Domingo, 3 de julio de 2022. Última actualización: Hoy

REQUIEN POR LAS PULGAS FAMILIARES

El viernes 4 septiembre, 2015 a las 3:25 pm
Armando Orozco Tovar

Armando Orozco Tovar

¿Qué se hicieron las pulgas de la infancia? Estaban en todas partes con sus atléticas piernas de Catherine Ibargüen. Saltando distancias inverosímiles. Brincaban a cualquier sitio. Y cuando no lograban escapar asustadas, reventaban entre las uñas, dejando esparcida sus vísceras diminutas y sangre por todas partes.

Vivian en las alfombras de los viejos teatros bogotanos. Porque como buenas cinéfilas no se perdían ninguna función de moda. Viajaban gratis en la pelambre de canes y felinos, colándose por las puertas siempre abiertas de los trajes. Iban camufladas entre los pliegues y costuras, hasta llegar a las casas donde conspiradoras se camuflaban para siempre en los rincones. Hasta el día que eran detectadas y capturadas por el servicio de inteligencia y brutalidad de las uñas.

Mientras esto ocurría, dichosas voyeristas traveseaban entre las sábanas de los amantes. Dejaban en ellas punticos de huellas. Se les maldecía, pero igual se bendecían a estas criaturas de Dios.

Las pulgas de mi infancia - Armando Orozco Tovar

¿Dónde están las pulgas de la infancia? No pertenecían a ningún estrato social, porque luchaban todo el tiempo por la conciliación de clases como buenas fascistas, pues para ellas todas los capas sociales eran iguales y las cuidaban con esmero: El obrero, los campesinos, y ni se diga el desclasado social. Como oro puro los banqueros multimillonarios las poseían, así no las vieran, porque como las ratas, eran invisibles entre sus limpias y blancas cobijas.

Poseerlas o no en una democracia de derecho, era la posibilidad de la libertad e igualdad suprema para todos. -“Son criaturas de Dios”, predicaba el cura con las manos adentro de los bolsillos de su sucia y negra sotana. Mientras se daba un banquete de uñas delante de sus lelos feligreses, enrojeciéndose clandestinamente sus santos cojones. ¡Ah!, y hasta el vaticanísimo santo padre de Roma las poseía.

¿Qué se hicieron aquellos seres, semejantes a extraterrestres en miniatura? Creados por Hollywood, para sembrar terror eterno en las mentes de los terrestres imbéciles. Compañeras de todas las horas diurnas y nocturnas. Hay nostalgia por su repentina ausencia. ¡Qué tristeza vivir los instantes de la vida, en medio de los escombros de un mundo sin ballenas, pájaros, cucarachas, hormigas, sapos, culebras, y las melifluas abejas de rubias cabelleras a lo Monroe!

¡Ah! Y sin los mosquitos aviones fantasmas de la noche. Sin las deliciosas y queridas pulgas familiares.

Alegría de Pío. 4/9/2015.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?