ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Sábado, 26 de noviembre de 2022. Última actualización: Hoy

¿Es seguro viajar por Latinoamérica?

El domingo 10 abril, 2016 a las 8:19 pm

Liliana Duenas SolartePor Liliana Dueñas Solarte / Me llamó mucho la atención lo que nos contó una alumna mía en la clase de español el sábado pasado. Ella estaba muy ilusionada con viajar a El Salvador, en Centroamérica, a visitar a una niña que ha adoptado como su ahijada gracias a un programa internacional. Ya había comprado la maleta, le había tejido unos llaveritos y comprado otros regalos. Le brillaban sus ojos de la emoción cuando nos contaba cómo había escogido a su ahijada y nos mostraba su primera carta en castellano que se había atrevido a escribirle y que por cierto yo se la corregí.

Pero cuando a mi alumna, Yuki Nakamura, solo le faltaba comprar el pasaje para cumplir su sueño de viajar el próximo mes de mayo, se llevó tremenda sorpresa. En la agencia de viajes le informaron que el riesgo para viajar a El Salvador era muy alto pues este país por su nivel de violencia no es nada recomendable para los japoneses. «Sólo si el viaje amerita arriesgar su vida podría hacerlo», le advirtieron.

No se imaginan ustedes la tristeza de ella en su corazón por no poder volar como se lo imaginaba, ya casi se le salían las lágrimas de sus expresivos ojos negros.

Esa tristeza de ella a mí también me embarga cuando mis discípulos programan sus viajes a Suramérica pero no incluyen en su agenda a mi país. Yo les pregunto: -¿Y no van a ir a Colombia?. Me dicen que no, que les da miedo por la guerrilla, la delincuencia y la inseguridad, país también considerado zona roja, igual que El Salvador y otros más. Los japoneses viajan mucho a Argentina, Bolivia, Perú y Ecuador. Justamente estos países los estuvo recorriendo mi hijo este año acompañado de una amiga japonesa, compañera de la universidad. Salieron el 30 de diciembre del año pasado y cuando llegaron al aeropuerto aquí en Tokyo les preguntaron cuál era su itinerario de viaje. Cuando mencionaron Colombia los obligaron de inmediato a definir su estadía allí por pocos días y a comprar el pasaje rumbo a México que era su próximo país por visitar. Mi hijo que pensaba quedarse más tiempo en Colombia solo atinó a marcar dos semanas presionado por el susto de su amiga.

Curiosamente México, a pesar de la fuerte influencia de los bravos carteles de la droga, no es país vedado para los ojirasgados ya que ellos invierten fuertemente su capital en empresas que contratan mano de obra de los descendientes de los aztecas.

Desafortunadamente por esa mala fama de nuestros países, mi tierra natal está estancada, igual que el turismo, que debería ir en aumento gracias a esos envidiables paisajes y climas aptos para unas buenas vacaciones.

Por eso sigo insistiendo en que Colombia se merece la paz, no seamos tan exigentes pidiendo que los diálogos se prolonguen más. La paz trae muchos beneficios, la guerra no. ¿Cuándo lo entenderán los colombianos que parecieran no importarles tanta sangre y llantos derramados por culpa de la violencia?

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?