ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 18 de agosto de 2022. Última actualización: Hoy

Rodolfo Hernández y la encrucijada del alma

El domingo 12 junio, 2022 a las 9:06 am
Rodolfo Hernández y la encrucijada del alma
Imagen: Facebook – Rodolfo Hernández.

Rodolfo Hernández y la encrucijada del alma.

Donaldo Mendoza

La bofetada que dio Rodolfo Hernández, alcalde, a un concejal de Bucaramanga, lo empoderó como figura pública nacional. Igual impacto produjo aquella famosa rotura de cara que prometió Álvaro Uribe a un amigo desleal. Ambos incidentes son mensajes a las barras bravas que acechan desde las sombras de la razón, o desde alguna garita del subconsciente.

Álvaro Uribe ya estaba en la Presidencia, y con su bravura les hizo creer a los colombianos que su verdugo, las FARC, en poco tiempo serían cosa del pasado, y nos abrazaríamos con la anhelada paz. No hubo tal. Posteriormente se conoció que sus obstinados pedidos de “resultados” a los altos mandos del ejército, condujeron a los 6.402 falsos positivos, que luego fueron el tiro de gracia a la carrera política de Uribe, quien en sus mejores momentos alcanzó una imagen favorable superior al 80%.

Al candidato Rodolfo Hernández la bofetada y los tres principios copiados de Andrés Manuel López Obrador (“no robar, no mentir, no traicionar”) lo catapultaron a la segunda vuelta. Él fue, no obstante, el más sorprendido, pues no se esperaba tanto. Lo de lanzarse candidato a la Presidencia fue eso que en el Caribe llaman «alegría de borracho». Y tanto no se lo esperaba, que se asustó al grado máximo. Y del mismo modo que se catapultó con la bofetada y los tres principios ajenos, se valió de parecida estratagema para caer como coco.

En efecto, en el término de pocos días Rodolfo Hernández disparó al punto más sensible de las mujeres y los hombres de Colombia: la fe y el bolsillo. “Yo recibo a la Virgen Santísima y a todas las prostitutas que viven en el mismo barrio con ella”; y la propuesta de extender la jornada laboral a diez horas, probablemente con el mismo sueldo. Peor pócima no podía inventarse para bajarse de la vaca loca en que su pintoresca condición lo subió.

Y creo que sí lo van ayudar a bajarse de esa vaca. Primero, porque la Virgen Santísima es, mediante la fe, la garante de que muchísima gente consiga empleo y sane de sus dolencias. Y no le van a pasar por alto su sacrilegio. Y segundo, porque según noticia reciente, Colombia es primero en Latinoamérica en estrés laboral. Estrés producido por las ocho horas legales de trabajo.

No es minúsculo el lío en que Rodolfo Hernández ha metido a sus electores, específicamente a los que se reconocen católicos y de otras iglesias cristianas. Si son consecuentes con su fe, no van a perdonar la blasfemia del candidato. Y entonces, pueden suceder tres cosas: abstenerse de votar, votar en blanco (para no dejar de ejercer el derecho al sufragio), o renunciar a los principios católico/cristianos y votar por Rodolfo Hernández, para atajar a Gustavo Petro.

Esa es la encrucijada del alma que tendrán que resolver los hermanos de Emaús, el movimiento laico católico al que, me dicen, pertenece Rodolfo Hernández. Entre tanto, el impetuoso candidato queda a la espera de que lo bajen de esa vaca loca.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?