ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Miércoles, 21 de abril de 2021. Última actualización: Hoy

SANTOS-HOLGUIN, TRATADO FUNESTO

El sábado 19 noviembre, 2016 a las 1:40 pm
José López Hurtado

JOSE LOPEZ HURTADO*

Cuando termine su periodo el 7 de agosto de 2018, Juan Manuel Santos de Colombia, pasará a la historia, junto a su canciller María Angélica Holguín, como los actores desafortunados de un gobierno absolutamente nefasto para los intereses internacionales de Colombia.

La negligencia, improvisación, cinismo, y desidia, han menoscabado de manera permanente los intereses colombianos, en los escenarios fuera de las fronteras patrias.

Pero lo que, sin duda, marcó un tope histórico de infortunio nacional fue el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), de la Haya, el 19 de noviembre de 2012, cuando los jueces determinaron los límites marítimos a favor de Nicaragua en más de 75.000 Km2., al rechazarse todas las excepciones preliminares presentadas por Colombia, que pretendían que la Corte se declara incompetente para conocer el litigio.

Por supuesto que lo que falló al conocerse algunos alegatos, fue la pésima calidad jurídica de los mismos, presentados por el equipo negociador, el que, ex-omnes, desestimó cualquier opinión o aporte, por parte de los estudios de la academia e investigadores, que, con suficiencia, abundaron por aquellos días.

Si bien los fallos de ese tribunal son inapelables, el gobierno no se tomó la molestia de solicitar, al menos, una aclaración o modificación de la sentencia que «cercenó», para decirlo de manera coloquial, los límites del país.

En una respuesta impropia de un jefe de Estado, a Santos lo único que se le ocurrió decir, como al avestruz, fue que Colombia «no seguirá compareciendo» frente a ese Tribunal, seguramente porque sospechaba que Managua, como en efecto ocurrió, demandaría, no una, dos veces más, a Colombia, y anunciando que denunciaba el Pacto de Bogotá, desestimando que este Tratado en su artículo 56, señala que solo podrá serlo mediante aviso anticipado de un año, lo cual no aplica para este caso.

El hecho es que el asunto, revivido por estos días, tiene que ver con los dos nuevos litigios propuestos por Managua, uno, en el que solicita una presunta plataforma continental extendida, y el otro, en el que pide que Colombia aplique el fallo de noviembre de 2012, y «declare el rumbo exacto» de la frontera entre ese país y Colombia en las zonas de plataforma continental, que pertenecen a ambos países.

Las dos demandas ya fueron admitidas por el tribunal extranjero, sumando una nueva derrota diplomática a Colombia, que había presentado sus alegatos de defensa, técnicamente llamadas excepciones preliminares, como para el primer caso.

Sin un cambio de estilo, con la misma comisión negociadora y desdén, resulta bastante probable que Colombia termine perdiendo de nuevo, no solo la plataforma, sino ricos yacimientos de petróleo que albergaría la misma.

Holguín, la canciller, mantenida en ese cargo desde hace seis años, hace así honor a sus ancestros especializados en entregar el patrimonio de los colombianos, como ocurrió con su tío-bisabuelo, el presidente Carlos Holguín en 1892, cuando en forma abusiva, obsequió, sin más ni más, incondicionalmente, a la realeza española, el llamado Tesoro Quimbaya, invaluable riqueza precolombina, que hasta hoy no ha sido posible recuperar. Así como suena, ad pedem literae. !!!!.

*Analista Internacional, colombiano.

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?