ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Viernes, 7 de octubre de 2022. Última actualización: Hoy

Santander de Quilichao no es un platanal

El viernes 11 marzo, 2022 a las 11:23 pm

Santander de Quilichao no es un platanal

Alfonso J Luna Geller

Cada vez que llegan las temporadas electorales, en Santander de Quilichao, se le exaltan los ímpetus a algunos sujetos que nunca fueron capaces de controlar recónditas frustraciones politiqueras, no superadas ni siquiera con el paso del tiempo y de las realidades.

Entonces, desde el anonimato, como actúan los cobardes, utilizan perfiles falsos en las redes sociales para denigrar de las víctimas que seleccionan, con quienes además se desahogan amenazándolas y desprestigiándolas.

Se imaginan que es así como hacen descender a las personas agraviadas hasta las propias pocilgas de esos resentidos, convencidos de que las contaminarán con sus vilezas y sordidez.

Así no es. No lo logran. Claro que la dignidad se debilita, que se lesiona la moral de la persona ultrajada y la de su familia, a la que perversamente también tratan de arrastrar en el repugnante despropósito.

Generalmente el sujeto líder de la maldad, desde las tinieblas de su evidente miseria, escoge a sus víctimas entre los personajes más representativos de la sociedad, porque cree que entre más duro golpee a quien tenga mayor representación social y política, más daño social causa, y cree que es así como todo lo equilibra, por lo bajo, a sus propias deshonras y amarguras.

En los últimos días escogieron, otra vez, a la alcaldesa Lucy Amparo Guzmán González. Y han sido tan rastreros los ataques que no solo se quedaron en noticias falsas difundidas por Facebook sino que hasta amenazaron con «darle plomo» a sus hijos, quemar su casa, atacarla con piedra …

Es increíble hasta donde puede precipitarse el infortunio de algunos politiqueros locales; cualquier ser humano normal se queda aterrado.

Los odios irracionales nacen y se cultivan en campañas aparentemente inofensivas, como invitar masivamente a volver a Santander de Quilichao un platanal, sembrando en los huecos que aparecen en las vías públicas. Para eso hay quien pague la supuesta plantación-protesta, y por eso, no responde al natural y legítimo derecho a la protesta que tenemos como ciudadanos.

Inducir a la gente motivada por dinero no es legítimo, no es la crítica con propósito, que debe conducir a correcciones sobre lo que se ha hecho mal, o no se ha hecho.

Claro que hay muchas razones para protestar, además de los huecos que se tomaron de comodín, hay desempleo, hay crímenes que se cometen contra defensores de derechos humanos, indígenas, desmovilizados; hay incumplimiento de lo pactado en el Acuerdo de Paz, deplorable administración de justicia, casos de corrupción.

Para todo esto, el derecho a protestar se encuentra amparado constitucionalmente.

No hemos visto que en Santander de Quilichao se proteste con la contundencia debida contra el crimen organizado, contra las bandas criminales que han venido extorsionando al comercio formal, contra el microtráfico de estupefacientes, ni por el alto consumo, tampoco por la minería ilegal, ni la destrucción ambiental, etc.

Por eso mismo, jamás será tolerable que cualquier disculpa o retraso en el desarrollo urbano se utilice para atentar contra otros derechos fundamentales como a la vida, la integridad física, la dignidad humana y el derecho a la libertad. Aquí la supuesta protesta se convirtió en actos criminales, en actos de sabotaje que solo buscan sembrar el caos y crear zozobra.

Aquí lo que todos los ciudadanos observan y rechazan es la saña con que se acosa a la primera mujer que se eligió como alcaldesa de Santander de Quilichao. Lo que todos padecemos es un machismo grosero y perseguidor sin descanso. Es la victimización de la mujer, simplemente porque accedió a los espacios de poder.

Yo sé que ante los criminales no surten efecto los llamados a la tolerancia ni a la cordura, tampoco editoriales como este que invitan al civismo. Pero no está escrito para ellos. Es para los ciudadanos que debieran entender que Santander de Quilichao, como ciudad, es un organismo vivo, que está en permanente crecimiento, que en ningún momento alcanzará la totalidad de sus obras de infraestructura. Tanto, que cuando se tapen sus huecos, aparecerán nuevos asuntos y problemas por resolver, esa es su dinámica vital.

En el mes de Julio Santander de Quilichao, cumplirá 267 años de vida política y administrativa, construyéndose como ciudad, y no han sido suficientes para alcanzar su plenitud. Seguiremos creciendo y paralelamente, aumentándose nuestras necesidades por resolver.

En los últimos 120 años (desde 1902), Santander de Quilichao ha tenido 101 alcaldes y sólo una alcaldesa por elección popular, y ninguno, en absoluto, ha entregado una ciudad con todas sus necesidades resueltas. Es un imposible lógico. Las ciudades son disfuncionales y tienen problemas inevitables como asentamientos informales, violencia, contaminación, dificultades de tráfico, restricciones ambientales, huecos, entre otros.

Esos 101 alcaldes, incluyendo a Lucy Amparo Guzmán González, han gobernado con la idea que la ciudad es un organismo colectivo, del que hay que conservar cada célula en perfecto estado de salud, claro. Pero la historia les ha advertido a esos alcaldes que las “enfermedades” no respetan a ningún organismo. En este caso, los huecos, que son las llagas, son una enfermedad delicada que está en tratamiento, y no solo en los dos últimos años.

Pero no es un mal fatal o terminal como para amenazar de muerte a la alcaldesa y a su familia. Parece apenas la excusa.

Los ciudadanos quilichagueños debemos saber que la ciudad refleja el espíritu de la sociedad que la crea, que la mantiene y que le forja su sendero de progreso. Y no pueden ser los criminales quienes determinen su futuro. Si la paz y la buena voluntad reinan, no hay duda de que la disposición y el aspecto de la ciudad responderán a las nuevas necesidades derivadas de la reconciliación.

En resumidas cuentas, no creo que, en su connotación despectiva, Santander de Quilichao sea un platanal.

*************************

Otros editoriales de este autor:

Alfonso J Luna Geller
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Un comentario en "“Prevalecerá el bien general sobre el interés particular”: alcaldesa Guzmán González"

  1. Andrea dice:

    Por q razón las autoridades no han ejercido control con bares y tomateros del municipio de Santander de quilichao por la calle 5 están funcionando como si nada, donde está la autoridadva se la pasan por la faja? Donde está la alcaldía municipal haciendo valer la norma?

Comentarios Cerrados.

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?