Martes, 16 de julio de 2019. Última actualización: Hoy

Rosas con sentido pésame

El jueves 25 abril, 2019 a las 8:38 am

Rosas con sentido pésame

Antes de entrar en materia, como decían antes nuestros excelentes maestros al iniciar sus sapientes clases, armados de una paciencia infinita y de un amor infinito al oficio más noble del mundo, permítanme compartir un episodio real que tuve hace algunos años atrás al transitar por la actual carretera Panamericana entre El Bordo y Popayán, que dicho sea de paso nunca ha cambiado en su trazo original desde Popayán hasta Mercaderes al sur.

Venía de unas vacaciones de Semana Santa, desde Bolívar (Cauca), mi bello pueblo natal, y me dirigía a Popayán, cuando de repente me encontré con el tradicional trancón de las carreteras colombianas, en el sector comprendido entre Párraga y Rosas, muy cerca de las laderas del Cerro El Broncazo, el cual dicho sea de paso, me causaba mucho pavor observarlo hacia arriba en su real dimensión. Era muy temprano, entre las 9:00 A.M, y las 10:00 A.M, y al bajarnos del bus, para averiguar lo que estaba sucediendo, nos dimos cuenta en primer lugar de la cola larguísima de vehículos esperando el paso y en segundo lugar, el inmenso derrumbe que obstaculizaba el tránsito en la parte de arriba, donde comenzaba el trancón. Era de tal magnitud que nos tocó pasar la tarde en ese lugar y toda la noche, siendo la primera vez que me tenía esa experiencia. Al otro día, muy a las 6:00 de la mañana, dieron paso y descubrimos lo que había sucedido: una parte del Cerro El Broncazo se había desprendido y a Dios gracias, fue en la mañana del día anterior, sin consecuencias fatales, ni para los habitantes del lugar ni para los pasajeros y conductores.

El episodio anterior vino a mi mente, ahora que en la madrugada del pasado domingo 21 de abril, día de Resurrección, gran parte del mismo cerro se desprendió furiosamente y se llevó a 33 personas (Q. E. P. D), habitantes sencillos de la vereda Portachuelo, campesinos y familiares de los mismos, a quienes les habían prometido años atrás la construcción de sus viviendas, en otro caso más de inoperancia oficial, y de engaño colectivo, que siempre pasa en Colombia, cuando algunas entidades oficiales y privadas juegan con los deseos de muchos colombianos y de su dignidad, que es lo peor.

Las escenas de dolor, condolencia y solidaridad expresadas en la Institución Santa Teresita de Rosas, donde fueron llevados los ataúdes de los fallecidos, fueron muy tristes y expresivas, pues muchas familias completas murieron en el siniestro geológico, marcando esta noticia de tristeza infinita al municipio de Rosas, al Cauca en particular y por ende a Colombia.

Ante los sucesos tristes acaecidos, ante la infinita tristeza que sobrelleva el municipio de Rosas y sus habitantes, les expresamos nuestro sentido pésame y nuestras condolencias, junto a nuestra solidaridad y apoyo moral, sabiendo que saldrán adelante con la unión de todos los caucanos, siendo nuestro departamento un modelo en resiliencia a nivel nacional.

 Para leer otras columnas del autor aquí

Deja Una Respuesta