Domingo, 25 de septiembre de 2022. Última actualización: Hoy

S.O.S.: SEÑOR ALCALDE, AYÚDENOS

El martes 23 agosto, 2022 a las 8:45 am

S.O.S.: SEÑOR ALCALDE, AYÚDENOS

Donaldo Mendoza

Como reza el dicho popular, la comunidad del barrio Guayacanes del Norte (carrera 7
con calle 29N) se levanta cada día con el credo en la boca, por cuenta de un corpulento
árbol que fue impactado (y secado) por un rayo hace más de un año, y hoy amenaza con
venirse abajo. No es un árbol cualquiera, éste tiene una altura superior a 20 metros, y en
la base el abrazo de un hombre no alcanza a cubrir su grosor.


No es solo preocupación del barrio citado, también la Urb. La Virginia ha solicitado a la
CRC el servicio de cortar el árbol, lo cual requiere una técnica muy especial. Las dos
comunidades han radicado esa solicitud, y hasta la presente no hay una respuesta
esperanzadora. No son ganas de molestar, el problema es real. Hace unos días nos llegó
un lacónico “recibido” de la CRC, para informar que habían radicado nuestra solicitud en la
Alcaldía.


Es tanta la preocupación de la comunidad, que ha acudido a particulares que conocen el
oficio y ejercen la labor de corte y comercialización de madera. Vino una persona
interesada, y el diagnóstico nos dejó pasmados: “Vecinos, el corte de ese árbol es de muy
alto riego
, tiene ramas muy gruesas hacia los lados que superan cualquier grado de
dificultad. Lo preocupante es que no da espera, porque su cercanía al río (la humedad)
acelera el ciclo de pudrición de las raíces”. Y concluyó: “Para cortar ese árbol con una
técnica adecuada sólo se puede hacer con una grúa”.


Al lado del árbol hay una cancha de baloncesto, que por fortuna está deteriorada y no
permanecen niños allí, pero sí rondan el lugar los dueños(as) de mascotas. Hay también
un quiosco y redes de energía, además de la valla que separa el barrio del río Cauca. Como
se pueden imaginar, no es menor el daño que causaría este árbol si se cayera. La fuerza de
los vientos del verano es una nueva preocupación.


En suma, no es exagerada esta solicitud al señor alcalde, Dr. Juan Carlos López Castrillón,
su reconocida voluntad de servicio es nuestra última esperanza. No es nada saludable
levantarse cada día con esa amenaza, una espada de Damocles que silba cada mañana
desde la orilla del río. La comunidad ha sido responsable en dar aviso oportuno a la CRC y
Urbaser
, sin resultado. Parafraseando al Chapulín: ¿Será que el señor Alcalde nos puede
ayudar?
Coleta: Puede ser un buen presagio que, una hora antes de mandar al periódico este
S.O.S, llegó al barrio Alexandra, funcionaria de la Alcaldía, y elaboró un informe sobre el
estado actual del árbol.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?