Lunes, 18 de noviembre de 2019. Última actualización: Hoy

Santander de Quilichao: Ciudad-Región

El sábado 6 mayo, 2017 a las 11:15 am

Ricardo Cifuentes recibió municipio endeudado de 2001 al 2003

Por Felipe Solarte Nates

Después de haber publicado en Proclama del Cauca dos entregas del informe Santander de Quilichao: Ciudad Región, en el que presenté resumida la gestión del exalcalde de Santander Ricardo Cifuentes, el hoy director de la Oficina de Gestión de Riesgo del departamento del Cauca, me recordó que además de sufrir el embate paramilitar iniciado en el municipio con el asesinato del profesor Ortega en 1998, y continuado cuando cerraron su campaña electoral que debieron adelantarla con restricciones, cuando para cerrar campaña mataron al abastecedor de carne de apellido Marulanda, durante su mandato de enero de 2001 a diciembre de 2003 le correspondió afrontar de lleno la crisis de altos endeudamientos, vivida por la mayoría de municipios del país, que se habían acostumbrado a pignorar sus ingresos sin tener capacidad real de pago, para obtener de los bancos cuantiosos préstamos destinados a financiar algunas obras y hasta para pagar nómina, los cuales no podían cubrir normalmente, por lo que varios municipios y departamentos endeudados hasta la coronilla, entre ellos Popayán y el Cauca, debieron acogerse a la Ley 550 de quiebras, obligándolos a reducir drásticamente los gastos y hacer acuerdos de pago con los numerosos acreedores.

Ricardo Cifuentes

Ricardo Cifuentes recuerda que de la alcaldía de William Ortiz Ararat, heredó cerca de $11.000 millones de deuda por el cobro de obras ejecutadas y no pagadas durante ese periodo, además de atrasos de once meses en el pago de 173 profesores, de siete meses a 75 funcionarios del municipio y de seis meses a 16 jubilados.

Al ser varios municipios y departamentos del país altamente endeudados, para solucionar el problema, el primer gobierno de Uribe dispuso de dineros del Fondo de Ahorro de Estabilidad Petrolera, salvando directamente a los bancos cancelándoles carteras de dudoso recaudo y al aprobar la Ley 617 de Ajuste Fiscal, mediante la cual se prohibió el endeudamiento sin control y obligó a los entes territoriales a apretarse el cinturón y acogerse a la ley 550.

Esta Ley, en el caso de Santander, fue aceptada por el Ministerio de Hacienda con variables propuestas desde la Alcaldía, según la realidad económica del municipio. Así, para disminuir gastos y poder disponer de un porcentaje del 25% de las transferencias nacionales para cumplir con las deudas laborales, hicieron recategorizar el municipio de 3ª a 6ª categoría, lo que además determinó que bajaran los salarios del alcalde y sus secretarios.

Otra medida que incrementó el ingreso de recursos propios a Tesorería fue bajar la tarifa de impuestos municipales y promover rebajas de intereses a los deudores morosos por pagos de contado y acuerdos de pago. Ese fue el año de mejor comportamiento en recaudo de predial en la historia del municipio hasta entonces.

Carlos Bonilla

Fruto del buen manejo de las finanzas municipales, la alcaldía de Santander, en los tres años de su gestión ocupó el primer lugar departamental en el manejo de Hacienda Pública, siendo felicitado por el entonces presidente Uribe en un Consejo Comunitario realizado en Popayán, premiando al municipio con la escogencia de dos proyectos de infraestructura de alto impacto en el municipio. Fue así como se decidió por solicitar recursos para la instalación de 24 kilómetros de tubería para traer agua desde el río Mondomo hasta la planta de tratamiento de la cabecera municipal, obra que al ser girados los primeros $570 millones de los más de $9.000 millones presupuestados, fueron ejecutadas por las administraciones municipales de Carlos Bonilla y Juan José Fernández. El otro proyecto escogido fue la construcción de las primeras cincuenta casas en terrenos de la Samaria, comprada durante la alcaldía de Aldemar Ríos y 50 en el barrio Niza.

Juan José Fernández

En su período Cifuentes recuerda que también establecieron la educación primaria y secundaria gratuita para los estratos uno y dos. Además, formularon el primer Plan de Ordenamiento Territorial del Municipio y a pesar del limitado presupuesto lograron pavimentar varias calles, arreglar vías y ejecutar otras obras.

LUCHA CONTRA MINERÍA ILEGAL EN ALCALDÍA DE GRIJALBA

Luis Eduardo Grijalba Muñoz

Eduardo Grijalba

Sobre su labor como Secretario de Gobierno Municipal durante la alcaldía de Eduardo Grijalba y la lucha contra la minería ilegal, recuerda que fue implacable contra este fenómeno, tomando medidas legales como la resolución 041, del 4 de abril de 2012, prohibiendo la explotación de oro en el municipio a quienes carecieran de títulos mineros, oficiando a la Fiscalía y Policía para destruir maquinaria antes que se registrara la tragedia de San Antonio; pero desgraciadamente no contó con el decisivo respaldo del alcalde Eduardo Grijalba y los altos mandos de la Policía Departamental de entonces, que cuando se decidían a actuar la maquinaria amarilla había sido escondida; además, posteriormente, la entonces Agencia Nacional de Minería, emitió un oficio desautorizándolo, lo que no dio seguridad jurídica a las autoridades, para actuar en el decomiso y destrucción de maquinaria. “Por eso, primero me ofrecieron dinero para que los dejara trabajar y al no aceptarles me mandaron a decir que cambiaban la propuesta y que no iban a dar plata sino plomo. Entonces por inteligencia de organismos de seguridad se enteraron que estaba en marcha un atentado y fue cuando el gobernador Temístocles Ortega envió su carro blindado para sacarme de Santander como desplazado y luego como asesor del despacho y Secretario de Gobierno desde donde continué la lucha contra la minería ilegal”.

URGEN TRASLADO DE GALERÍA Y TERMINAL

El exalcalde y actual director de la Oficina Departamental de Riesgos, considera que para superar problemas de movilidad, seguridad y recaudo fiscal, urge la reubicación de la galería y el terminal de transportes de Santander de Quilichao.

Con respecto al manejo de las cuencas hidrográficas dice que para prevenir tragedias y mermar presión sobre los recursos naturales, hay que sacarle habitantes a las orillas de los ríos y sus nacimientos, reubicándolos con sus familias en otros sitios, donde no talen ni contaminen las aguas, tal como aprendió cuando fue invitado a Grenobles, Francia, cuando fue alcalde.

Deja Una Respuesta