Viernes, 24 de septiembre de 2021. Última actualización: Hoy

SE INCRUSTÓ UN POLÍTICO…

El martes 25 febrero, 2014 a las 2:12 pm

Crepitaciones

Miren cómo es la vida, tan rara, tan enigmática y tan llena de sorpresas. Por eso es que es tan apasionante estar vivos y poder contar el cuento, saboreándola con toda la intensidad, la fuerza y las ganas de aprovecharla… antes de que sea demasiado tarde y nos perdamos para siempre esta única oportunidad que tenemos para disfrutarla y dejar la constancia de nuestro paso por la Tierra, nuestra casa en el espacio (por eso les recomiendo mi libro de poemas: “Cada día un poema”). Pues bien, amigos lectores, me disponía a escribir una columna de opinión bien contento y motivado por el progreso quilichagueño, pues ¿quién no desea ver progresar a su ciudad y que salga adelante, por el bien de los ciudadanos?

Tal era mi intención al comienzo, ante la importancia y la trascendencia de la noticia emanada desde la Alcaldía Municipal, mediante el comunicado de prensa del martes 18 de febrero del presente, mediante el cual se informaba de la pavimentación de 53 calles quilichagueñas, por un valor de 3.358 millones de pesos. Interiormente me dije muy  alborozado: ¡eureka!, ya era tiempo de que un alcalde se pusiera las pilas Varta o Energeizer (perdón por el comercial) y pavimentara tantas calles y carreras olvidadas eternamente por las administraciones municipales. Al instante me acordé de mi pueblo, Bolívar, Cauca, con una topografía muy diferente a la de Santander de Quilichao, donde todas sus calles están pavimentadas hace ya mucho tiempo, porque ha habido voluntad y gestión de sus alcaldes por el progreso del pueblo.

Hasta ese momento del comunicado, todo era dicha y alegría exultantes, por doquier. Y llegó “aquel 19” de febrero del año en curso, cuando se procedió a la pavimentación de la olvidada calle 11, entre carreras 8 y 10, con asistencia de algunos colegas periodistas (algo normal), por la noticia de ese momento, pero ocurrió lo nefasto, el lunar, la situación anómala, cuando se presentaron en el mismo lugar, los partidarios y simpatizantes del representante por la U, John Jairo Cárdenas Morán, aspirante a las próximas elecciones con el número 101, con papayeras, propaganda, y toda la algarabía propia de un político en aras de la consecución de los votos

Cualesquier asistente desprevenido, ante lo que se estaba presentando, preguntaría: bueno, ¿y por qué estaban allí las máquinas oficiales, el cemento y todo lo necesario para pavimentar, que son materiales  oficiales  al servicio de un político? ¿No será eso participación en política? Y lo peor de todo, es que el mencionado representante hace alarde de las obras en las calles quilichagueñas, mediante twitters, como si fueran obras de él. Razón tiene PROCLAMA al denunciar estas anomalías en tiempos de elecciones. Los videos, los twitters y las denuncias testimoniales no mienten. Ya lo dice el refrán: no todo lo que brilla es oro.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?