ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Sábado, 13 de agosto de 2022. Última actualización: Hoy

SE VENDEN PERO NO…

El martes 14 junio, 2022 a las 12:03 pm

SE VENDEN PERO NO…

Rodrigo Valencia Q
(Texto y obras de RVQ)

   Estas y otras obras de RVQ se venden pero no se venden. Y es comprensible; algunas parecen raras, otras realmente feas; «no se entienden», «no son decorativas» (el verdadero arte no es para decorar salas ni ambientes, óigase bien) y, por otro lado, nadie tiene dos, tres, cuatro millones de pesos disponibles que se necesitan para otra cosa más urgente e importante. Y entonces, le doy la razón a mi hermano Iván, pintor, cuando dice: «Entre no vender caro o no vender barato, prefiero no vender caro».

   Sin embargo, al parecer, en Popayán se mueve mucho dinero, pero un cuadro no es artículo comercial. Lo he comprobado. Por ejemplo, una vez propuse a un comerciante el cambio de un cuadro mío por un televisor. «¡Y yo qué hago con el cuadro!», contestó. Y en otra ocasión propuse a otro señor el cambio de un cuadro mío por un computador y me respondió lo mismo: «¡Y yo qué hago con el cuadro!»

   Creo que ya es proverbial decir que en Popayán, «la ciudad culta», no se vende arte. Pero se compran caballos a precios exorbitantes, o un carro de doscientos millones y más, casas y apartamentos supermillonarios, y otros lujos que no es necesario mencionar, pero no se compra buen arte. Y generalmente uno ve en salas de casa pinturas pésimas, con marcos que valen muchísimo más que el cuadro. Aduce ello falta de cultura, de gusto, de formación y «elitismo» verdadero en ese sentido.

   No hay dinero disponible para el arte. Precios que se gastan en un instante porque el dinero ya no alcanza para nada, versus una obra de arte que dura quizás por siempre, más la posible valorización que esa obra representa con el tiempo.

   Y hay que saber que lo que vale de un artista es su obra personal, su creación propia, individual, el mundo proveniente de su genuina originalidad, y no otra cosa.

   He visto en galerías de arte «serio» grabados, dibujos, serigrafías o pinturas de artistas colombianos y extranjeros de reconocidísimo nombre a precios descomunales, en los que se compra una firma comercial acompañando la majadería más pueril de una obra.

   Valores, convenciones sociales y «culturales» en el índice de la estupidez más imperante en ese sentido.

   En Popayán no se vende arte original. ¡Lástima, el artista no tiene la culpa, y el medio tampoco tiene la culpa de su ramplona ignorancia!

   (Disculpen)

   **RVQ**

***********************

Otras publicaciones de este autor:

Rodrigo Valencia Q
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?