ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Viernes, 21 de febrero de 2020. Última actualización: Hoy

Revocatoria del alcalde de Popayán

El jueves 1 junio, 2017 a las 8:39 am

La entrevista de Fabrit Cruz, al coordinador del proceso de revocatoria al alcalde de Popayán, publicada el domingo 28 de mayo, en El Nuevo Liberal, desnuda la descoordinación y falta de claridad acerca de los reales propósitos que lo motivan y de quienes están detrás. Las dudas que Sneider Oñate Manzano manifiesta en la entrevista, denota falta de claridad de motivos para embarcar al Municipio en un proceso tan traumático como para elegir a un despistado al que sin contar la ciudad con un Plan de Ordenamiento Territorial actualizado, querrán manipular al igual que al actual, los actuales huérfanos de poder, y más cuando el municipio lo que requiere es planeación a largo plazo, pues por su inexistencia sus administradores anteriores y él actual han carecido de brújula, actuando a la topa tolondra, mientras cada cual hace lo que puede o improvisa, mientras los particulares hacen lo que les da la gana y logran que le aprueben en las curadurías urbanas o lo que por el tráfico de influencias logren obtener mediante coimas debajo de la mesa de diversas entidades municipales y empresas de servicio público y sin mayor control.

Este caos se evidencia en que una ciudad capital de departamento carezca de Secretaría de Planeación y sólo tenga una Oficina Asesora y en el sector urbano y en la zona rural del municipio, en la actualidad hay 32 planes de pirata de vivienda, entre nuevos barrios y condominios, según reciente denuncia del jefe de la Oficina Asesora de Planeación, Francisco Zúñiga, sin olvidar los atropellos que a diario cometen con los inmuebles del centro histórico pasándose por la faja el plan de manejo.

No defiendo incondicionalmente al alcalde ni a su equipo, que deberán afrontar investigaciones en curso por supuestas irregularidades denunciadas ante organismos de control administrativo y entidades judiciales, pero en la poca gestión realizada, para actualizar el Plan de Ordenamiento Territorial, recuperando calles en mal estado, impulsando proyectos como la recuperación de los barrios Bolívar y La Esmeralda y proponiendo vías urgentes para la ciudad, me parece que ha sido más propositivo y dinámico que pasadas administraciones.

Quince meses, con cinco, ejecutando su plan de desarrollo, son pocos para exigir la revocatoria de un alcalde, que si bien está siendo investigado, tiene que ser vencido en juicio legal y no en el bochincherío de corrillos, redes sociales y medios de comunicación inconformes con la distribución de la pauta publicitaria concentrada en una emisora.

Entre los más férreos impulsadores de la revocatoria se destaca la ardentía de un ex asesor jurídico de anteriores administraciones conservadoras y otros dirigentes de ese partido intentando resucitarlo, después de dos períodos en que gobernaron con un talante, claramente conservador de lo que poco que había en el Municipio, sin hacer mayores propuestas para afrontar los problemas actuales y futuros de esta ciudad que crece sin planificación.

Deja Una Respuesta