Miércoles, 21 de abril de 2021. Última actualización: Hoy

Se nos murió Diego Maradona

El martes 9 febrero, 2021 a las 3:42 pm
Imagen cortesía de: https://bit.ly/2MTqoOt

Se nos murió Diego Maradona

Se nos murió Diego Maradona

Soy un apasionado del fútbol, como casi todos los hombres. Y viví, por supuesto. Grandes jugadas en Boca o en su Selección. Porque Maradona era de cualquier país del mundo en donde se hable de fútbol. Era inmensamente argentino. Con sus gustos, sus preferencias, su lenguaje altivo. Pero ha muerto y el mundo lo llora. 

Cuando vistió la camiseta de su selección él era el líder. A él le correspondía el liderazgo, las primeras miradas, la esperanza de verlo actuar cuando compraban el boleto para el partido anunciado. Hubo una época de mucho fútbol en los ochenta… y sobretodo porque iba a jugar el ídolo, la figura y capitán Maradona. Los chicos que lo vimos jugar creíamos que era un dios. Por eso hoy que ha muerto, nos parece que el fútbol se ha acabado. Porque Maradona era símbolo de pasión, calidad, de intensidad, de verdad, de entrega en la cancha.

Sí. Maradona ha muerto. Ya no existe más. La «mano de Dios» se fue a su lugar. No fue un sol que alumbraba mucho. No era alto de estatura y nunca se quejó de ella para marcar goles para su equipo. O para que Boca fuera considerado el mejor club de Argentina y su símbolo en el mundo. Messi lo ha dicho: «Maradona ha muerto, pero no se va». La historia del fútbol mundial, de Argentina, lo dirá: Maradona fue nuestro mejor jugador de todos los tiempos. Y será una frase cierta, no discutida por otro club o por otra Nación. Haber tenido a Maradona ha sido una fortuna y un hecho que llenó estadios en todo mundo cuando se presentaba Boca o la Selección albiceleste…

Sí, el fútbol sigue… dirán muchos. Pero ya -sin Diego Armando Maradona- el mundo no tendrá su marca, su espejo, su fuerza, su paso decidido y su gambeta endiablada. Su fútbol -aunque él no lo inventó- pero sí lo vivió y lo hechizó en los estadios a donde él llegaba. Habrá más fútbol y se cerrarán grandes contrataciones, pero ya Maradona no estará para alegrar, para dar qué hablar, para driblar, para engañar, para meterse por entre cinco o seis jugadores que le estorbaban el paso, pero no lo detenían… Porque el balón llegaría por su magia hasta el costado derecho del arquero o a la punta izquierda del arco y por entre una defensa férrea y porteros como Yashin, Carrizo, Chilavert, Buffont o Kahn.   

*****************************************

Para leer otros artículos del autor aquí:

Leopoldo de Quevedo
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?