ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Sábado, 19 de octubre de 2019. Última actualización: Hoy

RESUCITANDO HÉROES

El jueves 2 agosto, 2018 a las 6:23 pm
RESUCITANDO HÉROES

Imagen tomada de: https://es.wikipedia.org

ENTREVISTA CON EL GENERAL MANUEL ANTONIO LÓPEZ

RESUCITANDO HÉROES

Hoy vamos a entrevistar a un héroe payanés, fallecido según el historiador Rafael Ramón Castellanos en Bogotá, hace 127 años. Su hoja de servicios y sus hazañas cuentan que desde los 15 años armó guerrilla en el río Molino donde tuvo que ver a cerca de 50 de sus compañeros decapitados por Basilio García. Combatió en Pitayó, Las Piedras, Timbío, Las Yeguas, Tablón de Gómez, Riobamba, Pichincha y Jenoy. En 1824 se unió a Simón Bolívar y a Antonio José de Sucre para hacer las campañas del Alto Perú y Bajo Perú; y según Francisco de Paula Plazas, “en 1879, era de los muy pocos que todavía podían mostrar sobre su pecho las medallas que recordaban los hechos relacionados con las batallas de Junín, Corpahuaico y Ayacucho”.

A.U.: General López Borrero, usted prestó unos servicios más importantes a la causa independentista que la mayoría de los próceres payaneses cuyas cenizas reposan hoy en el Panteón de los Próceres; es dueño de una de las versiones más importantes sobre la guerra de Independencia junto a las de don Santiago Arroyo y el historiador Restrepo. ¿Dónde reposan sus cenizas? ¿Por qué cree que no se habla tanto de usted como de su primo Hilario en Popayán?

M.A.L.: Mis cenizas están desaparecidas en algún cementerio de la capital. Yo me desvinculé de Popayán desde la muerte de mi abuela Manuela Hurtado, de raíces judías; la dueña de la hacienda Antomoreno adonde íbamos en nuestra niñez con Hilario. Es posible que mi historia sea menos conocida que la de él, porque yo solo supe ser un soldado y nunca me interesé por ser Presidente.

A.U.: ¿Por qué José Hilario no lo menciona a Vd. en sus “Memorias” ni usted a él en sus “Recuerdos Históricos”?

M.A.L.: Prefiero no hablar de eso…Ya ha pasado mucho tiempo.

A.U.: Háblenos de la Batalla de Boyacá. ¿Por qué celebrar esta batalla al parecer tan minúscula, comparada con otras efemérides, como Pichincha o Ayacucho?

M.A.L.: Ayacucho fue el colofón de la Guerra de Independencia y una batalla comparativamente mucho más grande y costosa en vidas, esfuerzos y armamento; y más grande desde todo punto de vista en geografía. Pero la batalla de Boyacá fue desde donde el Ejército Libertador marchó de victoria en victoria, ciñendo los laureles en Bomboná, Pichincha, Carabobo, en el sitio y rendición de la plaza de Cartagena, en la batalla naval de Maracaibo que dio por resultado la ocupación de la ciudad y del castillo de San Carlos, y últimamente en el sitio y rendición de la plaza de Puerto Cabello. La batalla de Boyacá dio por resultado la libertad de las provincias del Socorro, Pamplona, Tunja, Cundinamarca, Mariquita, Neiva, Antioquia, una gran parte de la de Popayán, algo de la de Mompós y la del Chocó. Los recursos que el Libertador acopió en la Nueva Granada para continuar la guerra contra los españoles, fueron inmensos: dinero, hombres, caballos y cuanto necesitaba para el ejército, todo se le facilitaba gratuitamente…

A.U.: Sin la confiscación de la corona española por parte de Napoleón a los borbones por la disputa del rey Carlos IV con su hijo Fernando VII y sin las ideas de la República promovidas por Francia, no tendríamos ninguna Independencia. ¿Pero por qué celebrarla si no hubo libertad para los esclavos, igualdad entre hombres y mujeres, ni fraternidad del blanco con el negro o el indígena?

M.A.L.: Es cierto. La Independencia no fue un fenómeno popular justiciero. Yo era un muchacho ingenuo de 15 años cuando ingresé en ese ideal republicano familiar. Nosotros éramos descendientes de judíos perseguidos por la inquisición y de encomenderos ricos; y todos los próceres de Popayán pertenecíamos a esa gran familia Hurtado. Si usted joven, lee la historia de Jacob Boheme, se dará cuenta de que la Revolución Francesa y la Masonería también la hicieron judíos que buscaban liberarse del peso de la Inquisición… Pero la Independencia también fue la oportunidad de que las familias que hallaron el Dorado en la América sin suficientes títulos para gobernarla, pudieran hacerlo al deponer el rey.

A.U.: Eso explicaría por qué José Hilario López y Tomás Cipriano Mosquera expulsaron a los jesuitas del país y les expropiaron los bienes de manos muertas.

M.A.L.: Sí… -risas-.

A.U.: En sus “Recuerdos Históricos” reporta miles de bajas en la Independencia. Y el aporte de unos caciques nasa Calambás, comandados por el cura Andrés Ordóñez de La Plata o Domingo Belisario Gómez del Trapiche, ahora Bolívar, Cauca. ¿Recibieron de todas maneras el apoyo del clero?

M.A.L.: Sí. Cientos de curas fueron devueltos a la península ibérica por la Corona, pues la monarquía se sustentaba en esos valores y no era bien visto aniquilar los garantes de su fe. Incluso Camilo Torres tuvo que escribir en 1809 unos “Motivos” que defendían al clero para actuar supuestamente en contra de las ideas emancipatorias de Francia. Debíamos procurar recibir todo el apoyo posible y utilizar en contra de España su mismo aparato ideológico, señalando a los Borbones de traicionarlo desde que permitieron la usurpación de la Corona por parte de Napoleón.

A.U.: Colombia tuvo el sufragio femenino en 1954, 10 años después de Francia y 23 después de España; la abolición de la esclavitud llegó con su primo Hilario, en 1852, 4 años después de Francia y solo 13 años antes de España; las mujeres solo pudieron ingresar a la educación en 1933, mientras en España lo hicieron desde finales del siglo XIX. En los colegios los maestros no enseñan que la República de Colombia fue fundada en el Congreso de Angostura, en Venezuela el 17 de diciembre de 1819 con la “Ley Fundamental”, ratificada en el Congreso de Cúcuta en 1821, porque no lo saben. Hemos vivido una corrupción que empeoró desde la Constitución del 91’ y el Cauca tiene las mismas trochas por las que usted transitó hace 200 años, a excepción de la vía Panamericana que conecta Popayán con Cali, porque hacia Pasto y hacia Neiva solo hay trocha.

M.A.L.: No puede ser… ¡Tenían razón José Manuel Restrepo y mi general Bolívar en eso de traer un príncipe no Borbón, sino de la dinastía Habsburgo a gobernar Colombia!

A.U. Sí, general. Estamos después de 200 años peor que España. ¿Constituyó pues un gran avance la Independencia?

M.A.L.: No sabía todo lo que había pasado desde mi deceso. Creo que me lanzaré desde el monumento de Ayacucho, y por favor no me despierten otra vez.

Deja Una Respuesta