ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Martes, 22 de octubre de 2019. Última actualización: Hoy

SANTIAGO CAÑÓN VALENCIA, RECITAL BANCO DE LA REPÚBLICA

El viernes 4 agosto, 2017 a las 8:36 am

SANTIAGO CAÑÓN VALENCIA, RECITAL BANCO DE LA REPÚBLICA

El público espera; toda expectativa la llenan el chateo, el amigo de al lado, la persona que saluda desde otro palco, el paso lento del tiempo… El decorado barroco del teatro entretiene, la gente va llegando.

Suena la campana, se acerca el momento; apagan las luces, inician un juego sobre el escenario, resaltan al joven intérprete; solitario, es el mago que cautivará a la audiencia.

Con tan sólo 22 años, viene precedido de éxitos internacionales, entre ellos el tercer premio en el afamado Concurso Reina Elisabeth 2017, en Bruselas Bélgica. La venia abre el acontecimiento; afina el instrumento, silencio total.

Inicia el recital una sonata del español Gaspar Cassadó; notas graves, medias y agudas del canto, ritmos y acordes transcurren; el mundo es un evento principalmente sonoro, se olvida todo lo demás; el oído sensible dice que los sonidos reinan con poder; absolutos, rotundos; recorren toda la latitud del diapasón del violonchelo; el arco y los dedos del chelista relatan un espacio sonoro, la historia cantada es un lleno de sonoridades, ora densas, graves, ora festivas, fluidas, con implícitas españolerías.

En seguida Johann Sebastian Bach, con su famosa Chaconna para violín solo, transcrita para violonchelo por el mismo intérprete, Santiago Cañón Valencia, es un bello barroco de momentos musicales en desarrollo con todas sus posibilidades; el tiempo es filigrana de armonías, acordes, golpes de arco, despliegue de voces y contrapuntos danzantes. La inefable Chaconna ha cantado toda su maravilla; queda en la memoria mientras el intermedio transcurre y la gente reinicia el chateo.

Finalmente la sonata de Zoltan Kodaly, con sus aires de Hungría, prodiga virtuosísticos pasajes donde exploraciones intermitentes de timbres, melodías y golpes de acordes modernos, crean un paisaje agreste y misterioso, dispuesto en diálogos y preguntas que el violonchelo-solo sortea con rotunda maestría, en el lleno del Teatro Guillermo Valencia de Popayán, el pasado 1 de agosto a las 6:30 pm.

Los aplausos reclaman un bis; son las Variaciones sobre un tema de Paganini, por Bottermund-Starker, maestría del virtuoso en álgida ejecución; todo ello ha sido el performance que Santiago Cañón Valencia, con musicalidad fina y concentrada, ha llevado al espíritu del público asistente, quien rinde sonora ovación al joven violonchelista.

El Banco de la República anota, así, una página memorable en su programación de este año, recital que será repetido en varias ciudades del país.

Aún, horas después, recordamos este concierto con la persistencia que la excelente música borda en el espíritu; timbres aterciopelados del violonchelo llenan la noche, la ciudad es un recinto violeta.

RVQ

También te puede interesar
Deja Una Respuesta