Martes, 6 de diciembre de 2022. Última actualización: Hoy

Se fue Don Guillo

El lunes 24 noviembre, 2014 a las 2:24 pm
Luis Enrique Delgado

Por: Luis Enrique Delgado – Periodista Acord Valle

El pasado domingo 23 de noviembre despedimos a Don Guillo. O, mejor, lo despidió Cali, su ciudad a la que tanto quiso.

Lo despedimos dejándolo en su “última morada”, como se acostumbra decir y a donde vamos a ir todos.

Guillermo García Jaramillo, un emblema del periodismo vallecaucano, se fue cuando acababa de cumplir 79 años (octubre 21 de 1935) después de ofrecer una vida llena de amor por su familia, sus colegas, sus amigos, su Cali y, particularmente, su tradicional Barrio Obrero donde vivió siempre y se convirtió en su insignia.

Guillermo García Jaramillo

Don Guillo anduvo por todos los medios de comunicación y recibió incontables reconocimientos a su fértil labor periodística.

Precisamente, cuatro días antes de su fallecimiento la Alcaldía de Santiago de Cali le entregó la que sería su última condecoración. Y, para su recuerdo imborrable, estuvo presente en la ceremonia.

Dueño de una memoria asombrosa y de un sentido del humor inagotable, Guillermo García Jaramillo le dio, tal vez, lo mejor de su vida periodística a Todelar, cuando esta empresa radial mandaba en las transmisiones deportivas, pues contaba con los mejores exponentes de la narración y el comentario.

Por allá en la década del 70, Don Guillo conformó con Joaquín Marino López, José Pardo Llada y Vicente “Gallego” Blanco un grupo que, la verdad sea dicha, “retumbaba” en el estadio Pascual Guerrero de Cali, de manera especial cuando juagaba el Deportivo Cali. Esa sí era, como decían entonces, “una manta”.

El maestro

Don Guillo no solamente fue el amigo incondicional, el maestro, el guía y el ejemplo más claro de la humildad, sino “la biblia” que se consultó siempre, por su inmenso caudal de sabiduría y sensatez.

Como si su carrera periodística de más de sesenta años fuera poco, Don Guillo fue siempre un símbolo de su tradicional Barrio Obrero, uno de los sectores más populares de la capital vallecaucana, donde se le apreció como a un patriarca por sus incontables servicios cívicos desde las tribunas que ocupó.

Al momento de su partida, Guillermo García Jaramillo se desempeñaba como jefe de prensa de Corfecali, donde dio rienda suelta a su talento.

Es que Don Guillo, gracias a su inteligencia pudo ser todo en el periodismo, y no solamente deportivo: Columnista, editorialista, comentarista, director, generador de ideas profusas para bien de la actividad y la de sus aspirantes al desempeño periodístico. Pero, más que todo, mamagallista incansable y cítrico. Paz en su tumba.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?