ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Sábado, 24 de febrero de 2024. Última actualización: Hoy

SE MURIÓ EL INSPIRADOR DE MACONDO

El miércoles 19 abril, 2023 a las 9:07 am
SE MURIÓ EL INSPIRADOR DE MACONDO
SE MURIÓ EL INSPIRADOR DE MACONDO
Foto de: Periódico Virtual

SE MURIÓ EL INSPIRADOR DE MACONDO

Álvaro Jesús Urbano Rojas

Expreso con profundo pesar el sensible fallecimiento de mi amigo el filósofo y librero Omar Lasso Echavarría, su deceso ocurrió el 14 de abril del 2023, luchando estoicamente contra un tumor cerebral que perturbó su existir y lo llevó a fundir su ser con en el cosmos infinito, con el supremo arquitecto del universo.

La Librería Macondo fue el lugar donde se forjó el ilusionismo de un sitio encantador, donde el olor a papel editado lo impregnaba todo cual semillero de cultura, literatura, arte, filosofía y política.

Omar Lasso Echavarría, natural de la Unión Nariño, “popayanejo” por convicción, estuvo dotado de una inteligencia notable, un adalid con voluntad propia para impulsar el centro cultural de mayor influencia intelectual en la posmodernidad, cuya idea se forjó con una caja de libros y terminó después de 20 años de servicio, surtiendo la ciudad con lo mejor de la literatura mundial, nacional y local; siendo quizá, el librero más influyente para las nuevas generaciones de la literatura contemporánea en Popayán y el Cauca.

La librería fue un acogedor tertuliadero literario, entre adobes de calicanto y entejadas coloniales que cubren las casonas del sector histórico; colindaba con la heladería “Baudilia” famosa por sus salpicones, que se surtía con las nieves perpetuas del volcán Puracé, antes que el calentamiento global produjera su deshielo.

«Macondo Libros» no era una librería cualquiera, su principal conjuro fue la calidez y la magia inspiradora de sus duendes que cautivaban a los visitantes con el encantamiento de la tertulia espontanea, donde la compra del libro era una excusa para recrear el alma en la palabra elegante, aguda y a veces mordaz de sus inquilinos y visitantes; siempre se encontraba allí un letrado adelantado de la literatura caucana, interlocutor ávido de provocar encuentros para deleitarse con la literatura, la política y la crítica. Un interludio, donde su anfitrión Omar Lasso, oficiaba como moderador e incitador de las más elocuentes disquisiciones que como palabra creativa se inmortalizaban luego en los linotipos de la época. Para muchos era una alfaguara de conversación, y cuando era preciso, el celestino cabal para las citas y encuentros amorosos sublimizados con poesía.

Visité muchas veces la librería para actualizarme en arte, literatura, poesía, filosofía y música, deleitarme con los saludos, encuentros sorpresivos y miradas cómplices. Un sitio especial donde los libros eran el puente mágico para conectar el alma con la inteligencia.

Hoy murió su inspirador, como lo hizo hace dos lustros la librería. Solo quedan sus inquilinos fantasmales y misteriosos, flotando en un imaginario peregrino, negándose a silenciar su orfandad. Se cerraron sus puertas y se clausuraron sus estantes, apagándose su luminosidad al desvanecerse la omnipresencia de los libros en los estantes tras los intramuros de la otrora “Librería Macondo”. Su creador perdura y trascenderá al imaginario intelectual como el librero inspirador de aquel centro cultural, que trascendió el ámbito de lo cotidiano para que, en Popayán, se escribieran las mejores piezas literarias de nuestro tiempo.

************************************

Lee otros artículos del autor aquí

Álvaro Jesús Urbano Rojas
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?