encapuchados presentes en diferentes bloqueos, se ha tornado más violento, con quema de vehículos, agresión a periodistas, uso de papas bomba y otros explosivos equivalentes a granadas hechizas y en el desalojo al pequeño grupo que incendió dos busetas de Transpubenza, en La Venta de Cajibio, para impedir el tráfico entre Popayán y Cali, hubo hechos confusos y versiones diferentes, con relación al origen de la explosión que dejó a varios menores heridos de gravedad.

El gobierno no puede dárselas de ‘sobrador’, porque se le puede crecer el enano y más cuando el sistema económico colombiano incondicionalmente ha subsidiado y alcahueteado los grandes grupos industriales y financieros acumulando riquezas y billonarias ganancias, mientras es precaria la situación de la mayoría de población: empleada con bajos ingresos, desempleada en el rebusque cotidiano, jóvenes sin futuro, más campesinos descontentos con escaso apoyo del Estado, altos costos de insumos y la competencia desigual con productores agropecuarios de países donde los subsidian y pueden vender barato.

Aunque en la primera semana del paro el gobierno calmó la situación en el Cauca, pagando subsidios a los cafeteros, con la demora en negociar, propició que algunos campesinos se solidaricen con el movimiento y persistan bloqueos entre Popayán y Pasto, Popayán con Tierradentro, Huila, Caquetá y la Media y Baja Bota caucana. Entre Cali y Popayán, aunque fue despejado el bloqueo, no hay regularidad en el tráfico, por temor a la acción relámpago de grupos apedreando e incendiando vehículos.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?