ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Viernes, 21 de febrero de 2020. Última actualización: Hoy

Santander de Quilichao, de las presidenciales a las locales.

El miércoles 4 julio, 2018 a las 9:31 pm

Santander de Quilichao, de las presidenciales a las locales.

Santander de Quilichao, de las presidenciales a las locales.

Por: Guido Germán Hurtado Vera / Historiador y Politólogo

Se eligió al nuevo presidente de Colombia, Iván Duque Márquez, con 10.373.080 votos, en una segunda vuelta electoral que arrojó un total de 19.511.168 votos y una abstención, bastante preocupante, del 53.04%. Las anteriores son cifras escuetas del panorama nacional. El otro, el local, merece un análisis más amplio.

El 27 de mayo, en la primera vuelta, en Santander de Quilichao se registró un total de 39.305 votos por los candidatos; 1.106 votos en blanco; 189 no marcados y 1.236 nulos. Los candidatos obtuvieron los siguientes votos: Gustavo Petro, 16.766 (41,48%); Iván Duque, 11.116 (27,50%); Sergio Fajardo, 6.628 (16,40%); Germán Vargas Lleras, 2.483 (6,14%); Humberto De La Calle, 1.380 (3,41%); y 922 (2,29%) votos del resto de candidatos y promotores del voto en blanco.

El 17 de junio, en la segunda vuelta, se registró un total de 39.424 votos por candidatos; 1.495 votos en blanco; 89 votos no marcados y 1.042 votos nulos. Los candidatos que llegaron obtuvieron los siguientes votos: Gustavo Petro, 24.162 (59,04%); Iván Duque, 15.262 (37,29%).

De los votos válidos entre primera (40.411) y segunda vuelta (40.919), 508 ciudadanos más decidieron salir a votar (aunque no es claro si por un candidato, en blanco, nulos o no marcados).

El voto en blanco entre primera y segunda vuelta, pasó de 1.106 a 1.495. Aumentó en 389 votos. Se puede deducir que algunos de los que votaron por Fajardo y de La Calle en la primera vuelta decidieron votar en blanco en la segunda. Lo significativo del voto en blanco es su expresión política de desacuerdo y abstención a través del cual se impulsa la protección de la libertad del elector.

Preocupa el voto nulo, 1.236 en primera vuelta y 1.042 en segunda. Aunque disminuyó 194 votos, un 0,48%, inquieta porque en segunda vuelta el tarjetón era muy simple, marcar una de tres casillas. Juega aquí un papel muy importante el nivel educativo de los votantes.

El total de los votos por los candidatos en la segunda vuelta (39.424) muestran un aumento de votos más que en la primera (39.305). Era de esperar, por las distintas alianzas que se hicieron en 15 días, ambos candidatos incrementaron votos en la segunda vuelta. El candidato Gustavo Petro pasó de 16.766 a 24.162 votos en la segunda vuelta y el candidato Iván Duque de 11.116 a 15.262 votos. Petro sumó 7.396 votos (17,56%) y Duque 4.146 (9,79%).

Ahora bien, esos 11.332 votos no son nuevos. Son los mismos votos de la primera vuelta. El interrogante es el siguiente, ¿De esos 11.332 votos cuántos son de cada uno de los candidatos que no pasaron a segunda vuelta? Me parece este asunto bien complejo. Miremos alianzas y contextos.

En el plano nacional, para la segunda vuelta, los candidatos De la Calle y Fajardo se decidieron por el voto en blanco. Las bancadas del liberalismo, cristianos, Partido de la U y Cambio Radical optaron por adherir a la campaña de Duque. Y los verdes en cabeza de Claudia López y Antanas Mockus adhirieron a la campaña de Petro.

En el plano local, el asunto era más complejo. De un lado, a Gustavo Petro lo apoyarían algunos votantes De la Calle y Fajardo (por la afinidad con algunas de las ideas políticas de la Colombia Humana), el partido Cambio Radical (así lo manifestó el Senador Temístocles Ortega) y algunos representantes del partido de la U. Si consideramos que a Petro se le sumaron votantes de Fajardo, De La Calle, Ortega y algunos miembros de la U. tuviese que haber sumado más de 7.396 votos más en segunda vuelta. No cuadran las cifras.

De otro lado, a Iván Duque lo apoyarían Cambio Radical, el partido de la U., el liberalismo y todos los movimientos cristianos. Si consideramos que a Duque se le sumaron los votos de Vargas Lleras, el partido de la U, el Liberalismo de Cesar Gaviria y los votos de Viviane Morales tendría que haber sumado más de 4.146. ¿Qué pasó?

El asunto electoral de no es meras sumas y restas, es mucho más complejo. Muy difícil frente a lo anterior que partidos o movimientos políticos comiencen a adueñarse de los votos de las presidenciales paras las elecciones locales. Es claro que lo electoral en el plano local es muy distinto al regional y al nacional.

En las pasadas elecciones parlamentarias los partidos Liberal, de la U y Alianza Verde sumaron en Santander de Quilichao un importante número de votos. De esta manera no es fácil identificar los dirigentes llamados duquistas, petristas o fajardistas incrustados en esos partidos. El asunto es que a nivel local se hacen otro tipo de alianzas y se mueven otro tipo de intereses que hacen que los votos tomen distintos rumbos.

Tampoco es claro, qué es lo que hace que se mueva el voto de opinión. Y en el imaginario popular, cuáles son los requisitos que los ciudadanos atribuyen que debe tener un candidato capaz de regir los destinos del municipio: carisma, ética, preparación académica, acercamiento e identificación con lo popular o partido político.

Lo importante de cara a las elecciones locales es, primero, poder consolidar con fuerza la idea de derrotar la corrupción y el clientelismo, que en los últimos años han hecho de Santander de Quilichao un municipio inviable. Segundo, apuntalar la imagen de la construcción de una sociedad más justa y democrática, donde quepamos todos. Tercero, vencer la abstención electoral, podemos votar 77.147 ciudadanos y solo lo hacemos 42.050. Y finalmente, superar la imagen falaz y de miedo que el Castrochavismo y las Farc se tomaran el poder.

***************************

Otras publicaciones de este autor: https://www.proclamadelcauca.com/?s=Guido+Germ%C3%A1n+Hurtado+Vera

Deja Una Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *