Jueves, 20 de enero de 2022. Última actualización: Hoy

Reportaje al reportero Navia Lame

El lunes 9 marzo, 2015 a las 9:58 pm
Alfonso Luna Geller

Por Alfonso J. Luna Geller

 El reconocido cronista payanés, hace muchos años radicado en la capital de la república, José Navia Lame, estuvo el fin de semana pasado en Santander de Quilichao, componiendo una crónica sobre violines caucanos, su historia, interpretación, protagonistas, la construcción de instrumentos, trabajo que realizó en el propio contexto de la cultura afro; y quien esto escribe tuvo la fortuna de acompañarlo, no con el ánimo de interferir su trabajo, sino con la intención de aprender de él, e iluso, creer que algo se me podía pegar de su experiencia y conocimientos. Tuve la intención de hacer un reportaje al reportero, un detrás de cámaras, como él dice.

José Navia 3

Creía que el comunicador social, periodista de la Fundación Universitaria los Libertadores, de Bogotá, con especialización en la Universidad Pontificia Bolivariana, de Medellín, y exdocente Universidad del Rosario, Universidad Sergio Arboleda, y de la Universidad Javeriana, José Navia Lame, por todos sus galardones se había burocratizado o que había perdido o aplazado su gusto por la reportería. Para nada: lo vi pleno, satisfecho, hábil, desinhibido, con una libreta siempre a mano, mientras iba disparando su cámara con insistencia tratando de registrar en ella las lógicas y hasta lenguaje musical del Grupo Palmeras. Al contrario, me confesó que se siente liberado ahora que es un periodista independiente; tanto que se movía por el entorno como si fuera un viejo amigo de los habitantes de la vereda El Palmar, que curiosos saludaban con cierta emoción su visita. No sé hasta qué punto mis prevenciones eran válidas, porque Navia Lame había ganado en dos oportunidades el Premio Nacional de Periodismo del Círculo de Periodistas de Bogotá, el Premio Latinoamericano José Martí, también el Premio Simón Bolívar, el Premio Rey España, el Premio Excelencia Periodística de la Sociedad Iberoamericana de Prensa, inclusive, fue semifinalista del Premio Nuevo Periodismo Iberoamericano CEMEX FNPI, Premio Nacional de Crónica y Reportaje de la Universidad de Antioquia, Premio de Investigación Urbana del Instituto Distrital de Cultura y Turismo, Alcaldía Mayor de Bogotá; además de que había sido redactor de la Edición Dominical y subeditor de reportajes del diario El Tiempo, redactor en la revista Malpensante, del diario La República, y había escrito libros como El lado oscuro de las ciudades, Confesiones de un delincuente, Historias nuevas para la ropa vieja, entre otras producciones de su fértil inteligencia que me indicaban que este periodista ya era “harina de otro costal”; pero no: humilde, periodista de campo, recogiendo informaciones sobre el terreno mismo de los acontecimientos, con agilidad, entusiasmo, tratando de captar y registrar todas las sensaciones subjetivas del grupo en una modesta vereda de Quilichao.

José Navia 4

Los protagonistas fueron los integrantes del Grupo Palmeras, invencible en el Petronio Álvarez, pues ha ganado en tres ocasiones en la modalidad de ‘Violines Caucanos‘. Luis Edel Carabalí, el líder del grupo que nació hace más 40 años, condujo las historias sobre los violines de negros del Cauca, trabajo periodístico de Navia Lame que estuvo apoyado por los docentes Consuelo Larrahondo y Orlando Rebolledo, quienes hicieron una demostración sobre la fabricación de los violines a los cuales lograron imprimirle su propia identidad para la interpretación de bambucos, fugas, bundes y torbellinos.

Orlando Rebolledo, Consuelo Larrahondo

El Grupo Palmeras ha tenido tanta trascendencia social y cultural en el Cauca que hace unos meses la Cámara de Representantes mediante resolución de honores, le confirió la condecoración Orden de la Democracia “Simón Bolívar”, en el grado Cruz Comendador, igual que a la Fundación Folclórica Quilisamanes y a Carlos Fernando Balanta Mezú “Baterimba”.

José Navia 10

José Navia Lame, había estado horas antes en el resguardo indígena La María, de Piendamó, donde cubrió una reunión de desmovilizados del M19 y del Quintín Lame que, con motivo de los 20 años de su reintegro a la vida civil, suscribieron un documento con destino a los negociadores de paz en La Habana, en el cual, de acuerdo con sus experiencias, les piden que “no se paren de la mesa” sin llegar al final que espera la sociedad colombiana. De El Palmar, Navia se llevó el material necesario, quedando todos, casi ansiosos, a la espera del producto terminado. Nos despedimos, sin saber aún si algo se me pegó de su gestión como maestro del periodismo o reportero, sin embargo, le rogué que antes de su viaje de regreso a Bogotá habláramos un poco sobre esta nueva pero común y corriente experiencia. Las siguientes fueron sus declaraciones a Proclama del Cauca:

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?